Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Los vacunados siguen teniendo riesgos con los contagios disparados
iStock by Getty Images

Estamos ya en una quinta ola. España ha alcanzado una velocidad de contagio del coronavirus como no se veía desde inicios de la pandemia.

Son cifras que preocupan. Por el momento no se refleja en la afectación hospitalaria.

No aumentan significativamente los enfermos graves de covid, pero hay unos riesgos potenciales grandes.

No estamos bien inmunizados

El colectivo por donde se propaga más el coronavirus es ahora el grupo de jóvenes de entre 20 y 29 años y, en segundo lugar, entre los 14 y 19 años.

  • Las cifras en otra época habrían sido de confinamiento duro: 640 casos por cien mil habitantes.
  • En comunidades como Navarra, Catalunya o Cantabria están en torno a los 1.500 casos.

Simón recuerda que un porcentaje de población no queda bien inmunizado

El Ministerio de Sanidad alerta de que estos grupos no están aislados. Viven y se relacionan con familiares más vulnerables, y preocupan pese a que estén vacunados.

Las vacunas no proporcionan una inmunidad total. En todo caso la eficacia puede llegar al 90%. Eso significa que hay personas que no han desarrollado suficiente inmunidad a la covid”, ha recordado el doctor Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.

Dónde fallan las vacunas

Un 10% de los vacunados no desarrollan suficiente inmunidad. Si hay poca transmisión, los casos entre vacunados son anecdóticos.

Si hay muchos contagiados, el porcentaje de vacunados que pueden enfermar y acabar ingresando en el hospital puede ser significativo.

  • Si solo se ha recibido una dosis, el riesgo de enfermar es aún mayor.

Esto se ha comprobado especialmente con la variante delta. Ya hay un aumento de hospitalizaciones de personas vacunadas con una dosis.

En España, hay franjas de población adulta que siguen en riesgo por no haber completado la vacunación:

  • En el grupo de 60 a 69 años, vacunados con AstraZeneca, casi un 50% esperan aún la segunda dosis.
  • Hay un 25% de personas entre 50 y 59 años que tampoco tienen la segunda dosis de Pfizer o Moderna.
  • En el grupo de entre 45 y 49 años, hay un 60% pendiente de la segunda dosis y un 25% sin vacunar.
  • Entre los 40 y 44 años, más del 40% está sin vacunar aún.

La variante delta afecta a Pfizer

El tipo de vacuna también es importante cuando el grado de transmisión es alto. Los niveles de eficacia son menores con AstraZeneca y Janssen, que con las vacunas de ARN mensajero, Pfizer y Moderna.

Con la variante delta esta eficacia decrece. Un estudio en mayo en el Reino Unido avisó de que:

  • La eficacia de AstraZeneca (con dos dosis) bajaba al 66%.
  • La eficacia de Pfizer bajaba del 93% al 88%.

En Israel la variante delta baja la eficacia de la vacuna al 64%

Un nuevo estudio más amplio de Israel, país vacunado mayoritariamente con esta última vacuna, sostiene que la eficacia de Pfizer para evitar la infección de coronavirus baja del 93% al 64%.

No obstante, la efectividad en el riesgo de desarrollar una covid grave sigue siendo buena. Pfizer evita en un 93% la hospitalización.

Los riesgos de una sola dosis

Siguen siendo cifras de protección altas. Por encima de los mínimos requeridos para frenar la pandemia.

  • Todas las vacunas son efectivas y protegen frente a una covid grave o el riesgo de fallecimiento”, insiste el doctor Simón.

Si nos vacunamos todos, no nos tendremos que preocupar de qué variante actual es mayoritaria”, añade.

El problema es que con mucha transmisión y una parte mayoritaria de la población no inmunizada del todo, ese riesgo crece hasta hacerse demasiado grande.

Con una sola dosis de AstraZeneca, la protección es de apenas el 30%, muy baja, y con Pfizer (y presumiblemente Moderna) sube poco más: el 36%.

Hemos de mantener los controles mientras no consigamos una inmunización suficiente.

Hemos de vacunar a dos tercios de la población, el 66%, y si la variante es más transmisible esa inmunización ha de ser más alta, por encima del 70%”, recuerda el coordinador de alertas sanitarias.