Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Qué es el ganglio centinela y qué papel tiene en el cáncer
iStock by Getty Images


Conocer si un tumor de mama o un melanoma se han diseminado es vital a la hora de determinar el tratamiento para un paciente. Y la forma en que avisa el cuerpo es a través del ganglio centinela.

Si nos atenemos a su definición, el ganglio centinela es el primero de la cadena de ganglios linfáticos hacia los que drena un tumor.

Por eso analizarlo es tan importante. Se hace mediante una sencilla biopsia que consiste en inyectar un marcador radiactivo que ayuda al cirujano a localizar el ganglio centinela. Se extrae y se analiza en laboratorio.

Si ese ganglio no tiene cáncer, lo más seguro es que el tumor no se haya extendido, con lo que no hay que extraer más ganglios linfáticos.

Antes de que se instaurara la técnica del ganglio centinela se extirpaba toda la cadena de ganglios, con los efectos adversos que ello conllevaba.

La biopsia del ganglio centinela se usa principalmente para evaluar el cáncer de mama y el melanoma. Su uso se está extendiendo en el cáncer de próstata, así como en tumores de vulva, cérvix o pene.

¿Qué es exactamente un ganglio centinela?

Según señalan desde el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, los ganglios linfáticos son órganos pequeños y redondos que forman parte del sistema linfático.

  • El sistema linfático es, a su vez, parte del sistema inmunitario. Está formado por una red de vasos linfáticos y órganos (médula ósea, timo, bazo, amígdalas, apéndice y ganglios linfáticos) que contienen linfa.
  • La linfa es un líquido claro que transporta glóbulos blancos (combaten infecciones) y sustancias de desecho de células y tejidos del cuerpo.
  • Los ganglios linfáticos filtran la linfa. Están en todo el cuerpo y se conectan entre sí mediante los vasos linfáticos. Existen grupos de ganglios linfáticos en el cuello, las axilas, el tórax, el abdomen y la ingle.
  • Muchos tipos de cáncer se diseminan a través del sistema linfático. Y uno de los primeros lugares donde se propaga es a los ganglios linfáticos. En una persona con cáncer, la linfa puede transportar células cancerígenas que desprende el tumor.

Así pues, se comprende que un ganglio linfático centinela es el primer ganglio linfático donde hay más probabilidades de que se haya diseminado el tumor. Y, obviamente, pueden haber varios ganglios centinelas, no solo uno.

¿Qué es la biopsia del ganglio centinela?

La biopsia del ganglio centinela es un procedimiento que permite identificar, extirpar y analizar el ganglio centinela para saber si hay células cancerosas en él.

  • Para ello, el cirujano inyecta una sustancia radiactiva o un colorante o tinte azul cerca del tumor.
  • Luego el cirujano busca, mediante una prueba radiológica llamada gammagrafía, los ganglios linfáticos que contienen el isótopo radiactivo o que se tiñeron de azul.
  • Una vez localizados se extirpan y el patólogo los analiza.

Si la biopsia del ganglio centinela es negativa quiere decir que el cáncer no se ha extendido a los ganglios cercanos.

Si es positiva significa que el cáncer al menos se ha extendido a esos ganglios linfáticos y probablemente a otros órganos.

Los resultados de esta prueba orientan al médico sobre el estadio en el que se encuentra el cáncer y son claves para determinar el tratamiento a seguir.

Efectos secundarios de la biopsia del ganglio centinela

Siempre que se extirpan ganglios pueden haber efectos secundarios (sangrado, dolor o hematoma en el lugar de la biopsia, infección, reacción alérgica).

Pero, sin duda, el efecto adverso más grave es el linfedema. Afortunadamente, el riesgo de linfedema se reduce si se extirpan pocos ganglios. Por tanto, es mucho menor en la biopsia del ganglio centinela que en la extirpación de toda la cadena de ganglios, que era lo que se hacía antes de que se practicara esta técnica.

El linfedema puede aparecer porque al extirpar los ganglios se cortan también los vasos linfáticos, lo que altera el flujo normal de la linfa y esta puede quedar acumulada. El linfedema provoca hinchazón en la zona afectada que se acompaña de dolor y la piel puede quedar más gruesa o endurecida.

En el caso del cáncer de mama, el linfedema puede aparecer en el brazo del pecho operado, mientras que en el cáncer de próstata puede afectar a la pelvis.

Ventajas de la biopsia del ganglio centinela

La biopsia del ganglio centinela se usa principalmente en el cáncer de mama y en el melanoma. En ocasiones también se utiliza para determinar el estadio del cáncer de cérvix, de endometrio y de pene.

También está dando muy buenos resultados en el cáncer de próstata y se estudia su uso en el cáncer de pulmón, colon, tiroides o tumores gástricos.

  • En el caso del cáncer de mama, señalan desde la Clínica Universitaria de Navarra, "la principal ventaja es evitar la extirpación completa de los ganglios linfáticos de la axila y, por tanto, las complicaciones en ese brazo como la retención de líquidos e hinchazón (linfedema), falta de sensibilidad en la piel del antebrazo o la disminución de la movilidad del brazo".
  • En el melanoma, "el ganglio es el primer lugar afectado en las metástasis o extensión de la enfermedad a otros órganos. Por ello, está indicado dentro del tratamiento quirúrgico realizar la extirpación del ganglio centinela". No hay que olvidar que el melanoma es un tumor con una altísima capacidad de hacer metástasis. Saber si se ha extendido es clave para su curación.
  • En el caso del cáncer de próstata, la biopsia del ganglio centinela evitaría también extirpar la cadena de ganglios en la ingle y el consecuente linfedema en la pelvis. El Hospital del Mar de Barcelona es pionero en esta técnica.