Nutrición

Si como los tomates sin piel, ¿qué nutrientes me pierdo?

Acostumbro a pelar los tomates porque su piel me resulta desagradable. ¿Estoy perdiéndome algún nutriente importante?

Por la Dra. Ana Bellón - Experta en Nutrición

Pues en parte sí, y ahora te explico por qué. El tomate es rico en potasio, vitamina C, fibra y carotenoides como el betacaroteno y el antioxidante licopeno, y su consumo habitual incluso puede reducir el riesgo de tener ciertos cánceres, como el de próstata y el del aparato digestivo.

Un estudio hecho en la Universidad de Marsella y publicado en Journal of Nutrition demostró que si el tomate se toma con piel contiene un 58% más de licopeno y un 99% más de betacaroteno que si se pela. Ya lo ves, comerlos “enteros”, eso sí, bien lavados, tiene más beneficios.

Quienes tienen diverticulitis (o solo divertículos) deben pelarlos, pues la piel se puede depositar en ellos causando inflamación.