El superalimento japonés que evita los picos de glucosa si añades una cucharadita a tus platos

La cocina japonesa está llena de alimentos saludables como este que ayudan a evitar los picos de glucosa en sangre. Basta con añadir una cucharada a tus preparaciones.

Actualizado a
VINAGRE DE ARROZ

La concina nipona es rica en alimentos beneficiosos para la salud.

ISTOCK
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

Si te gusta la comida oriental seguramente conocerás el alimento del que te vamos a hablar. Y si no estás demasiado familiarizado seguramente lo has probado porque es un ingrediente habitual en la preparación del sushi. Se trata del vinagre de arroz, también conocido como komezu en japonés, un tipo de vinagre con más de 6.000 años de antigüedad. Es un aderezo básico de la cocina asiática, especialmente la japonesa, china y coreana, y se está poniendo cada vez más de moda gracias a sus propiedades saludables.

De sabor más suave y menos ácido que el vinagre de manzana, tiene un ligero punto de dulzor. Esto lo hace particularmente adecuado para aderezar  ensaladas, sushi, arroces y platos asiáticos en general. El proceso de fabricación del vinagre de arroz generalmente implica la fermentación del arroz o de productos derivados del arroz, como el sake. El arroz se fermenta primero en alcohol, y luego ese alcohol se transforma en ácido acético a través de la acción de las bacterias. Este proceso da como resultado el vinagre de arroz con sus características particulares de sabor y aroma. Pero no solo es apreciado por su sabor único, sino también por su contenido nutricional.

Sabor y propiedades saludables

El vinagre de arroz atesora propiedades muy beneficiosas para la salud. Para empezar, es el tipo de vinagre con más cantidad de aminoácidos, en total 20 aminoácidos de los cuales 9 son esenciales.

 

Los aminoácidos esenciales son fundamentales para la construcción de proteínas en el cuerpo, contribuyendo así al mantenimiento y crecimiento de tejidos. La presencia de enzimas en el vinagre de arroz es crucial para la digestión de los alimentos y la absorción de nutrientes.

Además, los antioxidantes presentes en el vinagre de arroz ayudan a combatir los radicales libres, contribuyendo a la salud celular y reduciendo el riesgo de enfermedades crónicas. Este cóctel nutricional convierte al vinagre de arroz en más que un simple condimento; es un aliado para la salud. Por ejemplo, el ácido cítrico, componente presente en el vinagre de arroz, no solo añade un toque de frescura a los platos, sino que actúa como un refuerzo para el sistema inmunológico. El ácido cítrico aumenta la absorción del hierro, que proviene principalmente de fuentes vegetales. Ten en cuenta que el hierro de vegetales como las espinacas no se aprovecha tan bien como el de origen animal, pero si añades un chorrito de vinagre de arroz facilitarás su absorción. Este aumento en la absorción de hierro contribuye a mantener niveles óptimos de hemoglobina y, por lo tanto, mejora tu vitalidad y evita la anemia.

Los beneficios del ácido acético

El vinagre de arroz es, como el resto de vinagres, una gran fuente de ácido acético. Esta sustancia le otorga el distintivo sabor ácido pero también le aporta propiedades saludables. La más destacada y de la que más se habla es la capacidad para evitar los picos de glucosa, aunque también mejora la digestión y tiene propiedades antimicrobianas.

  • Evita los picos de glucosa. El ácido acético del vinagre evita los picos de glucosa porque bloquea el paso de glucosa del intestino a la sangre. La Dra. Anna Costa, dietista y biotecnóloga, explica a Saber Vivir que lo que hace el vinagre es bloquear la acción de enzimas digestivas (alfa amilasa pancreáticas) que se encargan de romper las cadenas de glucosa del almidón en el intestino para que así puedan pasar más fácilmente a la sangre. El almidón es un hidrato de carbono que abunda en los cereales y derivados, los tubérculos o las legumbres. Al bloquear estas enzimas, la glucosa tiene más dificultad para pasar al torrente sanguíneo y lo hace más lentamente. Los estudios sugieren que el vinagre puede reducir entre un 20% y un 30% la absorción de azúcares a los 45 minutos de una comida, que es cuando se produce el pico más alto. Por eso añadir vinagre a las comidas o tomarlo un poco antes de comer reduce los picos de glucosa. Y el vinagre de arroz es perfecto para lograrlo, en especial para aquellos a los que no les gusta demasiado el sabor ácido de otros vinagres más fuertes.
  • Mejora la digestión: La presencia de ácido acético en el vinagre de arroz ha demostrado estimular la producción de enzimas digestivas, mejorando así la digestión. Además, puede aliviar problemas como la acidez estomacal y la indigestión.
  • Control de peso: Estudios sugieren que el consumo regular de vinagre de arroz puede contribuir a la pérdida de peso porque ralentiza la digestión y aumenta la saciedad, lo que ayuda a controlar el apetito y a comer menos.
  • Propiedades antimicrobianas: El ácido acético presente en el vinagre de arroz ha demostrado tener propiedades antimicrobianas, lo que significa que puede ayudar a combatir ciertos tipos de bacterias y hongos perjudiciales.
  • Regulación de la presión arterial: Algunas investigaciones sugieren que el consumo regular de vinagre de arroz puede contribuir a la reducción de la presión arterial, beneficiando así la salud cardiovascular.

Cómo añadirlo a tus platos

Aunque el vinagre de arroz es típico de la cocina asiática, especialmente la japonesa, también puede agregar un toque único a tus platos. Aquí tienes algunas sugerencias:

  • Ensaladas: El vinagre de arroz puede ser un sustituto del vinagre balsámico o del vinagre de vino en aderezos para ensaladas. Su suavidad y ligero dulzor pueden realzar el sabor de las verduras sin el toque ácido de otros vinagres.
  • Ceviche: En la cocina española y latinoamericana, el vinagre de arroz puede ser utilizado en la preparación de ceviche, aportando un toque ácido y fresco a los mariscos y pescados.
  • Marinados: Puedes usar el vinagre de arroz para marinar carnes y aves.
  • Arroces y platos de pescado: Al igual que en la cocina asiática, el vinagre de arroz puede ser utilizado en la preparación de arroces, especialmente aquellos que acompañan platos de pescado. Aporta un toque ácido suave que equilibra los sabores.
  • Salsas para pescado: Puedes incorporar el vinagre de arroz en salsas para pescado, ya sea como ingrediente principal o en combinación con otros vinagres o jugos cítricos.
  • Adobos y escabeches: En la cocina española, el vinagre de arroz puede ser parte de adobos y escabeches, proporcionando acidez y realzando los sabores de las carnes.
  • Vinagretas y aliños suaves: Para platos donde prefieras una vinagreta o aliño más suave, el vinagre de arroz puede ser una excelente elección.