Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

¿Cómo podemos frenar la cadena de contagios de la quinta ola?
iStock by Getty Images

La quinta ola de la pandemia en España nos está desbordando en todos los aspectos, menos el hospitalario. Somos el mayor foco de infección de Europa junto con Portugal.

  • Más de la mitad de todos los contagios de las últimas semanas en la UE se han dado en la península Ibérica.

La curva de positivos está disparada. Tenemos un nivel de casos semejante al mes de mayo del 2020. Y eso que en aquella primera ola España tardó en tener capacidad para detectar con efectividad el número real de positivos.

  • Un factor ha hecho que ahora mismo no estemos todos encerrados de nuevo con restricciones: la vacunación.

Las vacunas han protegido a una parte significativa de los grupos más vulnerables y las hospitalizaciones y cifras de muertes no están tan afectadas. Lo que no quiere decir que no estemos pagando ya algunas consecuencias.

En qué nos perjudica la nueva ola

La nueva subida de contagios está teniendo efectos negativos, sanitarios y económicos, en varios aspectos.

  • La atención primaria se colapsa. La mayoría de enfermos de covid ahora son leves. Eso libra a los hospitales, pero afecta mucho a la primera línea asistencial.

No pueden atender a tantas peticiones de test para ver si se han contagiado, y muchos centros asistenciales están pidiendo a los que llaman que se confinen sin opción a confirmar si tienen o no la covid, tengan o no síntomas.

La atención primaria está desbordada para hacer test a todos los contactos

  • Cancelaciones de turistas. El Gobierno francés ha pedido abiertamente que no se vaya de viaje a Cataluña, ahora uno de los focos más grandes de transmisión.

Tampoco extraña la bajada de las expectativas de visitantes. La gran mayoría de países de Europa tienen una tasa media de 50 casos por cien mil habitantes. En España ya estamos en alto riesgo, por encima de 250. Y con Navarra y Cataluña disparadas, por encima de los 500 casos.

  • Nuevas restricciones. Pese a que el Gobierno central no quiere entrar en dar marcha atrás en la apertura, las comunidades autónomas asumen que no podemos seguir a este ritmo.

Canarias ha acotado en Tenerife la actividad en espacios públicos y pide el toque de queda de nuevo. Valencia, Cataluña, Cantabria o Murcia han vuelto a cerrar el ocio nocturno.

¿Qué puedo hacer para frenar los contagios?

La manera de frenar en seco esta escalada disparada es hacer caso a las medidas que ya existen. Porque el problema ha sido el incumplimiento, no la desescalada.

  • La mascarilla siempre ha sido obligatoria en aglomeraciones, en charlas con amigos sin distancia incluso al aire libre. ¿Cuántos se la han saltado? Y no solo jóvenes.
  • Reduzcamos la agenda social. Las relaciones no se han limitado. Lo que es de lógica es que en un ambiente de fuerte transmisión es mejor si no incrementamos precisamente a hora las reuniones, mezclando grupos que no vemos normalmente.
  • Asumamos que todos podemos contagiar. Tengámoslo bien presente. Incluso los vacunados no están libres de contagiarse y transmitir el virus, aunque ellos tengan una covid asintomática o leve.
  • Seamos solidarios. Hemos de comprender que los sanitarios no pueden hacer más. Cumplamos las cuarentenas a la mínima sospecha de ser contacto directo o de poder habernos infectado, incluso si no nos pueden hacer un test de antígenos o PCR.

¿Quién debe hacer la cuarentena?

Las autoridades sanitarias han advertido que hay indicios de que muchos se están saltando la obligatoriedad de esta cuarentena. Especialmente los asintomáticos a los que no les pueden hacer un test.

Si tienes la vacuna completa y una PCR negativa, puedes saltarte la cuarentena

La cuarentena es un aislamiento en casa de diez días. La deben hacer:

  • Las personas que tienen síntomas sospechosos de covid. Hoy esos síntomas son tan amplios, que actuar con responsabilidad sería aislarse ante una cualquier síntoma de enfermedad vírica, incluso si nos parece leve: tos, mocos, fiebre, cansancio.

La nueva variante delta, que se está haciendo mayoritaria en España y ya lo es en Portugal, puede dar síntomas parecidos a un resfriado común.

  • Los contactos estrechos no vacunados con las dos dosis. Un contacto estrecho son los convivientes o quien ha estado más de diez minutos con un caso confirmado.

Un contacto de un contacto no es un contacto”, reza un axioma de los epidemiólogos. Es decir, si tu hijo ha sido contacto estrecho de un caso, él sí tiene que hacer cuarentena. Tú no, a no ser que él tenga síntomas o dé positivo en una prueba.

Qué pasa con los ya vacunados

Tener una dosis de la vacuna no es estar plenamente inmunizado y no cuenta. Más con la variante delta que se ha comprobado que esquiva mejor la inmunidad una sola dosis.

¿Y si son contacto y tengo la pauta completa de la vacuna? Las autoridades sanitarias admiten que no hace falta que hagas la cuarentena si tienes una PCR negativa.

El problema es el colapso. Así que si no es posible hacerte la prueba, lo lógico es que te quedaras en casa por precaución.

En el Reino Unido, por ejemplo, son aún más estrictos y exigen un test rápido de antígenos diario antes de poder salir a la calle, incluso si ya estás vacunado.

La realidad es que estamos en una situación en la que se apela más a la buena voluntad de todos que a un ordenamiento estricto.