Los dos principales factores de riesgo para cualquier cáncer: fumar y la edad

El cáncer es la principal causa de muerte en el mundo y cada año salen nuevos estudios que alertan sobre los posibles factores desencadenantes de los diferentes tipos de tumor. Ahora se ha calibrado el peligro absoluto ante cualquier tipo de cáncer. Los dos factores de riesgo más claros son el fumar y el tener una edad avanzada.

Actualizado a
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Los dos mayores factores de riesgo para cualquier cáncer: fumar y la edad
iStock by Getty Images

El tabaco y la edad son los principales factores de riesgo de cáncer, por delante de la obesidad, el sedentarismo o el consumo de carne roja.

La palabra cáncer nos da miedo solo de sacarla a relucir. Y no es extraño puesto que es hoy la gran espada de Damocles que tenemos sobre nuestra salud. Según la Organización Mundial de la Salud, los tumores son la principal causa de mortalidad en el mundo.

Los que han provocado más muertes son el cáncer de pulmón y el de colon, por el gran número de personas a las que les afecta. Les sigue el cáncer hepático (del hígado) y el de estómago. ¿Y qué provoca que nuestro cuerpo empiece a multiplicar sin control las células malignas?

Los factores de riesgo de cáncer

La lista de posibles cancerígenos es inmensa. Tanta que muchas veces nos saturamos y la pregunta la tenemos que hacer al revés: ¿qué no provoca cáncer? Alimentos grasos, sustancias tóxicas, contaminación…

En cualquier tipo de cáncer tabaquismo, edad, sobrepeso y antecedentes son los principales factores de riesgo

Para intentar poner un poco de orden, un grupo de investigadores de la Sociedad Americana del Cáncer han hecho un gran estudio y han determinado que los factores de riesgo más importantes de desarrollar un tumor de cualquier tipo en los cinco años siguientes son la edad avanzada y el tabaquismo.

Los siguientes factores por importancia son el sobrepeso y los antecedentes familiares de haber sufrido cualquier tipo de cáncer.

El estudio pretende servir de base para que los médicos puedan guiarse y aconsejar a los pacientes las medidas más adecuadas en la prevención del cáncer.

Tabaco, primer factor de riesgo de cáncer

Para realizar el estudio, los investigadores de la Sociedad Americana del Cáncer analizaron trabajos previos en los que se establecía posibles factores de riesgo. Estudiaron a casi medio millón de personas que no tenían antecedentes previos de cáncer, y analizaron aquellos que habían desarrollado un tumor en el lustro siguiente.

Se diagnosticaron algo más de 15.000 tumores. Y se analizaron sus hábitos de conducta, comparados con el grupo de población que no desarrolló ningún tumor.

En todos los casos, el tabaco fue el riesgo relativo más evidente. Un 29% más de riesgo en hombres y un 25% en mujeres.

En el caso de los hombres, se encontró que además de los antecedentes familiares, el consumo de carne roja y la falta de actividad física supusieron un incremento significativo.

En el caso de las mujeres, el sobrepeso, la diabetes tipo 2 y la histerectomía (extracción del útero) fueron los siguientes factores en importancia. Por orden, le seguían además de los antecedentes familiares, la hipertensión, tener una ligadura de trompas y la inactividad física.

El riesgo de cáncer aumenta con la edad

Como queda dicho, por encima de todos ellos hay un factor sobre el que tenemos poca capacidad de intervenir: la edad. Si tienes más de 50 años, el riesgo de padecer un tumor se incrementa en un 2% respecto a los más jóvenes.

También se incrementa en un 2% en los menores de 50 años que fuman o que lo dejaron pero hace menos de 30 años. Y en los que no fuman pero tienen un Índice de Masa Corporal superior a 25.

Nos planteamos la posibilidad de que los tests en el futuro puedan identificar varios tipos de cáncer y para ellos necesitamos empezar por comprender quién tiene más riesgo de desarrollar ese tipo concreto de cáncer”, ha explicado la doctora Alpa Patel, principal autora del estudio.

El riesgo en los fumadores jóvenes se equipara con el de haber superado los 50 años de edad

Si se disponen de herramientas de divisiones macro, que puedan aportar ya algunas pistas en grandes grupos de población conseguiremos que el sistema sanitario sea más eficaz. Que los médicos de atención primaria puedan orientar más rápido y más directamente.

Que salten las señales de alarma en la dirección adecuada, “definiendo subgrupos de población específicos que se pueden beneficiar de las pruebas de prevención y diagnósticas”, ha añadido la doctora Patel.