Por Soledad López, periodista especializada en salud

Tener cefalea es una señal de que la Covid-19 será leve y durará menos
iStock by Getty Images

Saber si la Covid-19 tendrá mejor o peor pronóstico es clave para adelantarse a las complicaciones y aplicar tratamientos que eviten males mayores.

Y los síntomas que presenta la enfermedad pueden ser una auténtica bola de cristal que predicen hacia dónde evolucionará el enfermo.

La cefalea es uno de ellos. Se trata de uno de los síntomas neurológicos que más se asocian a la Covid-19. Sin embargo, hasta ahora poco se había ahondado en su capacidad predictiva del curso de la enfermedad.

Ante tal vacío, un equipo de investigadores del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona decidió buscar una asociación entre este síntoma y el pronóstico de Covid-19, y lo han encontrado:

  • La presencia de cefalea se asocia a una mejor evolución de la enfermedad. De hecho, en las personas que la sufren, la Covid-19 dura de media una semana menos.

En el estudio han participado los Servicios de Neurología y de Inmunología del Hospital Universitario Vall d'Hebron y los grupos de investigación en Cefalea y Dolor Neurológico y en Inmunología Diagnóstica del Vall d'Hebron Instituto de Investigación (VHIR). Los resultados han sido publicados en la revista Cephalalgia.

la cefalea acorta la enfermedad

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron los síntomas y la evolución de 130 pacientes de Covid-19 que llegaron a Urgencias de Vall d'Hebron a lo largo de tres semanas entre marzo y abril de 2020.

A pesar de que la Covid-19 es una infección respiratoria, todos ellos fueron atendidos por un neurólogo.

Era la época más dura de la pandemia. Los hospitales tuvieron que reorganizarse y los médicos, de una especialidad u otra, se volcaron en los casos de Covid-19. Algo que al final ha resultado positivo para el estudio de la enfermedad:

Un porcentaje muy alto de contagiados de coronavirus presentó dolor de cabeza

"El hecho de que parte de los pacientes fueran visitados por médicos con diferentes especialidades, permitió llevar a cabo estudios desde diferentes puntos de vista, que aportan información relacionada con síntomas que no solo son respiratorios", explica la Dra. Patricia Pozo Rosich, jefa del grupo de Cefalea y Dolor Neurológico del VHIR.

En el estudio se observó que de los 130 pacientes analizados:

  • Un 74,6% (97 pacientes) presentaba dolor de cabeza, aunque solo un 19,6% tenían un historial de migrañas previo a la enfermedad.
  • En la mayoría, la cefalea era leve o moderada, pero en una cuarta parte de los pacientes, sobre todo mujeres y personas jóvenes, era más parecida a una migraña.
  • En un 21,4% de los pacientes con dolor de cabeza persistente, este síntoma fue el primero que apareció.

En cuanto a la evolución de la Covid-19, se puso de manifiesto que:

  • En los casos con cefalea, la infección duraba aproximadamente 24 días.
  • Mientras que la Covid-19 sin cefalea duraba 31 días.
  • Por tanto, en los pacientes que sufrían dolor de cabeza la enfermedad era aproximadamente una semana más corta.

"Parece claro que la presencia de cefalea es un factor de buen pronóstico de la Covid-19 y podría servir para predecir su evolución", destaca la Dra. Pozo Rosich.

Un síntoma que persiste

Aunque el estudio asocia la cefalea con una menor duración de la Covid-19, lo cierto es que se trata de un síntoma insidioso que tarda mucho en irse.

Al cabo de 6 semanas de la llegada a Urgencias, se hizo un seguimiento de los pacientes que habían participado en el estudio y se vio que un 37,8% aún tenía dolor de cabeza y no respondían al tratamiento.

Este dato revela que la cefalea puede persistir una vez curada la Covid, incluso en personas sin historia de migrañas.

Limitaciones del estudio

Es cierto que el estudio no incluye casos muy graves de la enfermedad ni muy leves (estos últimos no iban al hospital), por lo tanto presenta limitaciones.

A pesar de ello y en base a los resultados obtenidos, "es importante cambiar el concepto de que la cefalea sea un síntoma poco relevante en pacientes con Covid-19 y, por lo tanto, es necesario estudiar en profundidad su asociación para entender la evolución de la enfermedad y mejorar el tratamiento", insiste la Dra. Pozo Rosich.

Los investigadores también encontraron una asociación entre la cefalea y la pérdida de olfato (anosmia) y gusto (ageusia). La pérdida de estos sentidos era más habitual en enfermos con dolor de cabeza.

Por qué el virus provoca dolor de cabeza

El mecanismo mediante el cual el SARS-CoV-2 provoca dolor de cabeza podría ser similar al de la migraña, apuntan los investigadores.

  • El virus de la Covid-19 generaría una fuerte inflamación del denominado sistema trigémino-vascular.
  • "Esta inflamación local cercana a las fosas nasales serviría como sistema inicial de defensa contra el virus, que en las personas con cefalea sería más fuerte", explica la Dra. Pozo Rosich.
  • Y eso es bueno: "Si los pacientes tienen una mayor respuesta local, se evitará que el virus produzca una inflamación sistémica grave con liberación de una tormenta de citoquinas", aclara.

De hecho, los investigadores estudiaron los niveles de la molécula interleucina 6 que está asociada a la famosa tormenta de citoquinas que puede provocar la muerte en la Covid-19.

  • Se vio que en los pacientes con cefalea, los niveles de interleucina 6 eran más bajos y se mantenían estables durante enfermedad.

"Este hecho apunta a que, en los pacientes con cefalea, la interleucina 6 se libera en la neuroinflamación local y hace que estas personas no desarrollen tanta inflamación sistémica y, por lo tanto, tengan una mejor evolución de la enfermedad", añade la Dra. Pozo Rosich.

Por tanto, la cefalea podría actuar como un escudo protector que impediría que la inflamación se liberara de forma generalizada.

Esta misma teoría podría explicar por qué cefalea y pérdida de olfato van de la mano:

  • El virus no solo afectaría al epitelio olfativo, sino a las ramas del nervio trigénimo que está muy cercano a las fosas nasales.

Tags relacionados