¿Cuándo es necesario extirpar un pólipo de la nariz?

La obstrucción nasal, el moqueo y la pérdida de olfato son los síntomas típicos de los pólipos, que se forman debido a una inflamación en la mucosa que recubre la nariz por dentro.

Actualizado a
Dr. Miguel Armengot
Dr. Miguel Armengot

Presidente de la Comisión de Rinología de la SEORL-CCC

¿Es muy frecuente tener pólipos en la nariz?

Los pólipos en las dos fosas nasales (bilaterales), suelen ser una forma de sinusitis crónica (conocida médicamente como rinosinusitis crónica con poliposis nasal). De hecho, que los pólipos se asocien a la sinusitis es muy frecuente, aunque es algo que no siempre ocurre. Se calcula que entre un 2% y un 4% de la población sufre este trastorno.

Se forman cuando un tipo de glóbulos blancos, los eosinófilos, provocan que la mucosa de la nariz se inflame. Eso acaba creando una especie de saquitos blandos, con forma de lágrima o de uva pelada, en las fosas nasales o en los senos paranasales (justo donde se producen las sinusitis). Su tamaño varía y a veces aparecen en grupos.

Se manifiestan con obstrucción nasal, abundante moco y pérdida total o parcial del olfato, además de una sensación de pesadez y de presión facial, con dolor cuando hay un episodio de sobreinfección. Son síntomas que van y vienen, no suelen estar de forma constante, aunque no desaparecen del todo.

Generalmente se empiezan a notar a partir de los 40 años, y son más comunes en personas asmáticas (porque el asma ya activa la inflamación de las mucosas). También se ha visto que existe un factor hereditario, aunque de momento no se ha descubierto el gen o genes responsables. La causa que los provoca tampoco se sabe con certeza.

¿Cómo es es el tratamiento para los pólipos?

El tratamiento se hace de forma escalonada. Al principio se opta por lavados nasales con suero salino y medicamentos de efecto antiinflamatorio (corticoides) en espray o en pastillas. Para los casos en los que cuesta más combatirlos, la cirugía o el uso de fármacos biológicos (que actúan atacando células o proteínas específicas para reducir la inflamación) son otras opciones que el especialista debe evaluar.

De todos modos, ante el hallazgo de un pólipo nasal es necesario realizar un TAC (tomografía axial computarizada) y/o una RNM (resonancia nuclear magnética) antes de plantear el tratamiento.

Gracias a estas pruebas diagnósticas podremos conocer la extensión del proceso y sus características de crecimiento (cómo están los vasos sanguíneos, la relación con las estructuras vecinas, fundamentalmente ojo y cerebro, y si es capaz de lesionar y destruir el hueso y tejidos de alrededor, lo que sería un signo de enfermedad maligna).

Cuando se trata de un pólipo benigno (así ocurre en la mayoría de los casos), en caso de necesitar cirugía el tratamiento quirúrgico se realiza mediante cirugía endoscópica nasosinusal (a través de los orificios nasales) y bajo anestesia general. En ocasiones hay pólipos únicos y muy localizados que pueden quitarse bajo anestesia local.

¿Es cierto que a veces LOS PÓLIPOS empeoraN al tomar aspirina?

Efectivamente, ocurre en algunos pacientes con los que hay que tener especial precaución porque reúnen estas tres características: tienen pólipos, son asmáticos y, además, intolerantes a los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), de los que la aspirina forma parte.

Hay que ir a urgencias si al tomar cualquiera de estos fármacos, la nariz se congestiona, aumenta la secreción y cuesta respirar. Las consecuencias pueden ser graves, por ello este tipo de pacientes no deben tomar AINE. Hay que tener en cuenta que existen fármacos alternativos para ellos, como el paracetamol.

¿Qué podemos hacer en casa para aliviar los síntomas de los pólipos?

Un buen lavado de las fosas nasales logrará descongestionarlas, reduciendo los síntomas asociados a ellos.

Para hacer bien el lavado nasal inclina la cabeza hacia delante y hacia un lado, e introduce el líquido (suero salino o agua de mar) por el orificio de arriba. Debe salir por la fosa nasal contraria. Repite con el otro lado.

Dormir con la cabecera de la cama elevada ligeramente (unos 15-20 grados) mejora la congestión nasal nocturna.