chica dientes

Actualizado el

chica dientes

Un dolor de muelas puede resultar muy intenso, deberse a múltiples causas que no son fáciles de diagnosticar e incluso en algunos casos desembocar en un cuadro grave, por lo que requiere una visita inaplazable al dentista.

Cuando surge de pronto, y no es posible acudir enseguida al odontólogo, es aconsejable conocer unas medidas básicas sobre lo que conviene pero también lo que no conviene hacer en estos casos.

No van a resolver el problema hasta que el especialista no tome cartas en el asunto, pero ayudarán a mitigar las molestias hasta que llegue la hora de la visita.

soluciones que pueden ser útiles

La causa más común suele ser una infección dental, pero existen otros motivos: una rotura de la pieza, un exceso de presión sobre ella por rechinar de dientes (bruxismo)...

Relacionado con este artículo

Hay algunas medidas "caseras" que puedes tomar:

  • Aplicar frío en la zona de la cara afectada actúa como anestésico local.
  • Puedes poner hielo envuelto en una gasa (nunca lo pongas directamente sobre la piel) en la mejilla dolorida, o aplica compresas frías en la zona.
  • Los enjuagues bucales con sal y agua tibia varias veces al día también alivian el dolor (no te los tragues, sólo hay que enjuagarse y desechar la mezcla).
  • Limpiar posibles restos de comida en la muela afectada con hilo dental disminuye la presión y eso también puede aliviar un poco.

Relacionado con este artículo

  • Existen antisépticos y sprays anestésicos que calman las molestias temporalmente, aunque ni curan ni pueden usarse muchos días. Simplemente son remedios puntuales hasta que llega la valoración médica.
  • Paliar la molestia es lo principal por lo que, si tras probar las recomendaciones que hemos mencionado anteriormente el dolor no mejora, y decides tomar un analgésicos tipo paracetamol, y / o antiinflamatorios como el Ibuprofeno o el diclofenaco, hazlo siempre y cuando no haya contraindicación y consulta con el farmacéutico.

9 remedios caseros que no funcionan

Aunque hayas oído que funciona, procura evitar aplicar los siguientes "trucos" para aliviar el dolor:

  1. Evita tomar ácido acetilsalicílico. Si la encía está sensible y sangra, aumentará la hemorragia.
  2. Otra práctica extendida es poner un trozo de pastilla de este fármaco en la muela para aliviar el dolor, lo cual puede provocar una quemadura química en las partes blandas de la boca.
  3. Tampoco tomes antibióticos. Aunque es posible que haya una infección bucal, no siempre es el motivo del dolor y podrías empeorar la situación en lugar de mejorarla. El dentista te los recomendará en caso necesario.
  4. Los alimentos muy calientes o muy fríos no se deben tomar, ni tampoco los más duros para que la muela no sufra más. La alimentación debe basarse en productos templados y de consistencia blanda.
  5. El azúcar empeora el dolor lo que significa que los dulces no son nada recomendables ante un dolor de muelas.
  6. Poner hielo directo en la muela solo va a agravar el cuadro. Actúa como si masticaras algo frío, dando más dolor.
  7. No fumes. Aumenta la inflamación y, al succionar, provoca más molestias.
  8. Los enjuagues con bebidas alcohólicas no deben hacerse. Alivian al momento, pero a la larga pueden dañar la encía.
  9. Acostarse sobre el lado dolorido aumenta la presión en él y, por consiguiente, el cuadro se incrementa.

evita los problemas buco-dentales

Que no sientas molestias no significa que el problema se haya resuelto. Seguramente volverá, y es probable que lo haga con una intensidad mayor, lo que significa que tienes que visitar al dentista de todos modos.

Relacionado con este artículo

Mantener una boca limpia y sana es fundamental para prevenir problemas de este tipo.

Extrema la higiene diaria mediante un correcto cepillado, el uso de seda dental, de cepillos interdentales para remover los alimentos que quedan entre los dientes, y de colutorios específicos buco-dentales tras las comidas, además de visitar periódicamente al dentista, al menos una vez al año, para detectar posibles problemas que pueden tardar en dar la cara y que es necesario solventar cuanto antes.