Doctor Alfonso Galan
Dr. Alfonso Galán

Médico experto en medicina antienvejecimiento

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

La eficacia real de las pastillas para frenar el envejecimiento
iStock by Getty Images

La genética y nuestro modo de vida son dos factores fundamentales que determinan en parte nuestra longevidad. Así hemos conseguido que más gente que en ninguna otra época de la historia viva más de 80 años.

El objetivo ahora es que esos años de más que vamos alargando se vivan lo más plenamente posible y no sean un largo periodo de decadencia.

El envejecimiento no se puede detener. Sí se puede ralentizar de varias maneras. Para conseguirlo, los expertos en gestión médica de la edad creen que una de las claves es el NAD.

¿Es el NAD el secreto de la juventud?

El NAD (nicotinamida adenina dinucleótido) es una molécula que actúa a modo de escudo frente a las enfermedades relacionadas con el envejecimiento y disfunciones de nuestras células.

El NAD es fundamental en la autorreparación de las células

Su papel en el funcionamiento de nuestras células es muy amplio. Su presencia está implicada en 500 reacciones de nuestro organismo. Entre ellas:

  • La reparación de nuestro ADN.
  • La autofagia. Es decir, el mecanismo regenerativo natural de nuestras células.
  • La creación de nuevas mitocondrias. Las mitocondrias son como el combustible para que las células realicen sus funciones.
  • La muerte celular programada. Un mecanismo para eliminar células dañadas o superfluas.

Sin unos niveles adecuados de NAD no se podrían realizar este tipo de misiones cruciales.

Pastillas para aumentar el NAD

Con el paso del tiempo, nuestro cuerpo va perdiendo esta poderosa molécula; no sólo se produce menos NAD, sino que se degrada el que ya tenemos”, explica el doctor Alfonso Galán, especialista de la Clínica Neolife.

Los laboratorios se pusieron hace tiempo a trabajar en métodos que pudieran recuperar los niveles de NAD. Hay varias sustancias que han demostrado subir esos niveles.

  • El NR (nicotinamida ribósido) “es hoy el tratamiento más prometedor”, apunta el doctor. Es el que ha conseguido unos mejores resultados a nivel bioquímico.
  • El NMN (nicotinamida mononucleótido) tiene un grandísimo valedor, el profesor de Harvard David Sinclair.
  • La Niacina según diversos trabajos científicos duplica los niveles de NAD en diez meses.

Los investigadores de cada una de estas moléculas trabajan, en una suerte de carrera científica, por demostrar cuál es la más eficaz y segura antes”, añade el doctor Galán.

Qué problemas plantean

Todos estos productos tienen algunos problemas o dudas sobre su efecto”, puntualiza el doctor Galán.

El precio no es barato (entre 30 euros el NR y 90 euros el NMN). Un bote dura unos dos meses, y no es un suplemento temporal, sino continuo.

El más prometedor tiene un precio muy alto para el consumo continuo

La Niacina sí que tiene un precio asequible. “En su contra está que se necesitan dosis altas y produce efectos secundarios frecuentes, como enrojecimiento de la piel y picor”, añade.

Además, hay controversia sobre si realmente el NAD baja con los años por sí o por el tipo de vida que llevas.

Si tienes un gato, a los diez años podrás tener arañazos en las manos y no han sido culpa de los años sino del gato”, ejemplifica el experto.

Qué puede hacer envejecer

El daño acumulado a nuestras células es lo que hace que veamos que los niveles de NAD bajan”, sostiene el médico.

Esas agresiones dañinas pueden ser:

  • El estrés acumulado en todos esos años.
  • Los contaminantes ambientales.
  • Los contaminantes en las comidas.
  • La radiación solar.

Causan daños en nuestro ADN y tienes que activar enzimas que dependen de tu NAD para corregir esos daños”, explica. Así, poco a poco, va reduciéndose.

  • El ejercicio si se hace de manera extenuante es un estrés para nuestro sistema y también consume NAD.

Otros métodos de retardar el envejecimiento

Hay otras formas de reponer NAD que no son pastillas. Lo que pasa es que no son tan efectivas ni logran cantidades significativas.

  • Ejercicio moderado, sobre todo de fuerza; es decir levantar pesas, vencer resistencias con tus músculos.

Con ejercicio aeróbico, natación o correr, aumenta un poquito, y con ejercicio de fuerza el NAD aumenta el doble”, explica el doctor.

  • Los alimentos ricos en triptófano, como pueden ser los lácteos, el salmón, legumbres o el chocolate.
  • Un suplemento en vitamina B3. El NAD es un derivado de esta vitamina. Con una alimentación equilibrada puede conseguirse.

Pero la vía de la dieta no es la más eficiente para conseguir esa recuperación de NAD”, admite.