Por Nuria Blasco

Forúnculo: por qué aparece y cómo tratarlo
iStock by Getty Images

Un forúnculo es un bulto doloroso que se forma debajo de la piel debido a una bacteria que causa una infección e inflamación de uno o más folículos pilosos (estructuras de la piel en las que crece el vello).

  • De forma más coloquial los solemos llamar también golondrino y en términos médicos más técnicos responden a una patología llamada hidradenitis supurativa.

Suelen comenzar como una protuberancia roja y sensible al tacto que se llena de pus en poco tiempo y que se hace cada vez más grande y dolorosa, hasta que se rompe y supura.

Por lo general, puedes tratar un forúnculo en casa, pero es importante no pincharlo o apretarlo para drenar el pus ya que podrías propagar la infección.

Causas de su aparición

En la mayoría de los casos, los forúnculos son causados por la bacteria Staphylococcus aureus, aunque también pueden ser provocados por otras bacterias u hongos que se encuentran en la superficie de la piel.

Pueden formarse en cualquier parte de la piel, pero las áreas más susceptibles de ser afectadas son principalmente el rostro, la parte posterior del cuello, las axilas, las ingles, las piernas y los glúteos, ya que son zonas con vello donde es más probable que haya sudoración o fricción.

A veces también aparecen en lugares donde la piel se ha abierto por una pequeña lesión o una picadura de insecto, ya que esto facilita la entrada de las bacterias que viven en la superficie de nuestra dermis.

  • Desde que empieza a aparecer el forúnculo hasta su drenaje y curación pueden pasar entre dos y tres semanas.

Síntomas del forúnculo

Los signos de que se ha formado un forúnculo son los siguientes:

  1. Picazón en un punto concreto que puede inflamarse y enrojecerse.
  2. Aparece en la zona una protuberancia roja, molesta y dolorosa que en su inicio es pequeña pero que va aumentando de tamaño progresivamente a medida que se llena de pus.
  3. La piel aparece muy roja e hinchada alrededor del bulto, que puede llegar a medir hasta 5 cm.
  4. A cabo de unos días, se forma una punta de color blanco amarillento que finalmente se rompe dejando salir el pus.

Cuando se da un grupo de forúnculos que forman un área conectada de infección se denomina forunculosis o ántrax. En este caso, existe una infección más profunda y más grave por lo el afectado puede sentir malestar general, tener fiebre y escalofríos.

Factores de riesgo del golondrino

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de padecer forúnculos:

  • Contagio por el contacto cercano con una persona que tiene una infección por estafilococos.
  • Padecer diabetes puede dificultar que el cuerpo combata la infección.
  • Tener eczema o acné ya que estos problemas dermatológicos pueden dañar la barrera protectora de la piel.
  • La inmunodeficiencia, es decir, cuando el sistema inmunitario se encuentra debilitado por alguna razón.
  • La mala higiene y la obesidad también incrementan el riesgo de infección.

Tratamiento para curar el forúnculo

Por lo general, se pueden tratar los furúnculos pequeños en casa siguiendo unos sencillos cuidados.

Lo ideal es aplicar una serie de medidas para ayudar a aliviar el dolor, a que la infección se cure antes y evitar que se propague:

  • Aplica compresas calientes. Poner un paño tibio en el área afectada tres o cuatro veces al día durante 10 minutos, ayudará a que el forúnculo se rompa y drene más rápido. Esta medida también alivia el dolor.
  • No aprietes ni pinches el forúnculo tú mismo ya que se podría extender la infección a otras partes del cuerpo y puede dar lugar a complicaciones.
  • Lávate muy bien las manos después de tratar un furúnculo. También es importante lavar la ropa, las toallas o los paños que hayan tocado la zona infectada.

Si es grande o hay complicaciones

En el caso de forúnculos grandes o de que surjan complicaciones se debería acudir al médico. Este podría recomendar los siguientes tratamientos:

  • El especialista puede realizar una incisión (un pequeño corte) para drenar el forúnculo.
  • Si hay una infección profunda y el forúnculo no se puede drenar completamente se puede vendar con gasa estéril para que esta ayude a absorber el pus restante.
  • El médico puede prescribir antibióticos en caso de infecciones graves o recurrentes.
  • En el caso de que una infección que no responda al tratamiento o de infecciones recurrentes el dermatólogo puede enviar al laboratorio una muestra de pus para analizarlo. Así se puede averiguar que tipo de bacteria causa la infección para determinar qué antibiótico sería el más eficaz.
  • Si tienes forúnculos repetidamente, el médico podría recetar una crema o ungüento para aplicar en las fosas nasales. Esto se debe a que los estafilococos muchas veces se encuentran dentro de la nariz y de ahí, pueden propagarse a otras zonas.

Cuándo consultar con un médico

Consulta a tu médico si tienes más de un forúnculo a la vez o si se da alguno de los siguientes casos:

  • La protuberancia aparece en el rostro, cerca de la columna vertebral o cerca del ano.
  • El forúnculo afecta tu visión.
  • Empeora rápidamente o es muy doloroso.
  • Causa fiebre.
  • El forúnculo no mejora después de 5-7 días de tratamiento domiciliario.
  • Sigue aumentando de tamaño a pesar de los cuidados.
  • No se cura en quince días.
  • Vuelve a aparecer.
  • Han aparecido reiteradamente forúnculos en el transcurso de varios meses.

cómo evitar que aparezcan

Las siguientes medidas pueden ayudar a evitar infecciones por estafilococos:

  • Lávate las manos regularmente con jabón suave o aplica gel hidroalcóholico para defenderte de los gérmenes.
  • Si te haces una herida, cúbrela con vendas estériles hasta que se cure, así se dificulta la entrada de bacterias.
  • Si tienes un corte o una llaga, lava las toallas y sábanas con agua caliente, detergente y añade un poco de lejía.
  • Evita compartir toallas, sábanas, ropa ni otros artículos personales ya que las infecciones por estafilococos pueden contagiarse a través de objetos y de persona a persona.