Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

¿Qué ocurre con las macarillas de grafeno?
iStock by Getty Images

La polémica de las mascarillas de grafeno ya ha llegado a España. La alarma proviene del gobierno de Canadá, que ha paralizado la distribución de mascarillas con este tipo de componente por su posible toxicidad.

El Gobierno vasco ha sido el primero en retirarlas entre sus empleados públicos como sanitarios y ertzainas, y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha pedido al Ministerio de Consumo que dé unas directrices claras y rápidas sobre el uso de las mascarillas en cuya fabricación se usa el grafeno.

Pero, ¿qué se sabe sobre los riesgos reales que entrañan las mascarillas con grafeno?

¿Qué ha pasado en Canadá?

La recomendación del gobierno de Canadá a toda su población es que, hasta nuevo aviso, nadie use las mascarillas que contienen grafeno porque podrían ser potencialmente dañinas.

  • El grafeno es un novedoso material que consiste en diminutas escamas de átomos de carbono dispuestos hexagonalmente. Es un material que tiene una serie de propiedades potencialmente beneficiosas, incluida la capacidad de matar bacterias y virus cuando se exponen a él.

Tras advertir de que las mascarillas que contenían grafeno se habían vendido con declaraciones Covid-19 y se habían utilizado en adultos y niños en escuelas y guarderías, así como en centros sanitarios, el Ministerio de Salud canadiense realizó una evaluación científica para comprobar los riesgos.

Y lo que han visto es lo siguiente:

  • "Las partículas de grafeno inhaladas tienen cierto potencial para causar toxicidad pulmonar temprana en animales –señalan desde Health Canada–".
  • "Sin embargo, aún no se conocen exactamente los riesgos para las personas. Además, variables como el diseño de la mascarilla, la duración de la exposición o las características del grafeno utilizado pueden afectar al potencial de inhalar partículas y a los riesgos para la salud asociados", concluyen.

Por tanto, no hay pruebas determinantes sobre su toxicidad en humanos pero sí altas sospechas. Así que hasta que no concluyan los estudios se ha ordenado a todos los distribuidores, importadores y fabricantes que dejen de vender mascarillas con grafeno y retiren los productos afectados.

Las mascarillas de grafeno en españa

Como decíamos, en España el gobierno vasco ha sido el primero en reaccionar retirando estas mascarillas con grafeno entre sus funcionarios.

Desde la OCU informan que se han retirado concretamente dos mascarillas:

  • Una quirúrgica IIR, mascarilla desechable de grafeno y biomasa del fabricante Shandong Shengquan, distribuida por Amevisa S.A.U.
  • Y una FFP2 Healfiber, del mismo fabricante, que provee Iturri S.A.

Pero no solo se ha detectado el uso de estas mascarillas en el País Vasco. El sindicato de funcionarios de Castilla y Léon ha alertado de su uso en hospitales y centros de atención primaria de esta comunidad. Lo mismo ha ocurrido en Sevilla.

De hecho, varios sindicatos de funcionarios ya han solicitado al Ministerio de Sanidad y Consumo que compruebe la potencial toxicidad del grafeno en algunas mascarillas.

Aunque estos tipos de mascarillas están concebidas para uso profesional, la OCU señala que muchas están siendo utilizadas por la población general.

¿El grafeno es muy tóxico?

Los estudios realizados por Bengt Fadeel, profesor de la Unidad de Toxicología Molecular del Instituto Karolinska de Suecia y uno de los principales investigadores sobre el grafeno, revelan que si bien la toxicidad del grafeno es compleja y puede ser baja en algunos casos, no es insignificante.

El problema real reside en su inhalación, cosa que sí puede ocurrir si nos ponemos una mascarilla de grafeno muy oclusiva.

  • Los estudios revelan que si el material llega a las partes inferiores de los pulmones (la región respirable o alveolar) puede provocar una respuesta inflamatoria en concentraciones suficientemente altas.
  • Sin embargo, también hay evidencia científica de que las respuestas adversas al grafeno son de corta duración y que las partículas de grafeno pueden ser degradadas y eliminadas por las defensas pulmonares.
  • También hay evidencia de que el grafeno, a diferencia de algunas otras formas de carbono, no migra a las capas externas de los pulmones donde potencialmente podría causar mucho más daño.
  • De todas maneras, lo que sí queda claro repasando la investigación que hay hasta ahora es que el grafeno no es un material benigno.

¿Puede ocurrir esto con las mascarillas que ha retirado el gobierno vasco entre ertzainas y sanitarios? De momento no se sabe porque no se ha comprobado, aunque se entienden los recelos.

Ante este panorama, la OCU pide al Ministerio de Consumo unas directrices claras sobre las mascarillas que contienen grafeno. Mientras estas llegan, la organización de consumidores recuerda una vez más que la recomendación para la población general es el uso de mascarillas higiénicas debidamente homologadas.