Cirugía

¿Mejora la glucosa al operar la obesidad?

¿Operar a una persona obesa con cirugía bariátrica puede mejorar una diabetes tipo 2?

Actualizado a

Por el Dr. Carlos Sala - Jefe de la Unidad de Obesidad de Quirónsalud Valencia

Efectivamente, la cirugía metabólica es mucho más que una “intervención quirúrgica”. Además de que permite bajar de peso porque reduce la capacidad del estómago y la absorción del intestino (para ello se utilizan diversas técnicas elegidas según el caso), tras esta cirugía se modifican las hormonas intestinales (incretinas) y los ácidos biliares.

De este modo, en muchos casos corrige la resistencia a la insulina característica de la diabetes tipo 2.

Asimismo, con las técnicas de cirugía bariátrica aplicadas a pacientes con diabetes 2, cambia el comportamiento de dos hormonas relacionadas con el apetito:

  • Disminuye la producción de grelina y eso hace que desaparezca la sensación de hambre continua.
  • Se mejora el funcionamiento de la leptina, aumentando el gasto metabólico y permitiendo una mayor “quema” de calorías.
  • Además, se suele restituir la microbiota intestinal (los gérmenes buenos que habitan nuestro intestino y que digieren los alimentos que ingerimos).

Esta intervención tiene otros efectos beneficiosos sobre la salud más allá de los estrictamente relacionados con el peso, como:

  • la resolución o mejoría de la hipertensión arterial
  • el colesterol alto (dislipemia)
  • la apnea del sueño,
  • problemas de artrosis
  • o el hígado graso.

Por todo ello, la cirugía metabólica es un paso al futuro y está indicada en pacientes incluso con obesidad grado I (con un índice de masa corporal superior a 30) y que no pueden controlar su diabetes tipo 2.

Los datos nos dicen que consigue la remisión completa en más del 80 % de los pacientes, eliminando la dependencia de la insulina.