Asesorado por la Dra. Ana Ferrer, presidenta de la Fundación Española de Toxicología Clínica.

Por Diana Llorens

lejia

Una de las medidas más importantes para evitar el riesgo de contagio por la COVID-19 es la higiene de las superficies y utensilios de nuestro alrededor.

  • El lejía es uno de los desinfectantes que, según los estudios, elimina el virus.
  • Eso sí, al usarla se deben tomar algunas precauciones para evitar intoxicaciones, tanto respiratorias como dermatológicas.

De hecho, el Servicio de Información Toxicológica (SIT) del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses ya ha alertado del aumento de en las intoxicaciones en los últimos meses a raíz del furor por eliminar el virus de la COVID-19.

En concreto, durante el mes de marzo y las dos primeras semanas de abril se recibieron 11.337 consultas telefónicas, lo que supone un incremento de 1.655 llamadas con respecto al mismo periodo del año 2019.

  • Las principales consultas fueron sobre el uso de lejías y otros desinfectantes de superficies.
  • En un 26,1% de los casos atendidos la lejía se había mezclado con otros productos (principalmente amoníaco, pero también salfumant, vinagre, alcohol, anticalcáreos, limpiahogar o lavavajillas).

¿Por qué es tóxica la lejía?

“La lejía es tóxica porque es cáustica”, nos explica la Dra. Ana Ferrer, presidenta de la Fundación Española de Toxicología Clínica.

Produce potencialmente, cuando está muy concentrada, una lesión en la parte del cuerpo con la que entra en contacto”, nos detalla la especialista.

“Si se mezcla, cosa que no hay que hacer nunca, con otro tipo de productos de limpieza como el salfumán o el amoniaco, produce una reacción química que emite cloro al ambiente y eso produce una irritación de las vías respiratorias”, advierte la Dra. Ferrer.

¿Cuál es la proporción adecuada de lejía para limpiar?

Se ha comprobado que una disolución del 0,1% de hipoclorito de sodio es suficiente para eliminar la mayoría de microorganismos patógenos, entre ellos el coronavirus que causa la COVID-19.

  • La lejía que adquirimos en las tiendas es una disolución de hipoclorito de sodio en agua (en una concentración que suele ser de entre el 3,5% y el 5%, dependiendo del fabricante).

¿Cuánta cantidad uso para limpiar? Una proporción adecuada para limpiar suelos o superficies, comenta la Dra. Ferrer, serían aproximadamente “25 ml de lejía por cada litro de agua”. Vendrían a ser 2 cucharadas soperas por litro.

Además de los riesgos para la salud, una concentración más alta puede estropear las superficies.

¿HAY QUE ventilar al usar lejía?

Es aconsejable ventilar la zona que estemos lavando con lejía.

“Si hay mucha concentración en el ambiente, a veces puede producir un poco de irritación de ojos, lagrimeo o rinorrea, comenta la Dra. Ferrer.

¿La lejía Se puede mezclar con algún producto?

Nunca se debe mezclar con otros productos de limpieza.

“Cuando se mezcla produce cloro o cloramina que son gases muy irritantes, comenta la Dra. Ferrer. Estos gases pueden provocar problemas respiratorios graves que pueden llegar a ser graves.

¿Hay que eliminar el polvo antes de desinfectar con lejía?

Sí. Para que la desinfección sea efectiva, antes de limpiar con lejía hay que eliminar el polvo o la suciedad de las superficies con un paño húmedo.

¿Se puede vaporizar sobre la piel?

“De ninguna manera”, afirma tajante la Dra. Ferrer. La lejía en contacto con la piel puede producir lesiones y no es una manera apropiada de desinfectarse.

  • Para la desinfección de las manos o cualquier otra parte del cuerpo debemos utilizar agua y jabón o una solución hidroalcohólica.

¿Se puede utilizar lejía para desinfectar alimentos?

“Echar unas gotitas de lejía en el agua para limpiar los productos del huerto”, explica la Dr. Ferrer, es una practica que se ha hecho siempre y por la que no pasa nada. Siempre que sean unas pocas gotas en el agua y luego se aclare muy bien.

  • Sin embargo, aclara la doctora, los productos del supermercado están muy controlados y no es necesario utilizar lejía para lavarlos.

¿La lejía sirve para desinfectar las calles?

En algunos municipios se ha utilizado lejía y otros desinfectantes de forma descontrolada para desinfectar las calles e incluso las playas.

Desde el Colegio de Biólogos de Cataluña advierten:“Los efectos sobre la salud y el medioambiente de esta actuación sin control, animada por diversas administraciones con buena fe, pánico y desconocimiento a partes iguales, pueden haber sido, en muchos casos, gravemente negativos.”

  • Un estudio publicado den la revista Science alerta sobre la toxicidad de que los desinfectantes clorados que se aplicaron en las calles de Wuhan durante crisis sanitaria y sobre sus efectos en el suministro de agua de la ciudad.

¿Existen alternativas a la lejía más respetuosas con el medioambiente?

Sí, existen productos sostenibles y menos nocivos para el medioambiente que la lejía. El vinagre, el bicarbonato de sodio o el agua oxigenada serían algunos ejemplos.

Sin embargo, a día de hoy sabemos que los productos eficaces para acabar con el coronavirus son el jabón, el alcohol a una concentración superior al 70% y los desinfectantes de uso doméstico como la lejía.

Recuerda que la lejía (y el resto de productos de limpieza) se debe mantener siempre fuera del alcance de los niños para evitar accidentes domésticos.

Tags relacionados