Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Estudian nuevos tratamientos para el cáncer de mama con metástasis cerebral
iStock by Getty Images

Se calcula que entre un 10 y un 16% de las mujeres con cáncer de mama metastásico desarrollan metástasis en el cerebro.

Un porcentaje que se eleva hasta el 30% si se incluyen los datos de las autopsias, ya que es habitual que estas metástasis no se detecten correctamente durante el tratamiento de la paciente.

Aunque la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama ha mejorado gracias a los avances en el diagnóstico y tratamiento, el pronóstico cuando se producen metástasis cerebrales aún sigue siendo muy malo, con una tasas de supervivencia inferiores al 50% el primer año.

Actualmente el cáncer de mama con metástasis cerebral no tiene cura, pero se estudian fármacos para frenar la progresión de la enfermedad, cronificándola y paliando sus síntomas para mantener una calidad de vida.

Este es el objetivo de dos ensayos clínicos del Instituto Catalán de Oncología de Badalona promovidos por la compañía de investigación MEDSIR, que probarán la eficacia de dos tratamientos que pueden ser una alternativa a los actuales y mejorar así el pronóstico de la pacientes.

Cáncer de mama y metástasis en el cerebro

"El cáncer de mama que tiene mayor predisposición a desarrollar metástasis en el cerebro es el HER2", explica a Saber Vivir la Dra. Iris Teruel, oncóloga médica del ICO.

Se llama así porque expresa la proteína HER2 en la membrana de las células cancerígenas y esta sirve de puerta de entrada a dichas células.

"Esto no quiere decir que el resto de tumores de mama no hagan metástasis en el cerebro, pero no es tan habitual como en el caso del HER2", señala la oncóloga.

  • Una metástasis se produce cuando las células de un tumor primario, en este caso un tumor de mama, son capaces de pasar al torrente sanguíneo primero y después instalarse en otra parte del cuerpo.
  • En un principio, cualquier tumor primario puede originar metástasis en un órgano del cuerpo. Sin embargo, la realidad es que hay ciertos tipos de cáncer que por sus características tienen más probabilidades de hacer metástasis en lugares concretos.

En el caso del cáncer de mama con metástasis cerebral, las células cancerígenas tienen que atravesar la barrera hematoencefálica del cerebro.

Se trata de una especie de barrera selectiva que regula la entrada de sangre, así como de sustancias que pueden ser perjudiciales para el cerebro (bacterias, virus, fármacos...).

Las células del cáncer de mama HER2 tienen la capacidad de atravesar la barrera hematoencefálica del cerebro.

la progresión del cáncer de mama

"Afortunadamente, la mayoría de cánceres de mama se diagnostican de forma localizada, cuando todavía no han progresado. De forma metastásica diagnosticas apenas un 5 o 10%", señala la oncóloga.

Una vez diagnosticados, normalmente los tumores HER2 de mama suelen progresar entre los 3 y 5 años siguientes.

Se sabe que uno de los factores que aumenta el riesgo de metástasis cerebral en un cáncer de mama es la edad. Según señalan desde el portal para pacientes Convive con el cáncer de Medsir, cuanto más joven es la paciente más riesgo hay de metástasis cerebral.

Sin embargo, también es cierto que las pacientes más jóvenes tienen mejor pronóstico.

En cuanto a los síntomas de cáncer de mama con metástasis cerebral, los más comunes son:

  • Dolor de cabeza, náuseas y mareos.
  • Deficiencias neurológicas que pueden afectar al habla, la visión o la coordinación por la presión de los tumores en una zona del cerebro.
  • Convulsiones.

tratamientos actuales

Los tratamientos han avanzado en los últimos años y la progresión cerebral del cáncer de mama se va retardando, aunque hay margen de mejora.

Actualmente, las terapias habituales para el cáncer de mama con metástasis cerebral son la radiocirugía y la radioterapia, es decir, se opera para extraer el tumor y se aplica radioterapia.

Pero cuando estos tratamientos no frenan el avance de la metástasis, no existe una terapia concreta para estas pacientes.

No hay fármacos quimioterápicos ni terapias dirigidas que funcionen porque no son capaces de atravesar la barrera hematoencefálica del cerebro, la barrera protectora entre los vasos sanguíneos y el fluido cerebral, lo que impide que los medicamentos puedan llegar allí donde deben actuar.

Dos fármacos prometedores

El ICO de Badalona tiene dos ensayos clínicos en marcha para probar la eficacia de dos fármacos:

  • Uno de ellos es el trastuzumab deruxtecan. Este fármaco se probará en pacientes con cáncer de mama avanzado HER2 positivo que presenten metástasis cerebrales y cuyo cáncer haya progresado tras recibir un tratamiento local.

"Trastuzumab deruxtecan es un anticuerpo dirigido contra HER2, proteína responsable de la propagación de las células cancerosas en este tipo de cáncer de mama. En estudios prelimiares este fármaco ya ha dado resultados muy positivos", afirma la Dra. Iris Teruel.

Si los resultados de este ensayo llamado DEBBRAH son buenos, el fármaco se podría utilizar como opción de tratamiento en todas las pacientes con cáncer de mama metastásico, independientemente de la presencia de metástasis en el cerebro.

Es un tratamiento poco tóxico que podría evitar opciones como la radioterapia en toda la cabeza, que sí tiene una gran toxicidad.

  • Por otro lado, el ensayo clínico PHENOMENAL evaluará la eficacia de otro fármaco, irinotecan liposomal, en pacientes con cáncer de mama HER2 negativo, es decir, que no expresen la proteína HER2.

Este fármaco actúa impidiendo que el ADN pueda replicarse cuando se va a formar una nueva célula cancerígena, lo que ayuda a que se paralice el crecimiento y desarrollo del tumor.