Eva Mimbrero
Eva Mimbrero

Periodista especializada en salud

El diagnóstico de enfermedades frecuentes se redujo a la mitad
iStock by Getty Images

La carga que la pandemia de la Covid-19 ha supuesto sobre los servicios de atención primaria ha sido tremenda. Durante meses han dedicado gran parte de sus recursos a la detección y a la atención de los pacientes infectados por el SARS-CoV-2.

Pero, lógicamente, el resto de enfermedades han seguido su curso a pesar de la pandemia. ¿Hasta qué punto ha afectado la crisis sanitaria global al diagnóstico de otros trastornos?

"La atención primaria ha hecho un esfuerzo extraordinario", remarca el Dr. Sisó-Almirall

  • Uno de sus grupos de investigación, liderado por el doctor Antoni Sisó-Almirall, ha analizado los casos detectados en tres centros de atención primaria de Barcelona de una treintena de patologías en 2020, y ha comparado los datos con la media de los años 2017, 2018 y 2019.

Los resultados han sido muy reveladores: la reducción en la detección de patologías o factores de riesgo como la hipertensión, el colesterol alto, la diabetes o la osteoporosis ha sido drástica, informan desde el IDIBAPS.

EPOC y cardiopatías, las más afectadas

El análisis de los datos muestra que la enfermedad en la que más se ha reducido el diagnóstico en 2020 ha sido la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), en la que se han detectado la mitad de casos que en los años anteriores.

En cambio, en otros trastornos que pueden afectar al pulmón, como el cáncer, el diagnóstico ha aumentado.

  • "Esta mayor incidencia del cáncer de pulmón puede estar relacionada con el aumento de radiografías pulmonares debidas a la pandemia", apuntan los autores en el informe.
  • Los casos de ansiedad también han aumentado. Y, sin duda, todo lo vivido durante la pandemia ha influido en ello.

Tras la EPOC, han sido la cardiopatía isquémica, el hipotiroidismo y el melanoma las afecciones menos diagnosticadas durante la pandemia. El siguiente gráfico elaborado por el IDIBAPS resume muy bien hasta qué punto la Covid-19 ha repercutido en el manejo del resto de enfermedades.

menos diagnostico enfermedades comunes
saber vivir

Como has visto, alteraciones muy comunes que, si no se detectan y tratan, pueden acabar complicándose, como el colesterol alto, la diabetes, la hipertensión y la osteoporosis, se han detectado mucho menos en 2020 que en los años inmediatamente anteriores.

Por qué ha habido menos diagnósticos

Son varios los factores que han propiciado esta reducción del número de diagnósticos. Y uno de las principales es el esfuerzo titánico llevado a cabo desde la atención primaria para intentar frenar la expansión del SARS-CoV-2.

  • "Debemos tener en cuenta que los centros de atención primaria han detectado más del 80% de casos de Covid-19, aparte de hacer un seguimiento de los pacientes y sus contactos", explica el doctor Sisó-Almirall.

La atención no se ha centrado únicamente en los centros de salud. Parte de sus profesionales se han desplazado a residencias y escuelas para realizar pruebas masivas de detección. Y cabe recordar también que la campaña de vacunación ha supuesto una gran carga de trabajo para la atención primaria.

  • Por tanto, "priorizar la Covid-19 y su atención en los centros de primaria ha producido un desplazamiento en la atención y el registro del resto de enfermedades", remarca el investigador del IDIBAPS.

La pandemia también ha provocado cambios en la organización de las consultas.

  • Para evitar la atención presencial, y minimizar el riesgo de contagio, se han priorizado las videoconsultas, las consultas por teléfono o por correo electrónico. Y el temor a contagiarse ha hecho que alguna gente deje de ir al médico a pesar de no sentirse bien. Todo esto también ha podido influir en la reducción en el diagnóstico de otras enfermedades comunes.

Además, durante la pandemia, sobre todo en los primeros meses, se anularon un gran número de visitas. En este sentido, una encuesta llevada a cabo por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) reveló que el 33% sufrió la cancelación de una visita médica, y a un 66% se la aplazaron.

Más recursos para revertir la tendencia

Ante estas cifras alarmantes, los investigadores subrayan la necesidad de invertir más recursos en la atención primaria.

  • Los resultados de este estudio deben servir para que "los planificadores sanitarios refuercen la atención primaria para que esté suficientemente preparada no sólo para atender todo lo que no se ha podido atender en el último año, sino también futuras pandemias que nos puedan venir", concluye el doctor Sisó-Almirall.

Una reclamación en la que también coinciden los usuarios de la sanidad pública. En un informe que se llevó a cabo durante lo primeros meses de la pandemia entre ellos, una de sus principales demandas es que aumentara el personal.