Tratamiento con litio: quién debe tomarlo y para qué sirve

El litio es un elemento químico que se utiliza desde hace muchos años con éxito en el tratamiento del trastorno bipolar y algunas otras enfermedades mentales. En concreto, los estudios más recientes apuntan también a que puede ser útil ante problemas cognitivos, como la demencia senil.

Actualizado a
Dr. Joaquim Raduà
Dr. Joaquim Raduà

Psiquiatra e investigador del IDIBAPS

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Tratamiento con litio, quién y por qué debe tomarlo
iStock by Getty Images

El litio se receta como psicofármaco para tratar el Trastorno Bipolar o algunos casos de depresión grave.

El litio es un elemento químico. Hace muchos años que se ha venido utilizando en relación con trastornos de la mente. “Prácticamente desde finales del siglo XIX, casi por casualidad, se empezó a ver que funcionaba”, nos explica el psiquiatra Joaquim Raduà, investigador del instituto IDIBAPS.

Desde entonces los estudios que relacionan el litio y su influencia en patologías mentales son muchos y siguen abiertas varias investigaciones.

Para qué se utiliza el litio

La manera en el que se ha utilizado con más frecuencia es para tratar la manía, que es un episodio de alteración del estado de ánimo en las personas con trastorno bipolar”, nos explica el doctor Raduà. Son esos casos en que la persona está excesivamente eufórica, el pensamiento le va muy rápido y puede incluso tener conductas de riesgo.

El litio se ha probado con éxito en trastornos bipolares y en tendencias suicidas

Pero poco a poco se ha ido viendo que tiene otros beneficios. Por ejemplo, se ha probado con éxito también en el tratamiento de la depresión, y sobre todo en casos de riesgo de suicidio.

Por tanto, el litio está disponible como psicofármaco desde hace mucho tiempo y se receta ampliamente. La dosis depende de para qué se utiliza. Es diferente si se está tratando un caso de alteración de ánimo que si solo se prescribe como prevención.

Se va ajustando la dosis para conseguir unos niveles determinados en la sangre, dependiendo de cada paciente”, añade el psiquiatra. También cuenta la edad del afectado. Los más mayores tienen los mismos efectos con dosis más bajas.

Nuevo tratamiento contra la demencia

En años recientes se ha visto que también podría tener beneficios para trastornos de la cognición y posiblemente para prevenir la demencia.

Para estos usos tenemos menos evidencias. Hay una serie de estudios que han aportado información, aunque aún no son suficientes para que podamos confirmar categóricamente que previenen la demencia”, relativiza el doctor Raduà.

Una de estas investigaciones la acaba de presentar unos científicos de la Universidad de Cambrigde, que han encontrado menos riesgo de alzhéimer en personas que tomaban litio.

El estudio, publicado en la revista Plos Medicine, es una análisis retrospectivo de cerca de 30.000 personas mayores de 74 años. Entre ellas había 548 que habían sido tratadas con litio.

Tras tener en cuenta hábitos de vida, como el tabaquismo, y otros medicamentos que podrían interferir, se separaron en grupos y se comparó a los que tomaban litio con los que no.

  • Entre los que habían tomado litio hubo un 9,7% de casos de demencia.
  • En el grupo al que nunca le habían recetado litio la cifra subió a los 11,2%.

No hay suficientes evidencias

Los mismos investigadores se alinearon con las tesis expuestas por el doctor Raduà. Admiten que el grupo de pacientes que tomaron litio son pocos y no se deben sacar conclusiones precipitadas.

Como mucho, se señala que el litio puede reducir el riesgo de demencia en el grupo de personas con trastorno bipolar.

Hasta que no haya una evidencia más clara no tendremos la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento para tratar la demencia con litio”, añade el psiquiatra. Y por tanto ni se plantea su uso más allá de los círculos de investigación.

El litio tiene toxicidades que hay que tener en cuenta antes de considerarlo como un método preventivo general de la demencia

Hay que tener en cuenta que el litio no es totalmente inocuo. También tiene toxicidad. “Como todo medicamento, hay que poner en una balanza los beneficios y los posibles riesgos”, añade el psiquiatra. Por eso, aún hay que refrenar cualquier recomendación de que pueda ser un método preventivo de la demencia.

Qué problemas plantea el litio

El litio tiene una serie de efectos secundarios posibles. “En principio no tiene por qué pasar nada, la mayoría de pacientes los toman sin problemas”, tranquiliza el doctor.

  • Han de tener especial cuidado las personas con problemas de riñón, puesto que el litio se excreta por el riñón y podría tener una mayor afectación.
  • Otros problemas están relacionados con la digestión: pueden dar diarrea, náuseas o mala sensación en la boca.
  • También las personas mayores tienen mayor riesgo de efectos secundarios, por eso hay que ajustar bien la dosis antes de decidir recetarles litio.

En todo caso son problemas como los de cualquier otro medicamento, no son especialmente preocupantes”, añade. “Simplemente es para indicar que no es inocuo y que no se puede tomar como quien toma un caramelo”.