Por Soledad López, periodista especializada en salud

Ser mujer aumenta un 60% el riesgo de insuficiencia cardiaca grave tras un infarto
iStock by Getty Images

Tras sufrir un infarto, las mujeres tienen más riesgo de sufrir shock cardiogénico, la forma más grave de insuficiencia cardiaca, que los hombres.

Y no tiene nada que ver con la pandemia. Desde la Sociedad Española de Cardiología alertan que estas diferencias se han mantenido durante más de una década y no por causas únicamente biológicas: ellas ingresan menos (o son menos admitidas) en los centros hospitalarios y también reciben menos tratamiento que los hombres.

Son datos de un estudio realizado por el Grupo de Trabajo de Mujeres en Cardiología de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) con la colaboración de la Fundación IMAS y el Ministerio de Sanidad y que ponen de manifiesto la brecha que existe en este sentido.

Mujer, infarto y shock cardiogénico

Las mujeres que han sufrido un infarto tienen en concreto un 59% más riesgo que los hombres de padecer una insuficiencia cardiaca severa.

Así lo pone de manifiesto el estudio de la SEC, que ha investigado las diferencias entre hombres y mujeres con infarto de miocardio complicado con shock cardiogénico.

El estudio realizado a nivel nacional ha analizado un total 20.262 pacientes con shock cardiogénico en una población de 340.490 pacientes con infarto de miocardio. Y los resultados invitan a la reflexión:

  • Un 8% de las mujeres sufrieron esta complicación frente a un 5,1% de los hombres la padecen.
  • A pesar de ello, las mujeres fueron admitidas con menos frecuencia en los centros especializados y recibieron menos tratamiento con angioplastia en comparación con los hombres.
  • La mortalidad fue más elevada entre las mujeres (65,8% frente a 58,5% de mortalidad en hombres).

"El hallazgo más importante y novedoso de nuestra investigación es que estas disparidades sexuales no desaparecieron durante el periodo de estudio, desde los años 2003 a 2015, y se han mantenido durante más de una década", asegura la Dra. Antonia Sambola, coordinadora del Grupo de Trabajo de Mujeres en Cardiología de la SEC.

Tristemente, "el sexo femenino se ha convertido en un predictor de mayor mortalidad hospitalaria en estos pacientes", añade la Dra. Sambola.

síntomas de shock cardiogénico

El shock cardiogénico se produce cuando de pronto el corazón no puede bombear sangre suficiente para cubrir las necesidades orgánicas.

Se produce tras un infarto, pero no todas las personas que sufren un infarto padecen un shock cardiogénico, la forma más grave de insuficiencia cardiaca.

Es cierto que es poco frecuente, pero si no se trata de inmediato suele ser mortal. En cambio, si se trata la mitad de los afectados sobreviven.

Los síntomas habituales del shock cardiogénico son los siguientes:

  • Respiración rápida y falta de aire aguda.
  • Taquicardia (el corazón late muy rápido).
  • Pérdida de conocimiento.
  • Pulso débil y presión arterial baja.
  • Sudoración, piel pálida y pies y manos frías.

Estos síntomas se presentan conjuntamente con los del infarto, ya que el shock cardiogénico ocurre generalmente en personas que sufren un infarto:

  • Presión, inflamación y dolor opresivo en el pecho. El dolor se extiende al hombro, un brazo o ambos, la espalda o incluso la mandíbula.
  • Aturdimiento, mareos repentinos, náuseas o vómitos.

enfermedades cardiovasculares en la mujer

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en la mujer en Europa y América. Sin embargo, todavía hay pocos estudios sobre la incidencia de estas patologías por sexos. Quizá porque siempre se ha pensado que eran más propias de hombres.

"De hecho, se cree que la incidencia de cardiopatía isquémica en la mujer está infraestimada, pero no existen datos específicos al respecto", asegura la coordinadora del Grupo de Trabajo de Mujeres en Cardiología de la SEC.

Sí conocemos algo más de la incidencia del infarto en la mujer.

  • "Sabemos que el infarto de miocardio está gradualmente incrementándose en las mujeres mayores de 65 años, mientras que la incidencia del infarto de miocardio sin obstrucción de las arterias coronarias, conocido como MINOCA, está aumentando en las mujeres menores de 60 años", explica la Dra. Sambola.

Desde el Grupo de Trabajo de Mujeres en Cardiología trabajan activamente para combatir el desconocimiento e investigar las diferencias entre hombres y mujeres respecto a la enfermedad cardiovascular.

  • En un trabajo previo ya demostraron que el riesgo de muerte en la mujer con infarto de miocardio era el doble que en los hombres (18,7% frente a 9,3%), en parte debido a una menor utilización de la angioplastia primaria en la mujer.
  • Mueren más mujeres, en parte, porque reciben menos tratamiento.
  • Además, la aparición de insuficiencia cardiaca después de un infarto de miocardio es más frecuente en ellas que en los varones. "Una mujer con infarto de miocardio es mucho más vulnerable que un hombre a tener insuficiencia cardiaca", remarca la Dra. Sambola.

Datos que, como decíamos, invitan a la reflexión porque las enfermedades cardivasculares tocan de lleno a la mujer:

"Hay mucho camino por recorrer y es necesario realizar estrategias nacionales coordinadas con las comunidades autónomas y las sociedades científicas que prioricen las principales áreas que ponen en riesgo la vida de las mujeres: el ictus, el infarto de miocardio y la insuficiencia cardiaca, a pesar de que estemos en una época de pandemia", cocluye la especialista.

Tags relacionados