quimio

Actualizado el

quimio

Un diagnóstico de cáncer de mama es un shock emocional muy fuerte para la mujer. La noticia provoca desconcierto, miedo... y a esta incertidumbre inicial se une luego el malestar físico que pueden generar los tratamientos destinados a combatir la enfermedad. Los siguientes consejos te ayudarán a vivir el proceso de la mejor forma posible.

¿Notas que has perdido sensibilidad?

Si no sientes dolor al quemarte o al recibir un golpe, podrías sufrir neuropatía periférica. Un estudio publicado en Journal of the National Cancer Institute revela que las pacientes con cáncer de mama que reciben quimioterapia pueden presentar síntomas de esta dolencia, propia de la diabetes.

  • Afecta al sistema nervioso periférico y se pierde sensibilidad en manos y pies porque los nervios se adormecen.

También puedes notar debilidad muscular, estreñimiento, mareos...

  • Los autores de la investigación aseguran que los síntomas pueden durar incluso años tras finalizar el tratamiento de quimioterapia, y que afectan mucho a la calidad de vida de la paciente.
  • Si crees que sufres este trastorno, consulta con tu médico la opción de probar con otros fármacos que no produzcan este efecto.

¿Te sientes cada vez más cansada?

El cansancio es una factura habitual para las mujeres que se someten a este tipo de tratamientos, pero puede aliviarse.

  • Es muy importante que lleves una dieta equilibrada (no debe faltarte ningún nutriente) y, sobre todo, que hagas ejercicio (siempre adecuado a tu situación).
  • Si no puedes caminar media hora diaria a paso ligero, anda 10 minutos y a tu ritmo. Aunque te cueste, procura convertirlo en un hábito.

El ejercicio crea masa muscular y te ayudará a sentirte más fuerte

  • Cuando hagas cualquier tarea, descansa cada 15 minutos. No esperes a cansarte para parar: dosifica tu energía.

¿Tienes el ánimo por los suelos?

Ahora más que nunca es importante que busques el apoyo de familiares y amigos. Es clave que no te sientas sola. También hay grupos de ayuda para pacientes con cáncer de mama.

Relacionado con este artículo

  • La figura del psicooncólogo está ganando peso. “Nuestra tarea es acompañar a la mujer durante el proceso y darle todas las herramientas para poder controlar sus emociones”, explica a Saber Vivir Patrizia Bressanello, psicooncóloga de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) . Y aunque este perfil profesional es cada vez más habitual en las unidades de patología mamaria de los hospitales, no está en todas. Si es tu caso, debes saber que existen asociaciones (AECC, GEPAC…) que ofrecen atención psicológica gratuita a pacientes y familiares.

Lo qué puedes hacer tú para afrontarlo con serenidad

No solo los demás pueden aliviar tu preocupación y tu malestar mientras te estás tratando. Tú también puedes hacer mucho por sentirte mejor, y a veces bastan pequeños gestos para lograrlo. La psicoóncologa Patrizia Bressanello recomienda los siguientes:

  • Confía mucho en tu equipo médico. Tener la confianza de que estás en las mejores manos te va a dar una gran tranquilidad.
  • Cuidado con la información que consultas. Si necesitas saber más sobre tu enfermedad acude a fuentes fiables. Cuidado con los foros porque podrías alarmarte innecesariamente.
  • Céntrate en el aquí y el ahora. Un tratamiento de cáncer puede ser un proceso largo y duro en ciertos momentos, pero no te agobies con lo que vendrá.

Ve paso a paso y afronta los problemas según vayan surgiendo

  • Deja claro cómo quieres que te traten. Hay quien por ayudar agobia y quien se aleja por no molestar. Que tu entorno encuentre el punto medio depende de ti. Un “me gustaría que…” o “preferiría que no…” pueden ser de gran ayuda.
  • Baja el ritmo, no pasa nada. Las mujeres solemos asumir muchos roles (madre, ama de casa…) y puede que tengas que renunciar a alguno. Pide ayuda y delega.

¿No te gusta la mujer que ves en el espejo?

Cuando a una mujer le dicen que tiene que recibir un tratamiento quimioterápico, una de las cosas que pueden inquietarle es la caída de pelo o el aspecto que tendrá su cutis. Y es que, aunque se trate de una cuestión física, ese cambio de imagen afecta a su autoestima.

  • Existen talleres de maquillaje para pacientes con cáncer de mama. La Fundación Stanpa, por ejemplo, organiza estos talleres en hospitales públicos.

Desde Saber Vivir queremos que tengas muy presente que, ante el cáncer de mama, no estás sola. Busca la ayuda necesaria para sentirte acompañada si lo necesitas y, también, permítete momentos contigo misma para desconectar de todo si el cuerpo y la mente te lo piden.