vigila al conducir

Cada año a 30.000 personas se les retira temporal o definitivamente el carnet de conducir en España por culpa de algún problema de salud.

Una gran parte son por motivos obvios debido al paso de los años. Problemas propios de la vejez que hacen que pierdan coordinación o reflejos.

Otros no son tan conocidos. Hay enfermedades que te limitan al volante y ni lo sospechas.

qué enfermedades afectan más

Hay cerca de un centenar de enfermedades señaladas en la legislación que ponen límites más o menos rígidos en la conducción.

  • Algunos son de limitación para conducir de noche, sobre todo problemas de visión, o simplemente establecen periodos más cortos a la hora de renovar el carnet.

La gran mayoría de limitaciones son para los que tienen el carnet de conductor profesional.

La retirada de carnet es sobre todo para profesionales, en turismos basta un certificado médico

Afecta especialmente a profesionales, que puedan conducir autobuses o camiones”, explica el doctor Bonifacio Martín, secretario general de la Asociación Española de Centros Médicos Psicotécnicos. En el caso de los conductores de turismos, suele bastar con un certificado médico que confirme que está bajo control.

la importancia de los exámenes médicos

El mayor problema no es la enfermedad en sí, sino que muchas veces acudimos a estos controles como un pesado trámite que hay que esquivar y no como lo que son: una garantía médica para que no pongamos en peligro a nosotros ni a los demás.

Igual que confiamos en que en la ITV nos digan si nos fallan los frenos, en los centros de reconocimiento garantizamos que el conductor no suponga un riesgo”, recuerda el doctor Martín.

Relacionado con este artículo

Es significativo que desde la Dirección General de Tráfico se han realizan muchas campañas contra las distracciones o el alcohol al volante y ninguna sobre el control de salud.

LOS PROBLEMAS HABITUALES

Las dos principales causas que impiden la conducción son las enfermedades que afectan al oído y la vista:

  • Deficiencias de visión: es la principal causa de pérdida del carnet. Las cataratas, el aumento de la miopía son problemas que dependerán del grado de pérdida de visión. La pérdida de visión total de un ojo te impide la conducción profesional, pero sí se puede seguir conduciendo un turismo.

La pérdida de visión de un ojo impide la conducción profesional pero no la particular

  • El oído: cuando por vejez o enfermedad pierdes más del 45% de audición, con o sin audífono, no te quitan el carnet pero te exigen que lleves doble espejos retrovisores y uno interior panorámico.

ENFERMEDADES que afectan y no lo sabes

El alzhéimer o el párkinson son casos obvios que exigen revisiones más frecuentes y, en los casos más avanzados, impiden la conducción.

También los problemas de equilibrio, como el síndrome de Meniere, que en las crisis te hace ver que todo te da vueltas a tu alrededor, incapacitan.

Sin embargo, hay otros trastornos en las que pensamos menos:

  • La diabetes: sufrirla no impide la conducción siempre que esté controlada. Simplemente se reduce el tiempo entre revisiones, que pasa de diez a tres años. es un riesgo si no se ha detectado o se evita informar puesto que el diabético puede perder la conciencia al volante por hipoglucemia (bajada de azúcar).

Relacionado con este artículo

  • Enfermedades tiroideas: el bocio difuso o la enfermedad de Graves impiden conducir hasta que el médico haya tratado y estabilizado la enfermedad. Entre las características del hipertiroidismo está la taquicardia y el temblor que pueden afectar la conducción.
  • Apnea del sueño: el dormir mal hace que luego te puedas quedar dormido en cualquier momento del día. Que pase al volante es un riesgo evidente, pese a lo cual hay pacientes que se niegan a creerlo e intentan ocultar este tipo de problemas.

Enfermedades cardiovasculares

Después de un ataque de corazón o un ictus, el paciente siempre deberá pasar unos meses sin conducir, hasta que se haya comprobado el alcance del daño que ha producido el ataque.

Llevar un 'stent' o una válvula no impide tener carnet

  • Un corazón dañado por un infarto, corre el riesgo de sufrir otro.
  • En el caso del ictus, es más obvio aún que ha de pasar nuevas revisiones que garanticen que no ha perdido capacidad de conducción.

El informe del cardiólogo (o del neurólogo en el caso de un ictus) será el que indique si puede conducir y cuándo. Una vez superadas las pruebas, pueden seguir conduciendo con normalidad.

  • Llevar un 'stent' o una válvula artificial son motivo para retirar el carnet.

LOS TRASTORNOS MENTALES

La esquizofrenia tratada permite conducir pero no a nivel profesional.

El gran problema son los casos de depresión. “Hay el doble de muertes por suicidio que por accidente de tráfico”, recuerda el doctor Martín.

Al año hay 2.000 muertes en las carreteras. Ya estamos lejos de las 12.000 de las peores épocas. “El carnet por puntos ha ayudado mucho”, apunta el representante de los centros de revisión. Sin embargo, en ese número, hay constancia de que una parte son muertes buscadas.

Relacionado con este artículo

  • Por ello, la depresión también puede suponer un riesgo, por eso los centros de revisión del carnet deben estar especialmente alertas en los casos que constaten una depresión evidente y ayudar a la persona a buscar tratamiento.

LA EPILEPSIA NO LIMITA

Un caso de limitación que parecería evidente y no lo es. Se trata de los epilépticos. Hay que recordar que no es una enfermedad mental, sino neurológica. Tiene un componente físico claro y se puede tratar.

Por eso las personas epilépticas que se tratan no tienen limitación en la conducción. Eso sí, han de presentar un informe del neurólogo que confirme que no ha sufrido ninguna crisis al menos en el último año.

LAS ALERGIAS SÍ

Las alergias no suponen la retirada del carnet. Pero el conductor no debe restarles importancia y extremar las precauciones.

La medicación de la alergia produce somnolencia

Ya no es sólo que cuando te tratan con antihistamínicos notes somnolencia. Los ataques de estornudos no te dejan conducir. Otras reacciones como los ojos irritados o el moqueo te distraen y no te dejan ver bien.

LA VEJEZ TAMBIÉN

A veces resulta difícil hacer comprender a una persona mayor que ya no debería conducir”, explica el doctor Martín. “El conductor se ve útil mientras no le tengan que llevar y depender de otros”.

Es cierto que los 70 años de ahora no son los de hace veinte años y el conductor llega en mejores conducciones. Hoy tenemos en nuestras carreteras gente de 90 años al volante.

Todos hemos de asumir nuestras limitaciones y no poner en riesgo a otros

Por ello, según palabras del Dr. Martín, hay que exigir a los centros de revisión que sean serios y no hagan "la vista gorda" en ningún caso, por la seguridad de todos .

Tags relacionados