secuelas ictus

1 de cada 6 personas sufrirá un ictus a lo largo de su vida, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Lejos de reducirse, el aumento de la esperanza de vida puede provocar que en los próximos 25 años la incidencia sea un 27 % mayor, advierte la OMS.

Habrá más casos, sí, pero es muy probable que la mortalidad, y también las posibles secuelas provocadas por este taponamiento de las arterias, se reduzcan. De hecho, es algo que ya está empezando a suceder.

Aunque el número de ictus aumenta, cada vez se tratan mejor

¿Cuáles son las claves en la mejora del pronóstico del ictus? El doctor Óscar Ayo, coordinador de la Unidad de Ictus del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete y vocal del Grupo de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN, nos las explica en esta entrevista.

¿Hasta qué punto es importante una actuación rápida?

En caso de sufrir un ictus es fundamental, porque las probabilidades de recuperación son mucho mayores. Hay que tener claro que, a día e hoy, este trastorno se puede tratar.

Las primeras horas son claves para una buena recuperación

Si el paciente llega al hospital en las primeras horas, cuando el vaso está obstruido pero todavía no ha lesionado definitivamente el cerebro, disponemos de técnicas para limpiar esa arteria y que vuelva a pasar la circulación.

  • Esto nos permite salvar el tejido antes de que se dañe de forma irreversible.

Relacionado con este artículo

  • Si lo hacemos mediante fármacos, el límite está en las primeras 4 horas y media.
  • Y si se necesita desobstruir la arteria con la ayuda de un catéter, en algunos pacientes tenemos un límite de 8 horas, pero en otros incluso podemos abrir la ventana a 24 horas.

Aunque hay que tener en cuenta que no es lo mismo que te traten a la primera que a la séptima hora, porque cada vez se va dañando un área más grande de tejido.

Es posible tratarlo sin que deje ninguna secuela si se actúa rápido

  • Si lo hacemos cuanto antes podemos salvar, incluso, el 100% de tejido y que no haya ningún tipo de secuela. Por eso es tan importante el Código Ictus, que permite que todo el sistema sanitario se active inmediatamente para que el paciente llegue a su hospital de referencia lo antes posible.

nuevos tratamientos para el ictus

¿Y una vez se ha restablecido la circulación, cuál es el paso siguiente?

El tratamiento ha cambiado mucho: hace años al paciente se le tumbaba en una camilla, se le ponía un suero, se empezaba a hacer un poquito de rehabilitación y poca cosa más.

  • Hemos aprendido que controlar los niveles de azúcar, tensión, temperatura y saturación de oxígeno es fundamental durante las primeras 48-72 horas.

Relacionado con este artículo

  • Mantenerlos estables y en un rango determinado reduce sensiblemente el riesgo tanto de mortalidad como de que acaben quedando secuelas. Ese cuidado más estricto, que se lleva a cabo en las Unidades de Ictus, es una herramienta extraordinariamente poderosa.

¿La rehabilitación también es importante, verdad?

Sí, hay que hacer la mayor y más precoz rehabilitación posible, porque esto también ayuda a que el resultado final de los pacientes sea mejor.

La rehabilitación es fundamental después de un ictus

  • Puede hacerse en los hospitales y también en los centros de fisioterapia de los que disponen algunas asociaciones de afectados.

Respecto al estilo de vida, ¿debemos modificarlo tras sufrir un ictus?

Los hábitos de vida que son los idóneos para reducir el riesgo de un primer ictus son exactamente los mismos que para evitar un segundo ictus.

Las opciones de sufrir un segundo ictus son de un 20%, y el riesgo más alto se da al mes siguiente

Por ejemplo hay muchas personas, sobre todo mayores, que entienden que la actividad física puede ser peligrosa, porque les va a dañar de alguna forma.

  • Pero el ejercicio, incluso en personas que han quedado con algún tipo de secuela después del primer ictus, reduce el riesgo de que se repita.

Relacionado con este artículo

  • A parte de que ayuda por sí mismo, contribuye a a controlar el peso, la tensión, la diabetes… todos factores de riesgo por sí mismos del ictus. No hay que olvidar que, según varios estudios, un estilo de vida sano podría evitar entre un 80 y un 90% de los ictus.

¿Los veganos tienen más riesgo de ictus?

¿Qué opina respecto al informe de la Universidad de Oxford que advierte del mayor riesgo de sufrir ictus por parte de los veganos y vegetarianos?

  • No tengo los detalles de la investigación, pero muchas veces hay que ser cautos con ciertas afirmaciones. Ni voy a defender a los veganos ni los voy a atacar desde el punto de vista del ictus porque no hay suficiente información todavía. No se ha demostrado una relación de causalidad, al menos hasta lo que yo conozco.


En dicho estudio apuntaban que unos niveles bajos de colesterol o la carencia de ciertas vitaminas podrían explicarlo, en parte.

  • De nuevo hay que ir con cuidado, porque cuando un paciente ha tenido un ictus intentamos bajarle al máximo el colesterol. Probablemente la relación no se dé entre estos niveles bajos y el ictus, sino que tal vez lo que está detrás sea una desnutrición. Y la desnutrición, eso sí que se conoce clarísimamente, es un factor de riesgo para sufrir un ictus.

Más información

Grupo de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN

Sociedad Española de Neurología (SEN)

Tags relacionados