Asesorado por la doctora Conchita Pinilla, miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética

Por Pablo Cubí, periodista

El uso de mascarilla te cambia la estructura del rostro?
iStock by Getty Images

La mascarilla, que ha entrado a formar parte de nuestra indumentaria diaria, ha traído algunos problemas. Es conocido el maskné, el incremento de acné. Otra reacción que han empezado a ver los especialistas es la sensación de rostro cansado y envejecido.

Hay varios factores que influyen en el deterioro del rostro, más allá del proceso natural de envejecimiento.

  • El estrés perjudica e influye en la aparición de arrugas.
  • Malos hábitos de alimentación, como una dieta de adelgazamiento drástica.
  • La presión de la mascarilla se suma ahora a ellos.

Cómo puede envejecer la mascarilla

Para entender cómo puede influir la mascarilla, hay que tener presente un elemento básico que nos marca el rostro: la grasa.

Nuestra cara tiene una serie de depósitos de grasa que se encuentran sobre todo justo a los dos lados de la nariz, en los pómulos hasta las cuencas de los ojos.

La grasa de la cara es muy superficial y se desplaza fácilmente

Estos depósitos se llaman grasa malar y aportan aspecto juvenil al rostro”, explica la doctora Conchita Pinilla, cirujana plástica y estética. La grasa malar es muy superficial y se desplaza fácilmente si presionas sobre ella o si el músculo facial que la sustenta no está bien entrenado.

La presión constante y diaria de la mascarilla puede desplazar la grasa, ralentiza la circulación sanguínea y produce retención de líquidos.

  • Este desplazamiento puede ir hacia la zona inferior del contorno de ojos y producir ojeras y bolsas pronunciadas.
  • También baja hacia la mandíbula en forma de doble mentón.

¿Pasa con cualquier mascarilla?

El resultado es que el rostro da un aspecto más envejecido de la edad real de la persona.

Como los ojos cobran mucha más importancia ahora que el rostro está tapado, también la sensación estética de unos ojos con aspecto cansado es aún peor.

  • No pasa siempre igual ni con cualquier mascarilla. La clave es la presión que ejerce en el rostro.

La mascarilla condiciona la comodidad y la estética. ¿Te has fijado que cuando te va pequeña o las gomas tiran demasiado además de resaltar las ojeras dejan marca en la mejilla?”, apunta la doctora Pinilla.

Cuanto mejor ajustada está más te protege, pero esto puede estar reñido con la estética.

Por tanto, el primer paso es intentar que la mascarilla se ajuste bien y, en lo posible, que no apriete en exceso.

Consejos para frenar el deterioro del rostro

El segundo paso es aplicar hábitos diarios que reviertan los problemas causados por la mascarilla.

  • Una buena hidratación facial. “Es un gesto básico. Hay que poner crema dos veces al día, mañana y noche”, aconseja la doctora.
  • Un contorno de ojos rico en cafeína y vitamina C, capaz de descongestionar y unificar el tono.

Dormir boca abajo es la peor postura para nuestro rostro

  • No dormir boca abajo. Disminuye mucho la retención de líquidos en los párpados. Lo mejor es boca arriba o, en todo caso, de lado.

Es como mejor evitamos el envejecimiento en la zona de los ojos, porque si dormimos boca abajo, la grasa de los párpados se bebe el agua de la cara”, explica la cirujana.

  • Poner frío sobre los párpados. A veces ayuda a recuperar, puesto que el frío contrae.
  • Un diurético natural. “Alguna pastilla que haga que no retengamos tanto líquido”, apunta.
  • Dar descansos a la cara. Si nos lo podemos permitir, es una ayuda quitarnos la mascarilla cada cierto tiempo para dar descanso a la cara.

¿Cada cuánto? “En los tiempos que vivimos es complicado buscar un equilibrio”, admite la doctora.

Los tratamientos estéticos

Si el aspecto envejecido es más evidente y no se soluciona con los primeros consejos, hay varios tratamientos estéticos que han demostrado su eficacia.

  • Ácido hialurónico: se hacen infiltraciones, tras aplicar anestesia en crema, para disimular las bolsas. Unifica el párpado y la mejilla.
  • Láser: se aplica si el envejecimiento es muy pronunciado. Estira de manera natural, aunque provoca algo de inflamación inicial.
  • Blefaroplastia: es la operación que elimina las bolsas acusadas bajo los ojos, retirando el exceso de piel.

La intervención dura una hora y se realiza con anestesia y la recuperación es rápida, en 15 días suelen eliminarse los hematomas”, explica la doctora Pinilla.

Tags relacionados