Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

¿Usas la mascarilla más tiempo del recomendable?
iStock by Getty Images

El coronavirus ha hecho que las mascarillas, rarísimas de ver en nuestras calles tan solo hace unos meses, sean un elemento más de nuestro vestuario. ¿Pero las usamos adecuadamente?

Parece ser que uno de los principales errores que cometemos es utilizarlas más horas de las recomendadas (como norma general, el Ministerio de Sanidad recomienda no hacerlo más de 4 horas seguidas).

  • Según el sondeo "Tendencias Cofares", realizado en España y en el que han participado 400 adultos, el 79,8% reconoce haber tenido descuidos alguna vez a la hora de reemplazar la mascarilla.
  • Los hombres parecen alargar más la vida útil de las mascarillas que las mujeres. Un 86% confiesa que ha olvidado cambiarse la mascarilla en alguna ocasión, frente al 73,2% de las mujeres.

Estos datos contrastan con el hecho de que, según la encuesta, el 82% de los españoles son conscientes de los tiempos de uso.

  • Las mujeres, de nuevo, parecen tenerlo más claro: el 86,6% afirma saber cada cúantas horas debe cambiarse la mascarilla, frente a un 78,4% de los hombres.

Pese a todo ello, una encuesta de la OCU revela que las mascarillas desechables se usan 12 horas de media; las reutilizables 13 horas (antes de cada lavado); y las FFP2, 21 horas. Por lo tanto, parece ser que superamos con creces el tiempo recomendado por el Ministerio.

Nos fiamos más de las de farmacia

A la hora de comprar mascarillas, el 83,8% de los españoles opina que la farmacia es el lugar que más garantías ofrece. Un porcentaje que aumenta ligeramente si tenemos en cuenta a los mayores de 55 años: 9 de cada 10 confían en las boticas para adquirir sus mascarillas.

  • En la encuesta, llevada a cabo por una empresa dedicada a la distribución farmacéutica, el supermercado ocupa la segunda opción (con un 9%) en cuanto a confianza por parte de los encuestados, y las plataformas online la tercera (con un 7,2%).

Nos hemos acostumbrado a ellas

Casi 7 de cada 10 españoles afirman que no han tenido ningún problema a la hora de adaptarse al uso habitual de la mascarilla.

  • Las mujeres son las que más incómodas se sienten con ella: lo asegura un 40% de las encuestadas, frente a solo un 27% de los hombres.

Los jóvenes sí las utilizan

Aunque durante la pandemia han sido numerosas las noticias que hacían referencia a cierta actitud relajada de los jóvenes respecto a las medidas de prevención del coronavirus, los datos de este sondeo apuntan que las generaciones más jóvenes son las que mejor se han adaptado al uso de las mascarillas.

Las personas de entre 18 y 35 años se han adaptado mejor que las de más de 36

  • El 74,2% de los que forman parte de la Generación Z (entre 18 y 25 años) afirma haberse adaptado rápido al uso de la mascarilla. Un porcentaje que baja al 60,7% entre los que pertenecen a la Generación X (de los 36 a los 55 años).

Pero, ¿LaS usamos realmente bien?

Es una de las cuestiones que la encuesta deja en el aire, aunque basta observar lo que pasa en nuestras calles para darnos cuenta de que siguen cometiéndose ciertos errores de forma frecuente.

  • Manipularlas de manera incorrecta es uno de ellos. Las mascarillas deben ponerse y quitarse siempre tocando solo las gomas.
  • Hay que elegir bien la talla. Si es demasiado ancha para tu cara puede caerse con frecuencia, con lo que tenderás a subírtela por delante, tocando la zona que cubre la nariz. Además, si te va grande es más fácil que, al estornudar o toser, se escapen micropartículas porque no estará bien ajustada.

    Pero tampoco debe ser muy corta porque esto hace que, al hablar, la nariz quede descubierta fácilmente.
  • Se debe llevar siempre una bolsa o un pequeño estuche en la que guardarla al quitársela.

    Llevarla colgada con una cadena (similar a la que usan algunas personas en las gafas) es algo que se está poniendo de moda pero que eleva el riesgo de que la mascarilla acabe tocando, por ejemplo, la mesa en la que se trabaja o en la que se come (con el riesgo de contaminar las superficies que esto supone).
  • Antes de ponérsela (y también al quitársela), hay que lavarse bien las manos con agua y jabón o con un gel hidroalcolóhico.

Preferimos lavarnos con agua y jabón

Es otro de los datos destacados del informe elaborado por Cofares. El 75% de los encuestados prefiere usar agua y jabón antes que recurrir al gel hidroalcohólico.

  • En lo que respecta al control de la temperatura corporal, y aunque no ha habido grandes cambios al respecto, los encuestados más jóvenes (de entre 18 y 35 años) sí que parece que lo hacen de forma más frecuente que los que tienen entre 36 y 55 años y, sobre todo, que los de más de 55 años.

Tags relacionados