En qué casos se quitan las amígdalas tengas la edad que tengas

¿Cuándo está indicado quitar las amígdalas? ¿Se tiene en cuenta la edad? Yo las tengo más grandes de lo normal y, aunque descanso bien, ronco. ¿Cómo se hace?

Actualizado a
Dr. Peter Baptista
Dr. Peter Baptista Jardín

Otorrinolaringólogo

Es cierto que esta intervención quirúrgica suele relacionarse más con los niños, pero también se realiza a adultos. Aunque cada caso debe valorarse individualmente, las amígdalas se extirpan (amigdalectomía) en varios casos:

  • Cuando se produce una obstrucción de la vía aérea.
  • Una inflamación crónica persistente, es decir, una amigdalitis, especialmente debida a un germen (estreptococo beta-hemolítico del grupo A).
  • Si existen infecciones que no terminan de desaparecen a pesar de los tratamientos.
  • Si existe dificultad para tragar, masticar o por mal aliento.
  • En caso de cáncer de amígdala.

Unas amígdalas grandes pueden producir ronquido durante el sueño y este puede ser un signo de apnea obstructiva del sueño (AOS), que consiste en una obstrucción parcial o total de la vía aérea cuando se duerme.

Las personas muchas veces no se dan cuenta porque están dormidos, pero produce síntomas como despertares frecuentes, ronquido y, a su vez, sensación de fatiga al no lograr un sueño reparador.

En cualquier caso, la situación requiere una evaluación por un especialista para valorar las amígdalas y, también, una prueba del sueño para confirmar que, efectivamente, se trata de apnea obstructiva del sueño.

Las amígdalas se pueden quitar por completo o de forma parcial, según el criterio médico. Es una operación que actualmente se lleva a cabo bajo anestesia general.

El acceso que utiliza el cirujano es a través de través de la boca, mediante la colocación de una herramienta llamada abrebocas, que permite la visualización y las maniobras.

Existen diferentes métodos para realizarla. Entre ellas encontramos las técnicas frías (con bisturí frío o tijeras) y las que utilizan electrocauterio o radiofrecuencia.

Sea cual sea el tipo de técnica utilizada, producirá dolor de garganta en los días siguientes de la intervención. Es inevitable. Durante unos días el paciente deberá tomar calmantes según una pauta que será indicada por el cirujano.

  • Existe un pico máximo de intensidad del dolor entre el cuarto y el sexto día posterior a la intervención; a partir de la semana se da una mejoría considerable.

Hay que tener en cuenta que siempre se formará una capa blanquecina sobre la zona intervenida mientras esté cicatrizando, que desaparecerá por completo a medida que pasen los días. Esta capa puede producir un poco de mal aliento y sabor de boca.

La retirada parcial de tejido es, lógicamente, menos dolorosa y el sangrado es mínimo.

Pero volviendo a las razones que indican una intervención de este tipo, es importante tener en cuenta que hay otras causas que pueden ocasionar el ronquido, no solo la presencia de unas amígdalas grandes.

Por ejemplo, puede provenir de otras alteraciones anatómicas que favorecen esta situación, como son:

  • Una desviación del tabique. Cuando genera una obstrucción nasal se valora la intervención quirúrgica para corregir la deformación y facilitar la respiración y el descanso del paciente. A esta cirugía se le llama septoplastia.
  • Vegetaciones (seguramente habrás oído que también se les llama adenoides). Es un tejido situado tras el paladar, en la parte posterior de las fosas nasales. Tiende a desaparecer con la edad, pero en ocasiones permanece en la edad adulta. Si hay un exceso, puede provocar obstrucción nasal.
  • Un paladar blando y una úvula muy flácida (campanilla). En ocasiones, sobre todo si se duerme boca arriba, estos tejidos pueden dificultar la entrada de aire y, por lo tanto, la respiración.
  • Hipotonía (poco tono) de la musculatura de la lengua.
  • Sobrepeso. Las personas con sobrepeso y obesidad tienen más grasa en la zona abdominal y en el cuello, lo que dificulta la respiración. Además, suelen dormir boca arriba.