Cómo puedes aprovechar el pan que sobra del día anterior

Una forma de ahorrar en la cocina es aprovechar bien las sobras para preparar otras recetas. Cuando el pan se endurece puedes darle otros usos incorporándolo como ingrediente en una gran variedad de platos.

Actualizado a
sobras pan

El pan duro o reblandecido puede servir para algunas recetas.

istock
Sara Mansa nutricionista
Sara Mansa

Dietista y nutricionista

En España se calcula que tiramos 60 millones de kilos de pan al año. De echo, el pan ocupa el sexto puesto del ranking de alimentos que por volumen más se tira en los hogares españoles (lo que más se desperdicia son frutas y verduras).

Pero el pan que sobra, que queda duro o se reblandece, tiene más usos de los que piensas y lo puedes aprovechar en muchas recetas.

Puede que lo primero que te venga a la cabeza es rallarlo para rebozar o añadirlo a salsas para espesar. Pero existen otras opciones mucho más creativas, como las que te mostramos a continuación.

Platos con pan duro

Sopa de bacalao

En las sopas, el pan cumple la función de espesarlas. Para 2 raciones, rehoga varias verduras (zanahoria, puerro, apio…) junto a 100 g de lomo de bacalao fresco, 1 cucharada de salsa de tomate y 3 cucharadas soperas de pan duro rallado en el fondo de una olla.

Cubre con caldo o fumet de pescado y hierve 30 minutos. Añade 50 ml de vino blanco y deja que se cocine otros 15 minutos.

 

 

Ensalada de hortalizas y pan

En Italia este tipo de ensalada, que se conoce como panzanella, es uno de los platos de aprovechamiento que tiene más éxito. Se elabora con trozos de pan duro tostados previamente al horno, tomates, pepinos, cebollas, pimientos, albahaca y aceite.

Puedes hacer tus propias versiones y añadirle tantos elementos como desees. Incluso agregar proteína y convertirlo en un plato único. Si lo tomas como primer plato, procura no comer más pan con el segundo.

Buñuelos de queso, pan duro y hierbas provenzales

Para obtener unas 10 unidades, mezcla 85 gramos de pan duro rallado, 250 ml de leche semi, 1 huevo, 3 cucharadas de queso rallado, 1 cucharada de hierbas provenzales y sal.

Haz bolas añadiendo más pan rallado si necesitas espesar la masa y prepáralos como prefieras: a la plancha, al horno o en una freidora de aire.

Espinacas con besamel y pan duro

Si quieres preparar este exquisito y original plato para 4 personas, pocha 1 cebolla rallada en un fondo de aceite. Cuando esté bien pochadita, añade 60 g de harina, tuéstala y vierte 750 ml de leche, poco a poco y removiéndolo todo bien. Salpimienta y aromatiza con una pizca de nuez moscada.

Una vez la besamel haya espesado, añade 750 g de espinacas previamente rehogadas, mézclalo todo bien y dispón la mezcla en una cazuela para horno. Sobre ella, coloca rebanadas de pan duro ligeramente acaballadas, siguiendo el borde de la cazuela por dentro. Riégalas con un hilo de aceite y espolvorea con abundante queso rallado. Gratina en el horno hasta que el queso esté derretido y tenga un color doradito.

Pastel con jamón cocido, queso y pan duro

Para obtener 4 raciones, muele 250 g de pan duro, mezcla con un puñado generoso de queso rallado, 3 huevos, 100 ml de leche o bebida vegetal, sal, pimienta y nuez moscada.

En una fuente de cristal prepara el pastel en este orden: una primera capa de jamón cocido (hasta cubrir el fondo de la fuente), una capa de la mezcla que has elaborado, otra capa de jamón cocido (hasta cubrir la capa de mezcla) y, finalmente, un poco de queso rallado por encima. Hornea 20 minutos a 180º o en el microondas 7 minutos a potencia máxima.

guarniciones y postres con pan

Chips (o picatostes) de pan duro al horno

Trocea el pan duro en trozos pequeños y mézclalo en un bol con sal, ajo en polvo (o la especia que prefieras) y aceite de oliva. Hornea los picatostes 15 minutos y úsalos en ensaladas, para el gazpacho, sopas frías o cremas de verduras. Otra opción es cocinarlos en una freidora de aire.

Pudin de pan duro y plátano

Mezcla 200 g de pan duro molido, 700 ml de leche o bebida vegetal, 1 plátano maduro, 2 dátiles, 2 huevos y canela al gusto. Vierte en un molde y hazlo en el horno 20 minutos a 200º, o en el microondas 10 minutos a potencia máxima.