Por Soledad López, periodista especializada en salud

menos trastornos mentales

Hace unos meses, en pleno confinamiento, un estudio internacional liderado por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) auguraba que la salud mental de un 46% de los españoles estaba en riesgo a causa de la situación excepcional que estábamos viviendo.

Y es que no ha sido fácil por todo lo que hemos pasado: saliendo de casa solo para ir a la farmacia o al súper, con miedo al contagio, teletrabajando muchos y otros tantos perdiendo el trabajo.

Esta situación excepcional hizo que muchos psiquiatras pronosticaran una especie de epidemia de trastornos mentales tipo depresión, ansiedad, toxicomanías e incluso estrés postraumático. Así lo ha manifestado el Dr. Pedro Sánchez, psiquiatra de la Red de Salud de Álava durante la apertura del XXVIII Curso Nacional de Actualización en Psiquiatría, la cita anual en la que se presentan las novedades científicas en esta especialidad médica.

Pero, afortunadamente, no ha sido así, al menos en España.

Lo hemos llevado mejor de lo esperado

"Cada país tiene su realidad, recursos y elementos culturales propios que determinan una forma única por parte de su población para hacer frente a un elemento estresante. Y en el caso de España, en las consultas de psiquiatría no ha sucedido la epidemia de problemas mentales que estaba prevista", asegura el Dr. Sánchez.

  • Esto no quiere decir que no hayamos estado más nerviosos, tristes o preocupados. O que hayamos dormido peor. O que hayamos perdido el apetito o, al contrario, se nos haya despertado un hambre voraz.

Esas sensaciones sí han sido habituales entre muchos de nosotros durante la pandemia. "Todos, en esta situación de incertidumbre hemos tenido mucho miedo, pero esto no quiere decir que tengamos una enfermedad mental como la depresión y que requiramos de una intervención médica ni especializada. Es un fenómeno adaptativo del ser humano cuando la salud se ve amenaza", aclara el especialista.

Hemos practicado la resiliencia

Afortunadamente, las previsiones respecto a cómo iba a afectar el confinamiento a nuestra salud mental han fallado. ¿Por qué? Pues porque, sin duda, hemos puesto en práctica nuestra capacidad de resiliencia.

  • La resiliencia es la capacidad que tiene el ser humano de adaptarse a situaciones traumáticas. Y ha sorprendido gratamente a los psiquiatras las grandes dosis que hemos derrochado.

"Ha habido una sensación de aguante estoico. La población lo ha pasado muy mal pero ha aguantando muy bien. No ha habido una avalancha de personas que nos hayan manifestado que no podían soportar la situación de confinamiento sino todo lo contrario: la gente ha preferido quedarse en casa", explica el psiquiatra.

Incluso las personas con enfermedades tan graves como la esquizofrenia o la depresión han sobrellevado razonablemente bien la situación.

Cómo saber si necesitamos ayuda

Estar triste o llevar un tiempo más preocupado no tiene por qué ser motivo de alarma, "la cuestión es saber cuándo esa preocupación, tristeza o nerviosismo se pasa de la raya", alerta el Dr. Pedro Sánchez.

"Uno tiene que analizar cuándo esa situación le impide hacer una vida normal", afirma. Y las señales de que quizá necesitemos ayuda pueden ser varias:

  • Si observas un deterioro importante de la vida de pareja.
  • Te resulta difícil responder a las exigencias del medio laboral o a cuestiones de la vida cotidiana que hace un tiempo no entrañaban dificultad.
  • No tienes ganas de ver a nadie y las relaciones se reducen.
  • En tu entorno saltan las alarmas y son las personas de tu círculo cercano las que advierten que no estás bien.

Conviene no dejarlo pasar y pedir ayuda. La depresión es un trastorno que requiere la ayuda de un profesional y no hay que tener miedo a acudir al psicólogo o al psiquiatra.

La telemedicina también ha llegado a la psiquiatría

La Covid-19 ha cambiado la relación médico-paciente, también en el ámbito de la psiquiatría.

"Hasta ahora todos entendíamos que la única forma de relación entre un médico y un paciente era la presencial con exploración física incluida, pero la Covid-19 ha demostrado que en algunos casos el teléfono o una videoconferencia pueden ser suficientes", explica el Dr. Sánchez.

Y esa facilidad puede resultar de gran ayuda para aquellas personas a las que les cuesta dar el paso de acudir al psiquiatra.

Tags relacionados