Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Los antivirales orales dejan en anecdótica la hospitalización por hepatitis C
iStock by Getty Images

Cada 28 de julio se conmemora el Día Mundial de las Hepatitis Víricas. Es uno de los grandes azotes de la humanidad y exigía una fecha para tomar conciencia. Hoy, se está más cerca de erradicar una parte del problema.

La medicina está poniendo cerco a uno de esos virus, el que provoca la hepatitis C. Se calcula que unos 70 millones de personas de todo el mundo están infectadas de hepatitis C.

Hay un antes y un después de que se generalizaran los nuevos fármacos, a partir de 2017.

  • En España el 1% de la población tenía el virus de la hepatitis C. Suponía unas 475.000 personas.
  • Ahora se calcula que hay unas 140.000 personas, el 0,3%, y en su gran mayoría es porque desconocen que se han infectado.

La eficacia de los fármacos

El virus de la hepatitis C era el causante de la mayoría de trasplantes de hígado, ya que provoca una enfermedad hepática crónica si no se trata.

Los fármacos contra la hepatitis C son eficaces al 99% y fáciles de administrar

Sin embargo, esta situación está cambiando gracias a la generalización de los tratamientos antivirales orales. Unos fármacos muy fáciles de tomar, que han demostrado una eficacia de 99% y con muy pocos efectos secundarios.

Un nuevo estudio del Hospital Clínic de Barcelona y el consorcio biomédico Ciber ha confirmado que la enfermedad está remitiendo de una forma muy significativa.

  • Los pacientes ingresados por complicaciones de la hepatitis C vírica serán anecdóticos en los próximos años.

Cambio en el perfil del paciente

Los autores del estudio analizaron si se ha producido un cambio en el perfil del paciente hospitalizado tras el nuevo tratamiento de la hepatitis C.

Se analizó el historial de cirrosis y sus complicaciones en la unidad de hepatología, entre el año 2011 y el 2019, justo antes de la pandemia de coronavirus.

La disminución de casos, a partir de 2015, con la introducción de los fármacos antivirales de acción directa (AAD) fue de más del 50%.

"Se prevé que el número de pacientes ingresados por cirrosis asociada a la hepatitis C serán mínimos en el año 2025", señala el doctor Sergio Rodríguez-Tajes, hepatólogo del Clínic.

  • El alcohol ha pasado a ser la primera causa de ingreso en las unidades de hepatología, en sustitución de la hepatitis C.
  • También se ha dado un aumento significativo en el número de ingresos por cirrosis por hígado graso y cirrosis autoinmune en los últimos años.

Falta detectar más casos

Como sabes, la hepatitis C se contagia por contacto con sangre infectada. En las primeras etapas, el virus no provoca síntomas.

  • Un porcentaje de personas (entre el 15% y el 45%) consigue que su sistema inmunológico elimine el virus en los siguientes seis meses.
  • El resto desarrolla la infección crónica que puede ser asintomática durante años pero que puede acabar causando cirrosis, cáncer o insuficiente hepática.

Los fármacos bloquean las diferentes proteínas que el virus necesita para crecer y multiplicarse, lo que permite eliminar la infección de forma permanente.

El reto ahora detectar a todos esas personas infectadas que aún no lo saben. Un análisis de sangre bastaría; de ahí que se se hace necesario hacer cribados entre población.

Quién tiene más riesgo

Los grupos de mayor riesgo de contagio son los consumidores de drogas inyectadas o personas con tatuajes (se contagian a través de las agujas). También al personal sanitario que trata con estos pacientes.

El colectivo Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España apunta que hay que generalizar el cribado a los mayores de 50 años, donde se concentra el grueso de casos no diagnosticados.

  • Hay otras maneras menos habituales de contagiarse y menos conocidas, como pueden ser el compartir el cepillo de dientes o la maquinilla de afeitar.

El estudio del Clínic y el Ciber pone en valor la necesidad de este tipo de políticas amplias de detección para poder conseguir que prácticamente se erradique el virus de nuestro país.

Erradicada en pocos años

Se trata de una posibilidad que se plantea como posible en los próximos años. De hecho se planteaba que en España podía estar prácticamente erradicada en 2024.

Eso sería seis años antes del límite señalado por la Organización Mundial de la Salud.

  • La OMS se ha fijado el 2030 como fecha límite para la erradicación de la hepatitis C en el mundo.

Sería un primer gran paso. No la solución definitiva, puesto que la hepatitis no la provoca un solo virus, sino varios. Se mantiene la investigación para la hepatitis A (que se contagia sobre todo por agua contaminada) y la hepatitis B (vía relaciones sexuales). Y otros virus más minoritarios, la hepatitis D y hepatitis E.

Sin embargo, durante décadas la hepatitis C ha sido la más extendida en España. Esto gracias a los medicamentos va a ser historia médica.