que indica dolor abdomen

Actualizado el

que indica dolor abdomen

Muchas personas padecen a menudo problemas digestivos suaves a los que no prestan demasiada atención. Suelen achacarlo a tener un estómago delicado y pensar que se trata de algo pasajero porque hay alimentos que “les sientan mal”.

En la mayoría de casos, como nos cuenta la farmacéutica y técnica en nutrición y dietética María López, todas estas molestías son la forma que tiene el estómago de decirnos que no lo estamos cuidando del todo bien. Por tanto, puede bastar con “mimarlo” un poco –sin necesidad de tomar fármacos– para que se sienta mejor.

  • También pueden causar molestias puntuales en la barriga una gastroenteritis aguda, una gastritis por una mala digestión, la acumulación de gases... Pero si el dolor abdominal es muy recurrente y habitual, quizá se deba a otro tipo de dolencia.

cómo son el dolor y las molestias

Intentar describir el dolor que sientes es lo más importante para descubrir su posible origen y ponerle remedio cuanto antes. Identifica cuál puede ser la causa según las características del dolor y si existe una relación entre su presencia y la ingesta de alimentos:

Relacionado con este artículo

  • El dolor viene y va. Este tipo de molestia es el cólico, y aparece ante la irritación de una víscera hueca: la vía biliar, los uréteres renales, el intestino delgado, el colon...
  • La molestia permanece. Es el malestar que aparece si alguna víscera sólida (hígado, riñón, páncreas...) está dañada.
  • Varía con los movimientos y cambios de postura. Puede causarlo un daño en la pared muscular, tanto abdominal como torácica.

Es importante identificar si el dolor mejora o empeora con las comidas

  • Cuando comes sientes alivio. Si notas mejoría después de comer y, además, la sientes en muy poco tiempo, es probable que tu dolor abdominal se origine en el estómago. Así, puede ocurrir por una úlcera o una gastritis, por ejemplo.
  • Al comer, el dolor aparece o aumenta. Entonces la causa del problema puede ser un daño en cualquiera de los órganos que participen en la digestión (a excepción del estómago). Por ejemplo la vesícula biliar y el páncreas (ambos importantes en la digestión de grasas y otros principios activos), en caso de verse afectados causan molestias abdominales después de comer.

Si el abdomen te duele con frecuencia

Aunque es verdad que hay personas que simplemente tienen tendencia a sufrir “dolores de barriga”, hay otras en las que estos síntomas responden al síndrome del intestino irritable (también conocido como colon irritable).

Los síntomas del síndrome del intestino irritable

Esta alteración intestinal es muy común entre adultos y adolescentes y, sobre todo, en mujeres. Sin embargo, quienes la tienen no suelen buscar ayuda médica, quizá porque los síntomas varían en intensidad constantemente y cuando quieren consultar ya se encuentran bien.

Relacionado con este artículo

  • Además de dolor también pueden aparecer gases, sensación de "estar lleno", falta de apetito, urgencia por ir a defecar y alteración del ritmo intestinal (diarrea o estreñimiento). Las náuseas, los vómitos y la presencia de moco en las heces son también habituales.
  • Otros síntomas no digestivos asociados a este trastorno son el dolor lumbar, las menstruaciones dolorosas e irregulares, el dolor torácico y las cefaleas.

Gases, falta de apetito, nauseas y moco en las heces pueden indicar colon irritable

  • El diagnóstico se basa en los síntomas, aunque también se pueden realizan diversos exámenes del tracto digestivo (como radiografías, endoscopias, TAC, analíticas, colonoscopias, test de sangre oculta en heces, ecografías, test de intolerancias…) para descartar otros posibles orígenes.

Soluciones que te ayudan

Padecer esta alteración puede llegar a ser muy molesto para algunas personas porque sus síntomas pueden limitar sus actividades de la vida diaria, pero más allá de eso, no hay que preocuparse.

Es una afección crónica (debes convivir con ella durante toda la vida) pero no provoca daño permanente en el intestino, por lo que se trata de una alteración benigna por completo.

Relacionado con este artículo

No hay ninguna terapia que cure la enfermedad a día de hoy, pero si sigues una serie de pautas básicas, puedes reducir las molestias significativamente:

  • La ansiedad, el estrés y la depresión, aunque no son la causa de la patología en sí, pueden agudizar los síntomas.
  • Algunos alimentos también la empeoran, sobre todo los que producen gases o las comidas grasas o copiosas. Alimentos con sustancias fermentables como la pera, el mango, las cerezas, los espárragos, la alcachofa y los guisantes deben evitarse.

Alejar el estrés, seguir una dieta determinada y hacer deporte mejora los síntomas

  • Tampoco son favorables los cambios alimenticios drásticos.
  • El ejercicio físico, en cambio, ayuda a controlar los síntomas al favorecer las buenas digestiones, combatir el estreñimiento y alejar el estrés.

Si sientes un dolor punzante

A veces lo que hay tras las molestias estomacales es una “lesión” real en las paredes del estómago, es decir, una úlcera. En el 80% de los casos está provocada por la presencia de una bacteria (Helicobacter pylori) que se instala en las paredes del estómago y segrega sustancias que irritan su mucosa. También el tabaco y el alcohol pueden irritar el aparato digestivo y, con el tiempo, provocar una úlcera.

Si la molestia es muy intensa

El dolor en la boca del estómago por la mañana y entre comidas es típico de la acidez pero si además se acompaña de náuseas y se alivia al comer algo es probable que se trate de una úlcera.

Relacionado con este artículo

Las heridas en el estómago pueden originar una hemorragia interna (que hace que las heces sean oscuras). Eso puede provocar anemia y, con ello, fatiga. Muchas veces lo que alerta de la úlcera son las heces porque el dolor queda enmascarado por la toma de antiinflamatorios o analgésicos.

Cómo se diagnostica una úlcera

Ante la sospecha de una úlcera hacen falta pruebas para confirmar el diagnóstico. Normalmente se recurre a la endoscopia, que consiste en introducir un tubo flexible con una pequeña cámara a través de la boca y dirigirlo hacia el estómago para ver si hay una lesión. Debes saber que hoy en día la prueba no resulta tan molesta como antes.

Con una endoscopia el médico puede ver si hay una lesión en el estómago

Si se confirma que padeces una úlcera y el origen es infeccioso, una combinación de antibióticos y reductores de la secreción del ácido gástrico durante unos días puede eliminar la bacteria. La cirugía es solo la última opción, cuando todo lo demás no sirve para mejorar el problema.

Cuando acudir a urgencias

  • Ve al hospital si el dolor va aumentando de forma intensa con el paso de las horas, si sangras con los vómitos (sospecha de una úlcera) o con las deposiciones (en este caso, puedes esperar a ver a tu médico unos días).
  • Consulta también si junto con el dolor abdominal constante presentas fiebre alta, acompañada o no de molestias urinarias.
  • Y ten en cuenta que notar dolor agudo justo por encima del estómago y por debajo del pecho podría estar indicando un infarto.