Con el asesoramiento del Dr. Nicolás Roberto Robles, de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.)

Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

evitar enfermedades rinon

Los riñones son fundamentales para mantener el equilibrio de nuestro cuerpo: regulan las sustancias de desecho, protegen nuestros huesos y nivelan la sangre, la tensión y la cantidad de líquido que hay en el organismo.

Lo hacen mediante un complejo mecanismo de filtrado que, cuando falla, no suele dar señales evidentes de alerta hasta que el órgano ya está bastante dañado.

cómo cuidar bien los riñones

Tal vez el hecho de que los riñones sean tan discretos a la hora de alertar de que algo anda mal en ellos puede facilitar que no les prestemos suficiente atención. Pero, afortunadamente, si los cuidamos como se merecen, son muy agradecidos.

"Por culpa de los hábitos, la velocidad con la que perdemos función renal puede pasar del 1% al 3% cada año”

Seguramente, beber suficiente de agua (entre uno y dos litros al día, nos aconseja el nefrólogo) es el hábito más conocido para cuidarlos.

Pero si te cuesta alcanzar esta cantidad, o existen otros factores que no es viable cambiar y que comportan que tus riñones deban llevar a cabo un trabajo extra (como procesar los productos de desecho que generan los fármacos), hay otras muchas cosas que están en tu mano.

la relación de los riñones con cerebro y corazón

Unos hábitos de vida cardiosaludables son, sin duda, uno de los mejores seguros de salud también para tus riñones. "Corazón, cerebro y riñón están estrechamente relacionados", nos cuenta el miembro de la S.E.N.

"De hecho, en la primera descripción que hay de la enfermedad renal, ya se incluía que el paciente tenía un engrosamiento del corazón, y poco después también la relacionaron con la aparición de problemas cerebrales", añade el doctor. Por eso, "si cuidamos de uno, estamos protegiendo los otros", insiste.

Los kilos de más SON UN FACTOR DE RIESGO

Las personas con obesidad tienen hasta un 83% más posibilidades de padecer enfermedad renal crónica que quienes mantienen un peso correcto, debido al sobreesfuerzo que deben hacer los riñones para deshacerse de los tóxicos de más.

Tanto es así que desde la S.E.N. remarcan que para cuidar nuestros riñones hay que seguir una dieta mediterránea mesurada.Todo lo que no sea frugal y produzca un aumento de peso, puede acabar dañándolos por muy mediterráneo que sea”, aclara Robles. Además...

  • Prioriza la proteína vegetal. “Una dieta con muchas proteínas produce estrés a nivel renal, aunque no está demostrado que provoque insuficiencia por sí misma”, nos cuenta el doctor.

    En cualquier caso, a la hora de elegirlas decántate por las de origen vegetal porque “cuanto más se alejan del ser humano, menos dañinas son para el riñón”, aclara.
  • Toma solo un poquito de sal.No superes los 5 gramos diarios recomendados por la OMS, pero tampoco caigas en el error de suprimir la sal totalmente de tus platos.

    Si la tensión arterial es muy baja, puede no llegar suficiente sangre al riñón. Y esto favorece que haya una falta de oxígeno en este órgano.

"En lo que al riñón se refiere, la presión arterial muy baja no es un seguro de vida"

  • Los cereales, mejor en su versión integral. Es una sencilla forma de mantener a raya tu glucosa en sangre, ya que liberan esta sustancia más lentamente. Cuando hay demasiada, y el sobreesfuerzo de los riñones para eliminarla es constante, el riesgo de insuficiencia renal se eleva.
  • Toma probióticos, presentes en el yogur natural, el kéfir, las aceitunas y la col fermentada. ¿El motivo? Una microbiota pobre favorece la formación de piedras en el riñón, concluye una investigación italiana.

No abuses del ibuprofeno

Si recurres a este antiinflamatorio a la mínima, o a otro de su misma familia (conocida entre la comunidad médica como AINE's), la regulación del flujo sanguíneo dentro del riñón puede alterarse.

  • Para reducir el riesgo de que esto ocurra, decántate mejor por otro fármaco de acción similar pero que no pertenezca a esta familia de medicamentos, como por ejemplo el paracetamol.

Losprotectores gástricos también pueden dañarlos. Ocurre si los tomas con frecuencia, según un estudio de la Universidad de California (EE. UU.). Sigue siempre el consejo de tu médico.

hacer deporte sin excesos

El ejercicio físico aeróbico y moderado es beneficioso para el riñón porque lo hace trabajar mejor, ayuda a combatir el sobrepeso y la hipertensión... Pero sus beneficios se pierden cuando es excesivo.

  • Si el esfuerzo es muy grande, el organismo elimina muchos líquidos y sal, y la presión arterial baja demasiado (con el peligro para los riñones que esto supone). Otra posible consecuencia es la rotura de fibras musculares: se libera una sustancia (mioglobina) que, en cantidades muy altas, puede acabar obstruyendo los riñones.

A la hora de hacer ejercicio, al igual que ocurre con el resto de consejos para cuidar tu salud renal, el experto lo tiene claro: la clave está en la moderación.

si dejas de fumar, el riñón lo agradece

"Fumar aumenta hasta cuatro veces la velocidad con la que se pierde función renal”, nos explica el doctor Nicolás Roberto Robles. “Pese a ello, en ninguna cajetilla pone que el tabaco daña al riñón”, se lamenta. Sin duda, este es un motivo más para dejar los cigarrillos.

Tags relacionados