Por Pablo Cubí, periodista

cartilla coronavirus madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Ayuso, ha presentado una serie de medidas para atajar los crecientes contagios de coronavirus.

Madrid no ha registrado un gran nivel de transmisión, aunque los brotes han ido aumentando estas semanas de un modo parecido a la situación que ha acabado llevando a Barcelona a tomar medidas más drásticas.

Una de las medidas estrellas de Madrid ha dejado sorprendidos a muchos. Se trata de la cartilla Covid-19, con la que pretendía tener una especie de pasaporte de la gente que ya ha pasado la enfermedad y que, en teoría, tendrían inmunidad.

La propuesta la hizo Ayuso con la recomendación para que se extienda a toda España.

La medida en lugar de crear apoyos, ha creado mucha polémica.

¿UNA CARTILLA DE ACCESO?

La primera versión de la propuesta, la que presentó la presidenta madrileña, ofrecía la opción de que algunos ciudadanos pudieran acceder a cines, museos o gimnasios con mayor libertad.

De todas formas, la presidenta no fue muy explícita en los privilegios que supondría.

La cartilla de Madrid pretende ayudar a evitar confinamientos

  • Se trata de un control que permite demostrar "quiénes en estos momentos no pueden contagiar y ser contagiados”.
  • Permitiría volver a una cierta normalidad. “Y de manera paralela proteger al vulnerable”.
  • Ayuso habló de una cartilla similar a la de vacunación. Una manera “de evitar confinamientos”.

la medida crea amplio rechazo

Es una medida que ni el Gobierno ni la Organización Mundial de la Salud contemplan”, dijo con claridad el ministro de Sanidad español, Salvador Illa.

El ministro fue especialmente seco en su valoración. Y recalcó que desde Madrid no le habían informado.

Varias organizaciones de consumidores tampoco han visto bien la medida:

  • La federación de consumidores Facua emitió un comunicado en que señalaba que la cartilla no tiene “ninguna base científica y que podría vulnerar, entre otras, la normativa de protección de datos”.

En caso de que se obligara a utilizar la cartilla para entrar en locales o utilizar servicios sería revelar información sanitaria, especialmente protegida.

  • La OCU también ha publicado una nota en que ha calificado de medida desacertada.

Es preocupante que se pongan en marcha iniciativas sin respaldo sanitario”, explican.

  • Los inmunólogos tampoco la secundan. “A día de hoy, la cartilla COVID no tiene utilidad”, ha sentenciado el presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), el doctor Marcos López Hoyos.

POR QUÉ ES TAN POLÉMICA

Ya se ha hablado varias veces de este tipo de cartilla o pasaporte inmunológico, que, en teoría, daría más tranquilidad y libertad.

Médicos, políticos y consumidores critican la propuesta

Hay varios factores que hacen que se ponga en duda:

  • Éticamente es dudosa. No está claro que desde el punto de vista moral se pueda aceptar.

Se empieza discriminando por no haber pasado el coronavirus y se pasa a descartar candidatos a un trabajo por ser diabéticos o padecer del corazón.

  • La garantía jurídica. Cualquier dato de salud ha de estar especialmente protegido y contar con todas las garantías.
  • No hay garantías médicas. No hay evidencia científica completa de que los que han pasado la Covid-19 estén totalmente inmunizados.

Puede depender del nivel de anticuerpos. Tampoco se sabe cuántos habrían de tener. Y de tenerlos, no se sabe aún por cuánto tiempo son efectivos.

Ni tampoco está claro que los que ya no tienen anticuerpos no puedan ser inmunes. Hay otras formas que dan inmunidad más allá de los anticuerpos.

MADRID RELATIVIZA LA PROPUESTA

La Comunidad de Madrid, a través de una intervención del vicepresidente, Ignacio Aguado, se ha apresurado a relativizar la intención exacta de la cartilla.

Lo cierto es que la propuesta final “no es ningún pasaporte de inmunidad y no busca generar privilegios ni beneficios”.

  • Se trata de un registro que será una prueba piloto y que se pondrá en marcha en septiembre.
  • Lo que pretende es tener información actualizada de las personas que se han realizado algún tipo de test, ya sea una PCR o una prueba rápida que detecta anticuerpos.

Estará disponible para los servicios de salud de la Comunidad de Madrid y para el uso del ciudadano si lo considera oportuno”, ha explicado Aguado.

El vicepresidente ha insistido que no dará privilegios a nadie, pese a que Ayuso había dicho que podría abrir accesos a cines o gimnasios.

Tags relacionados