Dr. Karol Uscamaita

Neurólogo de Adsalutem Instituto del Sueño.

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Ortosomnia: obsesión por dormir
iStock by Getty Images

Los últimos años han visto la proliferación de aplicaciones que aseguran poder controlar las horas de sueño y la calidad del mismo gracias a las pulsaciones y los movimientos.

Se trata sobre todo de relojes inteligentes. También hay pulseras o bandas que se ajustan al pecho y envían la señal al móvil.

Algunos expertos alertan que estas aplicaciones pueden afectar al descanso de las personas que ya tenían problemas de sueño y que ahora se están obsesionando por lograr ese sueño reparador.

Esta obsesión por dormir bien es un trastorno que puede ser perjudicial y ya bien conocido: la ortosomnia.

¿Qué es la ortosomnia?

Así, la ortosomnia se define justamente como esa preocupación excesiva por tener un buen sueño.

Es una preocupación similar a la que se podría tener por la figura, y que si se excede puede acabar en bulimia o anorexia.”, ejemplifica el doctor Karol Uscamaita, neurólogo de AdSalutem lnstituto del Sueño.

  • El resultado es que la persona altera rutinas y coge malos hábitos en busca de un sueño perfecto que no llega.

La evidencia científica es escasa, pero hasta donde se sabe, estos dispositivos pueden generar un hábito nocivo para el sueño. En mi experiencia, efectivamente se está convirtiendo en un problema creciente especialmente en las personas que ya tienen insomnio”, dice el neurólogo.

Las personas con insomnio son más proclives, puesto que prestan más atención a ciertas cosas que creen que les ha podido ir bien. Por ejemplo, creen que haber tomado un vaso de agua antes de acostarse o haber cambiado las luces les ha permitido dormir mejor.

El control del sueño puede acabar obsesionando al que padece insomnio

  • Prestan atención a cosas que normalmente no son lo más importante y van creando unos hábitos nocivos”, añade el doctor Uscamaita.

Con el paso del tiempo en vez de mejorar su sueño lo van empeorando.

Aplicaciones que controlan el sueño

En este contexto, estas aplicaciones que controlan el sueño resultan otro posible motivo para la obsesión. “Estos aparatos no están validados científicamente”, advierte este especialista.

No te explican cómo miden el sueño, y eso que incluso marcan las supuestas horas de sueño profundo, sueño ligero o sueño REM.

Estas fases no hay manera de detectarlas si no es poniendo unos electrodos sobre la cabeza y en los músculos, e incluso así a veces es difícil”, explica el doctor Uscamaita.

Estas aplicaciones solo controlan tus pulsaciones. Algo poco preciso. Es verdad que en determinadas fases la frecuencia cardiaca baja. En la fase REM, por el contrario, sube. Pero esto no es igual para todos.

  • Si una persona tiene insomnio y se despierta muchas veces, las pulsaciones serán mucho más variables.

El resultado es que estas aplicaciones hacen que la persona se preocupe por no haber dormido, en teoría, suficientes horas de sueño profundo o no haber pasado la fase REM.

Qué hacer para no obsesionarse

Mi primera recomendación es quitarse el reloj inteligente o la aplicación”, dice el doctor. Puede dar una idea equivocada de su sueño, porque no sabemos si el aparato lo calcula bien o no.

Hay otras costumbres nocivas que debes intentar evitar:

  • Irte antes de lo habitual a la cama. Eso hace que te pases más tiempo despierto y te hace dormir peor.
  • Si te despiertas, quedarte todo el rato estirado en la cama “al menos para reposar, aunque no duerma”.

El cerebro trabaja a hábitos-explica el neurólogo-. Si estás mucho tiempo despierto en un lugar, en este caso la cama, te cuesta cada vez más dormir en ese lugar”.

  • Usar móviles o la televisión para distraerte y no pensar en las preocupaciones que no te dejan dormir. Es sabido que la luz de las pantallas evita la secreción de la melatonina, la hormona que ayuda a dormir.

Consejos para mejorar el descanso

Una buena higiene del sueño es la base de un buen descanso. Seguirlas sin obsesionarse puede ayudar a que durmamos mejor.

  • Genera una rutina: sigue siempre los mismos pasos y a la misma hora, para que tu cuerpo se acostumbre.
  • Evita alcohol, café y alimentos copiosos: estos productos ayudan a estimularte. Cuanto más cerca de la hora de dormir, peor.
  • Haz deporte: el ejercicio permite distraerse y cansar al cuerpo para que esté más predispuesto al descanso.