Eva Mimbrero
Eva Mimbrero

Periodista especializada en salud

Por qué es importante que perros y gatos lleven microchip
iStock by Getty Images

Seguramente uno de los colectivos más conscientes de la importancia que tiene implantar un microchip de identificación en perros y gatos son los dueños de mascotas que, por un motivo o por otro, se han perdido.

El microchip, del tamaño de un grano de arroz, se implanta de forma sencilla bajo la piel del animal, en la zona del cuello (normalmente en la parte izquierda), mediante una aguja especial.

  • Es un proceso rápido, que apenas causa molestias en nuestra mascota. Y, gracias a él, las veterinarias, las protectoras y también la Policía y la Guardia Civil pueden obtener los datos de contacto de los propietarios del animal en caso de pérdida.
  • El material con el que está elaborado es biocompatible, lo que evita posibles alergias o rechazos.

"La implantación del microchip es una de las estrategias principales para luchar contra el abandono e incrementar las devoluciones de aquellos animales que no han sido abandonados, sino que se han perdido y pueden ser devueltos fácilmente a sus familias", opina al respecto Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity.

Sigue habiendo mascotas sin microchip

¿Pero es obligatorio el uso de estos dispositivos en perros y gatos? En España la normativa depende de cada comunidad autónoma, por lo que en algunas sí que es de obligado cumplimiento mientras que en otras no.

  • La Fundación Affinity aclara que, a nivel estatal, identificar a los animales de compañía sí que es obligatorio, pero pueden utilizarse otras herramientas para hacerlo como un tatuaje en la oreja o una placa.

Esto favorece que siga habiendo un gran número de perros y gatos sin microchip, lo que, sin duda, se lo pone más fácil a los dueños que deciden abandonar irresponsablemente a sus mascotas.

Cada hora se abandonan en España 15 perros sin microchip

  • Al no llevar microchip y no poder localizar a la persona responsable del animal, el proceso legal por abandono no puede llevarse a cabo.
  • Según datos de la Real Sociedad Canina de España (RSCE), en España se abandonan cada hora 15 perros sin microchip. Un dato alarmante que se une a los del estudio "Él nunca lo haría 2021", que muestra que solo el 27,7% de los perros y el 4,3% de los gatos recogidos en las protectoras españolas durante 2020 llevaba microchip.

Cómo funciona el microchip

El microchip incluye un código asociado a los datos de contacto del dueño de la mascota, que puede leerse con la ayuda de un lector similar al de los códigos de barras que se usan en los supermercados.

  • Gracias a este simple dispositivo, casi un 70% de los perros y gatos que llevaban microchip y que fueron recogidos por las protectoras de animales en 2019 pudieron ser devueltos a sus dueños.
  • A veces no se identifica al cuidador del animal porque los datos de contacto no han sido actualizados. Por eso es importante que, en caso de cambiar de domicilio o de número de teléfono informes a tu veterinario para cambiarlo, también, en la base de datos vinculada al microchip.

Precauciones antes de implantarlo

Ante la llegada de un perro o un gato a tu hogar, antes de implantarle el microchip el veterinario comprobará que funciona correctamente. Una vez hecho esto, los pasos son sencillos.

  • Primero, desinfectará la zona del cuello en la que se va a implantar el dispositivo.
  • A continuación, y formando un pequeño pliegue en la piel, le introducirá el microchip con una aguja y volverá a pasar el escáner, para asegurarse de que el código se lee bien.
  • Desde la clínica veterinaria tramitarán el alta, también, en el registro de identificación animal que corresponda.

Concienciar de un mayor uso en gatos

Así como en el caso de los perros el uso del microchip está bastante extendido, no ocurre lo mismo si el animal de compañía con el que se convive es un gato. Pero piensa que, aunque no salga de casa, puede escaparse o perderse por accidente.

  • Los gatos que no están acostumbrados a estar en la calle no suelen adaptarse a esta situación. Son animales muy territoriales, que se asustan fácilmente ante cambios en su entorno. Además, no es fácil que una colonia de gatos ya formada acepte a un nuevo miembro.
  • Por eso, si tu gato se ha perdido puede ser relativamente sencillo identificarlo como casero, por ejemplo para los responsables de las colonias. Y las posibilidades de recuperarlo aumentan notablemente si tiene implantado un microchip.

Piensa que la colocación de este dispositivo es muy simple y, sobre todo, que puede ahorrarte un gran disgusto en caso de que tu perro o tu gato se escape o se pierda.