el balnqueamiento dental no siempre conviene

Actualizado el

el balnqueamiento dental no siempre conviene

Aunque es cierto que la dentadura "blanco folio" que lucen algunos famosos resulta antinatural (¡los dientes no son de ese color nunca!), también es verdad que a todos nos gustaría preservar su tono natural por más tiempo.

Y es que, aunque nos parecen más atractivos los dientes blancos, no tienen por qué ser "mejores" que los amarillos. Hay dientes "coloreados" o con manchas perfectamente sanos.

"Una dentadura perfecta y alineada es nuestra carta de presentación en una sociedad hedonista. Pero se llegan a demandar colores que no existen en la naturaleza, como el 'blanco folio'. Llega a ser patológico", alerta el Dr. Óscar Castro, estomatólogo y odontólogo, presidente del Consejo de Dentistas de España.

Deberíamos ocuparnos más de su salud que de su color

Además, hay que saber dónde está "el límite" y cuáles son los peligros de intentar blanquear en exceso nuestros dientes.

a veces la solución es sencilla

Si has notado que tus dientes se han oscurecido, puedes intentar recuperar su tono natural, pero ten en cuenta que a veces no hace falta recurrir a tratamientos agresivos:

  • Las manchas externas pueden deberse a ciertas bacterias (cromógenas), pigmentos alimentarios (como los taninos), la clorhexidina de los colutorios o el tabaco. Se eliminan con una limpieza dental y el cepillado habitual después de cada comida. No suponen un verdadero problema si se mantienen hábitos higiénicos.

Relacionado con este artículo

  • Las que han penetrado en la dentina a través de un esmalte poroso o las que se han generado dentro del diente son más difíciles de eliminar. En este caso sí se puede recurrir a los tratamientos de blanqueamiento profesional o a las carillas de porcelana blanca (unas láminas que el dentista pega sobre el diente).

El blanqueo no sirve para todos

En caso de que recurras a los blanqueamientos, debes tener en cuenta cuándo no convienen o cuáles son sus "límites".

  • ¿Sufres de sensibilidad dental? Los productos blanqueadores no se recomiendan en este caso, ya que pueden aumentar las molestias y empeorar la situación.

Relacionado con este artículo

  • Cuando existe alguna otra patología oral. Está contraindicado en caso de enfermedad periodontal, caries o fractura de algún diente, por ejemplo. "Hay que tener en cuenta que los agentes blanqueantes que liberan oxígeno para destruir los pigmentos son agresivos", advierte el Dr. Óscar Castro.

Puede empeorar los síntomas de la sensibilidad dental

  • Si llevas un empaste en un diente frontal... El tratamiento no actúa sobre determinados materiales y se nota la diferencia.

Relacionado con este artículo

puede conllevar algunos riesgos

Los tratamientos blanqueadores profesionales siempre deben ser supervisados por un odontólogo, y el motivo es claro: pueden provocar daños.

  • Pueden afectar a la encía y al diente. ¿Verdad que cuando tocamos agua oxigenada nos deja la piel blanca y nos puede provocar hasta picazón? ¡Pues imagina eso en una encía! Puede quemarla, o dañar irreversiblemente los dientes. Por ello, es imprescindible acudir a un especialista de confianza.

Los productos blanqueadores pueden quemar la encía

  • A veces resulta doloroso. "Según la porosidad del esmalte, si el producto llega a tocar el nervio, la experiencia puede ser muy dolorosa. Es indispensable el diagnóstico previo de un profesional", alerta el Dr. Castro.

vigila con los blanqueadores de uso doméstico

Existen productos que prometen aclarar hasta 8 tonos tus dientes. Desconfía. Los odontólogos dicen que ¡es imposible!

Relacionado con este artículo

  • Cómo funcionan. Lo que hacen algunas pastas dentífricas "blanqueadoras" sobre todo es "pulir" con sustancias abrasivas. Pueden servir para eliminar manchas superficiales. Otros tiñen temporalmente el diente con partículas violetas que se fijan al esmalte y contrarrestan el amarillo de la dentina, creando una ilusión óptica.
  • Tienen un poder blanqueante limitado. Los productos blanqueadores de uso doméstico llevan peróxido de hidrógeno o de carbamida. Ambos desprenden oxígeno, que es el que destruye los pigmentos. Pero como el oxígeno es muy lábil, se evapora o mezcla con la atmósfera en el caso de los dentífricos.

Los "blanqueantes" de los dentífricos se evaporan antes de actuar

  • Vigila el producto que eliges. La legislación permite que se puedan vender en farmacia (y solo a mayores de 18 años) productos cosméticos dentífricos con hasta un 0,1% de peróxido de hidrógeno o peróxido de carbamida. Concentraciones superiores no son seguras.
  • Los tratamientos blanqueadores suelen prescribirse para terminar un tratamiento en la clínica, pero siempre deben usarse bajo supervisión médica.