Eva Mimbrero
Eva Mimbrero

Periodista especializada en salud

Pérdida auditiva y aislamiento social
iStock by Getty Images

No entender bien lo que nos dicen, o perdernos en la trama de series y películas, no son, ni mucho menos, las únicas consecuencias de una pérdida auditiva.

  • "La pérdida de audición asociada a la edad provoca un aumento del aislamiento social de las personas mayores", advierte Maria José Abraham, directora de la Fundación Edad&Vida, entidad que ha puesto en marcha una campaña de concienciación al respecto.

Aunque el aislamiento puede darse en cualquier franja de edad, desde esta entidad destacan lo preocupante que es que los más mayores, un sector de la población especialmente vulnerable, lo sufra.

los españoles, conscientes de este aislamiento

Parece ser que la asociación entre sordera y aislamiento social es algo que los españoles tienen muy claro.

  • Según recoge una encuesta de Aural Widex Centros Auditivos, el 94% de la población considera que la pérdida auditiva es un problema de salud que afecta al ánimo y puede limitar las relaciones sociales.

Se estima que casi el 40% de la población de entre 35 y 65 años nunca se ha revisado la audición

Pero, pese a ser muy conscientes de esta otra consecuencia de la sordera, sigue costándonos mucho revisar nuestra audición.

Consecuencias del aislamiento por la sordera

Marta Saiz, psicogerontóloga y vocal de la Asociación Española de Psicogerontología, nos da las claves para detectar cuando una pérdida de audición está empezando a afectar a las relaciones sociales de quien la padece.

  • "Podemos detectar problemas de audición cuando observamos que la persona deja de hacer actividades en grupo, de participar en conversaciones, cambia su estado de ánimo o prefiere no salir de casa", explica.
  • "Cuando una persona se aísla, no porque lo desee, sino porque sus problemas de audición le empujan a ello, hay que combatirlo", añade la psicogerontóloga. Este aislamiento forzado por la situación "favorece la aparición de problemas de ansiedad, o incluso una depresión", advierte.

Señales de que se empieza a perder oído

La pérdida auditiva no suele aparecer de un día para otro: lo hace de forma progresiva y, al inicio, los afectados tienden a negar o a minimizar el problema.

  • O bien le echan la culpa a la persona que les habla o bien piensan que es algo normal, asociado a la edad.

¿Pero cuáles son los signos de alerta de que tu oído está empezando a perder eficacia? Además del aislamiento social que puede provocar, desde la Fundación Edad&Vida apuntan los siguientes:

  • Sentir un ruido constante, que no permite escuchar con claridad, cuando se está en lugares con mucha gente que habla a la vez.
  • No acabar de entender una conversación telefónica o no oir bien el sonido del móvil.
  • Subir con frecuencia el volumen del televisor para escucharlo con claridad.
  • Notarse triste e irritable con frecuencia.

Hay que darle la importancia que tiene

Ante la sospecha de que alguien cercano a ti está perdiendo audición, es muy importante darle la importancia que tiene e intentar acompañarlo y ayudarlo a aceptar esta nueva realidad.

  • "A veces se usa un lenguaje muy despectivo para referirnos a los problemas de audición, con frases como 'estás sordo' u 'oyes lo que quieres', y esto puede hacer que a la persona le cueste más reconocer que no oye bien", nos cuenta Marta Saiz.

No hay que normalizar la pérdida de audición como algo inevitable. Es algo que se puede tratar y mejorar

Pero si, en vez de esto, se anima a la persona en el proceso de buscar ayuda, y se hace de una forma constructiva, la aceptación del problema puede llegar antes.

  • "Con la pérdida auditiva se sufre una especie de duelo, porque pierdes algo que antes tenías. Y, como todo duelo, tiene sus fases: la negación, la ira... y también la aceptación. Es en esta fase cuando es importante acompañarlo de forma adecuada", matiza la experta.

Tratarla cuanto antes es fundamental

Si los problemas iniciales de audición no se tratan, con los años la situación va empeorando: se dejan de oir cada vez más cantidad de sonidos en determinadas frecuencias, aumenta la dificultad de comprensión y los afectados, poco a poco, van quedando cada vez más fuera de las conversaciones, por lo que tienden a aislarse cada vez un poco más.

Por eso, apunta Jaume Forner, audioprotesista y gerente de la Escuela Aural Widex, "cuando aparecen los primeros síntomas de pérdida auditiva es muy importante acudir al especialista y hacerse una revisión".

  • Los audífonos pueden ser una buena solución para un gran número de afectados. "Tras muchos años adaptando audífonos a pacientes, la gran mayoría coinciden en que deberían haberse hecho una revisión antes, porque los audífonos les permiten recobrar la confianza en sus relaciones sociales", remarca el especialista.

Marta Saiz añade que es muy importante desestigmatizar el uso de este tipo de aparatos.

  • "Es una ayuda técnica, igual que lo es una muleta para una persona que se rompe una pierna. Pero es cierto que, aunque llevar un audífono se ha normalizado algo más, sigue teniendo cierta connotación negativa que hay que intentar superar", afirma.

Además, una vez se tiene el audífono, hay que seguir acudiendo a revisiones periódicas.

  • "En mi práctica profesional me encuentro a bastantes personas que se ponen el audífono y no se vuelven a revisar su audición. Y pueden aparecer otras cosas, como los típicos tapones de cera en los oídos, que también dificultan que oigan bien", advierte la psicogerontóloga.