Por Diana Llorens

¿Es el polietilenglicol responsable de las reacciones alérgicas de las vacunas?
iStock by Getty Images

Ya se han administrado en todo el mundo más de 30 millones de dosis de las vacunas contra la Covid-19 sin que hayan, en general, complicaciones más allá de molestias en el lugar de la administración, cansancio o un poco de fiebre, algo común en la mayoría de vacunas.

Sin embargo, la detección de algunos casos aislados de reacciones alérgicas graves encendió las alarmas en en las primeras semanas de las campaña de vacunación.

Los expertos apuntan al polietilenglicol (PEG), un componente que se encuentra en muchos fármacos y productos de nuestra vida diaria y que también utilizan las nuevas vacunas ARN mensajero (ARNm).

¿Qué es el polietilenglicol?

De acuerdo con la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) “el polietilenglicol o macrogol es una sustancia presente en algunos medicamentos, como laxantes, antibióticos, analgésicos, antiagregantes, corticoides y antihipertensivos”.

  • El PEG se utiliza también en productos cosméticos de uso diario como la pasta de dientes y el champú, en los que actúa como espesante, disolvente, suavizante y portador de humedad.

Aunque ocasionalmente puede causar reacciones alérgicas, desde la SEAIC aseguran que “las reacciones a esta sustancia son extremadamente infrecuentes”.

Sin embargo, puesto que por primera vez el PEG está presente en las vacunas desarrolladas con tecnología ARNm, algunos científicos han focalizado su atención en este componente.

¿Qué es la anafilaxia?

La anafilaxia es una reacción alérgica grave que puede llegar a causar la muerte. Puede ocurrir muy rápidamente (en minutos o segundos) después de que la persona haya estado expuesta a la sustancia que le provoca alergia.

  • Se puede manifestar con erupciones en la piel, un descenso brusco de la presión arterial, dificultad para respirar y una aceleración del ritmo cardíaco.

La anafilaxia requiere atención médica inmediata. Algunas personas que ya han tenido reacciones alérgicas graves llevan consigo siempre una inyección de epinefrina a modo de prevención.

  • Las reacciones anafilácticas a las vacunas son extremadamente raras. Un estudio del año 2015 indica que se dan 1,3 casos por cada millón de dosis.

Sin embargo, los casos registrados desde el inicio de la vacunación contra la Covid-19 (en EE. UU. se han notificado 21 casos por 1,8 millones de dosis entre el 14 y el 23 de diciembre) indicarían que, aun siendo muy raros, podrían ser más frecuentes con estas nuevas vacunas.

Vacunas ARNm

Las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna utilizan la tecnología ARN mensajero (ARNm) por primera vez. Consiste en crear un ARN mensajero sintético con parte del código genético del virus (con instrucciones para producir la proteína S, necesaria para que el virus entre en nuestras células).

Al recibir la vacuna, este ARN mensajero se introduce en algunas de nuestras células que lo “leerán” y producirán temporalmente la proteína S en su superficie, estimulando así nuestro sistema inmune.

  • Es en el envoltorio del ARNm donde se ha utilizado PEG para aumentar su estabilidad y vida útil.
  • El PEG no se había utilizado nunca antes en ninguna vacuna aprobada.
  • La vacuna de AstraZeneca y Oxford, por su lado, se ha desarrollado utilizando una tecnología más tradicional y, por lo tanto, no contiene PEG.

Alergia a los componentes de la vacuna

En un primer momento, las autoridades británicas indicaron que la vacuna de Pfizer no debía administrarse a personas con antecedentes de alergia a medicamentos o alimentos.

Sin embargo, posteriormente rectificaron e indican que solo no debe administrarse a las personas alérgicas a sus componentes concretos.

Por su parte, la SEAIC indica en un comunicado oficial que “la vacuna de Pfizer frente al Covid-19 no presenta más contraindicaciones en los pacientes alérgicos que cualquier otra persona de la población general”.

Y apunta que “como indicación principal, no se recomiendan en aquellos que han sufrido reacciones alérgicas previas a sus componentes”.

De hecho, las fichas técnicas de las vacunas de Pfizer-BioNTech y de Moderna aprobada por la Agencia Europea del Medicamento ya indica que está contraindicada en las personas alérgicas a alguno de sus componentes.

No se puede generalizar la evitación de vacuna a todas aquellas personas que han tenido reacciones graves con medicamentos y/o alimentos”, concluye la SEAIC.

Se investigan las reacciones anafilácticas

De acuerdo con un reciente artículo publicado en la revista científica Science, algunos alergólogos e inmunólogos creen que una pequeña cantidad de personas previamente expuestas al PEG pueden tener niveles altos de anticuerpos anti-PEG, lo que los podría poner en riesgo de sufrir una reacción anafiláctica a la vacuna.

Otros expertos dudan de que el responsable de las reacciones adversas sea el PEG. Consideran que la cantidad de PEG en las vacunas ARNm es menor que en la mayoría de fármacos que contienen este compuesto. Además, la vacuna se administra por vía intramuscular, lo que hace que la exposición sea menos rápida que con los que se administran por vía intravenosa y, por lo tanto, el nivel de PEG en sangre (donde se encuentran la mayoría de anticuerpos anti-PEG) sea más bajo.

Sin embargo, por el momento, nada confirma o descarta las sospechas de que el PEG pueda ser responsable de las reacciones alérgicas, por lo que es necesario investigar.

En este sentido, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) y la Administración de Medicamentos y Alimento (FDA) de Estados Unidos están preparando un estudio para analizar la respuesta de la vacuna en las personas que tienen niveles altos de anticuerpos anti-PEG o que han experimentado reacciones alérgicas graves a medicamentos o vacunas anteriormente.

Tags relacionados