¿Qué pasa si comes un plátano al día? La ciencia lo aclara

Además de tener un buen contenido de potasio, el plátano es fuente de carbohidratos ricos en prebióticos no digeribles. ¿Cómo afecta a la microbiota intestinal tomar un plátano cada día? Un estudio lo aclara.

Actualizado a
comer un plátano cada dia

El plátano es una gran fuente de prebióticos no digeribles.

iStock
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

El plátano es una de las frutas más populares, y no solo por su agradable sabor. Es rico en minerales como el potasio, importante para tener una presión arterial adecuada y para evitar calambres musculares, además de contener vitaminas como la B6 o la C.

Pero sus beneficios no se quedan ahí, también es una gran fuente de carbohidratos ricos en prebióticos no digeribles, sustancias necesarias para una microbiota intestinal saludable. Pero ¿cómo afectaría a la flora intestinal comer un plátano cada día? Investigadores griegos han analizado cómo el consumo diario de plátanos afecta a la microbiota fecal, es decir, a las bacterias presentes en nuestras heces, y han descubierto que el plátano es tan bueno para la flora como los alimentos integrales.

Plátano, fuente de prebióticos

El consumo de probióticos (alimentos fermentados ricos en bacterias buenas para el intestino) y prebióticos es esencial para una microbiota intestinal sana y para el organismo en general.

Los prebióticos son sustancias que se encuentran de manera natural en muchas plantas y sirven de alimento a las bacterias intestinales beneficiosas. Una de las mejores fuentes de prebióticos es el plátano. Esta fruta tan común en la dieta contiene componentes como el almidón resistente y los fructooligosacáridos, que han demostrado tener efectos positivos en la salud intestinal.

Lo más interesante del plátano es que no solo es una opción más económica que los suplementos de prebióticos, sino que también es bueno para el aparato digestivo y proporciona beneficios adicionales gracias a las vitaminas y minerales que contiene como el potasio y vitaminas de grupo B.

"Aunque se ha descubierto que el plátano tiene muchas propiedades, desde posibles efectos antimicrobianos hasta beneficios para la salud cardiovascular y la prevención de enfermedades, aún no contamos con estudios clínicos a largo plazo que confirmen su capacidad prebiótica en personas sanas", explica los autores del estudio liderado por E. K. Mitsou.

Para averiguarlo, han realizado un ensayo clínico con el fin de evaluar los efectos prebióticos del consumo de plátano en la microbiota intestinal, es decir, en el conjunto de microorganismos que habitan en nuestro intestino y que desempeñan un papel muy importante en nuestra salud.

Mejora la microbiota y reduce la inflamación

Estudiaron a 34 mujeres sanas, todas con un índice de masa corporal entre 24 y 30 kg/m2 (sobrepeso), de 19 a 45 años, y sin problemas gastrointestinales.

Durante 60 días, se les pidió a estas mujeres que mantuvieran su dieta habitual, pero con un pequeño cambio: consumir dos veces al día un refrigerio antes de las comidas. Algunas comieron un plátano, otras tomaron una bebida con sabor a plátano, y un grupo de control solo bebió agua.

Los investigadores comprobaron entonces que aquellas que comieron plátanos aumentaron la cantidad de bífidobacterias (bacterias beneficiosas) en sus intestinos, lo cual es muy saludable para la salud intestinal.

Además, las mujeres que comieron plátanos también informaron de sufrir menos hinchazón abdominal en comparación con el grupo de control y no tuvieron problemas de estreñimiento.

La conclusión es bien clara: comer un plátano cada día puede ser un gran aliado para la salud intestinal y para reducir la inflamación.