Por Diana Llorens

desinfectar tiendas coronavirus

La vuelta progresiva a la normalidad y la reapertura de comercios ha motivado que muchos se planteen medidas para garantizar la seguridad de sus clientes.

Más allá del uso de mascarillas y de garantizar la distancia de seguridad, la limpieza y desinfección de los locales preocupa a los comerciantes.

¿Los virus se quedan en el aire?

En base al conocimiento de virus similares como el SARS y el MERS y las investigaciones en China durante los primeros meses desde el inicio de la pandemia, se sabe que el SARS-CoV-2:

Sin embargo, una de las dudas que ha aparecido recientemente es si el virus podría hallarse también en aerosoles (gotitas más pequeñas) o incluso quedarse flotando en el aire.

De hecho, se han realizado estudios en China que han detectado virus en el ambiente en determinados lugares del hospital, como los baños de los pacientes o los vestuarios de los sanitarios.

En este sentido, el profesor asegura que:si bien han identificado virus en aerosoles, no han visto si esos virus son activos.

  • Por tanto, a día de hoy se desconoce si esos virus que podrían flotar en el ambiente de determinados lugares en los que haya personas infectadas tienen capacidad para contagiar a otros.

Qué dispositivos sirven para purificar el ambiente

Hay diferentes mecanismos diseñados para eliminar partículas tóxicas del ambiente. Los principales funcionan mediante:

Irradiación:

  • Estos sistemas de purificación usan una tecnología basada en la radiación ultravioleta (UV) para destruir bacterias, virus, moho y otros patógenos.

La radiación ultravioleta inactiva los virus

  • La radiación ultravioleta es una forma potente de eliminar el virus porque provoca mutaciones en el virus que lo inactivan”, comenta el profesor Rivera. De hecho, en los laboratorios se utiliza la radiación ultravioleta para desinfectar los espacios donde se trabaja con virus o bacterias.

Ionización:

  • Estos dispositivos generan iones negativos que atraen las partículas con carga positiva que hay en el ambiente y las precipitan al suelo.

Los iones negativos reducen la capacidad de infección del virus

  • La ionización, comenta el profesor Rivera,“afecta la estructura del virus de tal forma que ese virus sería incapaz de infectar, o cuanto menos se reduciría su capacidad de infección”.

Filtros:

  • Funcionan atrayendo el aire a su interior y haciéndolo pasar por un filtro que captura las impurezas.
  • “Todos aquellos filtros que sean de un tamaño menor al del tamaño de la partícula en la que viaja el virus van a impedir que la mayoría de las partículas pasen, comenta el profesor Rivera. Existen diferentes tipos de filtros según el tamaño de las partículas que pueden captar.

El filtro atrapa el virus pero hay que tener cuidado al cambiarlo

  • Los filtros HEPA, que pueden captar partículas de tamaño superior a 0,3 micrones, y los filtros MERV son los más conocidos, aunque actualmente hay compañías trabajando en filtros aun más potentes para combatir el SARS-CoV-2.
  • Sin embargo, hay que tener en cuenta que las partículas captadas quedarían en el filtro y podrían estar activas, por lo que hay que tener mucho cuidado al cambiarlos.

Algunos dispositivos combinan estos diferentes mecanismos para potenciar su eficacia. Sin embargo, hay que analizar bien las características de cada dispositivo concreto y sus garantías para asegurar que cumplen los requisitos y expectativas.

Y sobre todo, no hay que olvidar medidas que han demostrado ser efectivas para eliminar el virus como la higiene personal (con agua y jabón o geles hidroalcohólicos) y la limpieza de superficies (con una disolución de lejía o desinfectantes).

Ozonización: ¿qué pasa con las máquinas de ozono?

Estos dispositivos emiten gas ozono, que es un potente oxidante y últimamente se ha usado como purificador de ambiente y desinfectante por su poder biocida. Sin embargo, este gas puede resultar tóxico en altas cantidades para las personas y, por lo tanto, no se puede aplicar si en el espacio donde está la máquina hay gente.

  • Muchos laboratorios científicos utilizan el ozono para esterilizar el material ya que está comprobado que actúa sobre ciertos virus, pero no hay ninguna evidencia ni estudio por ahora que certifique que funciona contra el coronavirus.
  • El Ministerio de Sanidad afirma que su comercialización está permitida mientras se está estudiando.
  • La Unión Europea también está evaluando la efectividad para el coronavirus de esta opción.

Tags relacionados