Dr. Borja Quiroga

Secretario de la Sociedad Española de Nefrología

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Trasplantados de riñón baja inmunidad vacuna Covid-19
iStock by Getty Images

Los pacientes trasplantados de riñón reciben de la vacuna de la covid-19 una protección muy inferior a la del resto de pacientes con enfermedad renal crónica.

  • De hecho, en menos de 28 días, ya empiezan a perder los anticuerpos de la vacuna.

Por eso han estado los primeros en la lista para recibir una tercera dosis, que, como se ve, no es tanto de recordatorio sino para intentar alcanzar una inmunidad suficiente.

En más del 20% falla la vacuna

Más del 20% de los pacientes trasplantados no llegaron a desarrollar anticuerpos tras la pauta de dos dosis.

Son datos extraídos del estudio Sencovac que ha promovido la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.), en la que participan más de 50 hospitales y en la que se ha analizado a todo el colectivo de enfermos renales.

La rápida bajada de anticuerpos se produce solo en pacientes trasplantados

Estos análisis han permitido constatar que esta rápida reducción en el nivel de anticuerpos no se observa con otros pacientes con enfermedad renal crónica: tanto los que no requieren ningún procedimiento, como los que están en hemodiálisis o diálisis peritoneal.

  • Al contrario, estos otros pacientes consiguen una respuesta robusta a la vacuna.

Mejor respuesta con Moderna

El estudio también constata que la vacuna de Moderna es la que consigue una mejor respuesta en todos estos pacientes, trasplantados o no.

Hemos comprobado un mayor desarrollo de anticuerpos con Moderna, no obstante no es el único indicador de eficacia”, precisa el doctor Borja Quiroga, secretario de la SEN. y uno de los investigadores principales del estudio.

Hay que ver si ese mejor resultado luego tiene repercusión en que se produzcan menos infecciones de covid que es donde se demuestra la efectividad real de la vacuna.

Aun así, "nosotros ya hemos aconsejado que se utilice Moderna con estos pacientes”, añade el nefrólogo.

Un resultado sorprendente

El estudio también indica que los pacientes trasplantados que habían pasado la covid tenían una mejor respuesta inmunitaria que los que solo recibieron la vacuna.

  • En general, todos los pacientes renales que habían pasado la enfermedad tenían niveles más altos de anticuerpos después de la vacunación.
  • Sin embargo, también se constató que un 33% de los pacientes que pasaron la covid-19 ya no tenían anticuerpos cuando se les iba a vacunar.

Una señal de advertencia para que los enfermos renales mantengan medidas de protección incluso si están vacunados.

Un tercio de los pacientes renales que se infectaron de covid no tenía ya anticuerpos

Son datos en cierta manera esperables. Todos los informes previos alertaban del alto riesgo de infección por covid en este tipo de pacientes.

No obstante sí nos ha sorprendido la velocidad en que se produce esta reducción de la inmunidad”, comenta el doctor Quiroga.

Por qué se pierden los anticuerpos

Las infecciones en general tienen especial repercusión en los pacientes con problemas de riñón.

No es únicamente en trasplantados, también pasa con pacientes en diálisis. “Cualquier enfermedad renal impacta en la inmunidad del paciente”, explica el doctor.

Los riñones son los encargados de la limpieza. La acumulación de toxinas es un factor que repercute en nuestras defensas.

En el caso de los trasplantados, se añade la medicación específica inmunosupresora y que reduce aún más la respuesta a la vacuna”, añade.

El estudio Sencovac continúa. Quedan varias incógnitas. Hay que confirmar la efectividad de la tercera dosis. De hecho, a la vista de los resultados ya obtenidos y de otros estudios internacionales, ya se habla de la posibilidad de una cuarta.

Cómo ha impactado la pandemia

El impacto de la pandemia ha sido especialmente significativo en el colectivo de enfermos renales. No solo por la covid en sí. También se ha hecho notar tanto por lo que se refiere a tratamiento como a nuevos pacientes.

Según ha dejado constancia en el último congreso de la S.E.N., este octubre:

  • La pandemia provocó una caída del 7% en el número de pacientes que empezaron a recibir tratamiento renal sustitutivo (diálisis o trasplante) en 2020.
  • Los trasplantes renales disminuyeron en un 21%, aunque en 2021 ya se asiste a una recuperación de la actividad.

No obstante, España sigue siendo el país líder mundial en trasplante renal. Pese a todos los inconvenientes, se realizaron el año pasado más de 2.700 trasplantes.

Los estragos de la covid-19 se notó especialmente en estos pacientes. Subió la mortalidad, situándose en el 8,3%.