Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

La pérdida de peso sería una señal de alzheimer
iStock by Getty Images

El alzhéimer es una enfermedad en la que intervienen muchos factores y en ella el cerebro puede empezar a experimentar cambios hasta dos décadas antes de que aparezcan las primeras señales de deterioro cognitivo.

Identificar de forma temprana a aquellas personas que tienen más riesgo de desarrollar alzhéimer resultaría muy útil para establecer medidas preventivas que ayudasen a retrasar la aparición de la enfermedad.

Y la pérdida de peso sin motivo aparente, obviamente descartando que no se deba a cualquier otra causa, puede ser un indicador de mayor riesgo de alzhéimer.

el peso como predictor de alzhéimer

Un equipo del centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, el Barcelonaβeta Brain Research Center (BBRC) ha descubierto que las personas con más riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer tienen una pérdida de peso que podría predecir el deterioro cognitivo de la enfermedad.

"Hemos detectado que la pérdida de peso puede predecir la presencia de biomarcadores alterados de la enfermedad de Alzheimer, como son la acumulación de las proteínas Tau y beta amiloide, en el cerebro de personas sin alternaciones cognitivas", explica el Dr. Oriol Grau, primer autor del estudio e investigador del BBRC.

La acumulación de estas proteínas indica un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, y empieza a detectarse hasta 20 años antes de los primeros síntomas cognitivos.

  • La acumulación de proteína beta amiloide puede acabar formando placas altamente tóxicas para las neuronas.
  • El aumento de proteína TAU altera el ADN de las neuronas.

A pesar de esto, tener unos mayores niveles de estas proteínas no implica necesariamente que se acabe desarrollando demencia.

El estudio ha asido publicado en la revista Alzheimer’s Research & Therapy y ha contado con la colaboración de médicos el Hospital Clínic de Barcelona y de la University Hospital de Suecia, entre otros.

Cómo se ha hecho el estudio

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron la asociación entre los cambios de peso corporal y los biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer en 408 participantes sin alteraciones cognitivas.

  • Los participantes pasaron por diferentes visitas separadas por un intervalo de 4 años de media, y realizaron una serie pruebas cognitivas, clínicas y de neuroimagen.
  • Los resultados revelaron que los participantes con un mayor riesgo de alzhéimer habían perdido una media del 1% de su peso corporal por año, mientras que los que tenían menor riesgo no había perdido nada de peso.

Estas diferencias se vieron teniendo en cuenta otras causas potenciales de cambios en el peso corporal, así como factores de riesgo cardiovascular o niveles de ansiedad o depresión que también pueden acabar afectando a la báscula.

Así pues, las personas que tenían más riesgo de alzhéimer habían perdido peso sin motivo aparente.

por qué el alzhéimer provoca pérdida de peso

Hasta ahora, diferentes estudios epidemiológicos habían mostrado que la pérdida de peso puede producirse una década antes del inicio de la demencia.

Sin embargo, su papel como factor predictivo de la presencia de biomarcadores como la proteína beta amiloide cuando todavía no hay síntomas había sido poco estudiado.

Ahora, los investigadores del BBRC parecen haber encontrado una explicación:

  • "Una de las hipótesis que se ha desarrollado es que la enfermedad de Alzheimer afectaría directamente a una estructura del cerebro llamada hipotálamo".
  • "Esta región, a parte de otras funciones, también regula el metabolismo y el gasto energético del cuerpo".
  • "En consecuencia, sus alteraciones podrían dar lugar a cambios en el peso corporal", explica el Dr. Oriol Grau.

Por tanto, los cambios que se producen en el cerebro mucho antes de que el alzhéimer se manifieste pueden afectar al metabolismo y provocar pérdida de peso. Así pues, perder peso sin motivo aparente podría ser una señal predictiva de alzhéimer.

Identificar personas de riesgo

Por sí misma, la pérdida de peso no es un referente útil para determinar el riesgo de alzhéimer, ya que puede estar provocada por muchos motivos.

Sin embargo, el Dr. Grau destaca que "incorporar un indicador de los cambios de peso corporal en los índices de riesgo que engloban diferentes medidas puede ayudar a predecir qué personas tienen más riesgo de desarrollar deterioro cognitivo asociado a la enfermedad de Alzheimer".

El estudio abre la puerta a incluir esta medida, juntamente con otros factores de riesgo ya establecidos, para disponer de más herramientas que ayuden a determinar el riesgo de alzhéimer.

"Tener presente este indicador permitiría hacer un seguimiento más estrecho en pacientes con quejas cognitivas que además presentan pérdida de peso", concluye el Dr. Grau. Y lo más importante, podrían beneficiarse de estrategias de prevención.

Cada 3 segundos se diagnostica un nuevo caso de demencia en el mundo, y se calcula que actualmente hay 50 millones de personas afectadas, en la mayoría de los casos debido al alzhéimer.

Esta cifra se traduce en España en más de 900.000 personas. Con la esperanza de vida en aumento, si no se encuentra un tratamiento para prevenir o frenar el curso de la enfermedad, la cifra de casos podría triplicarse en el año 2050, señalan desde la Fundación Pasqual Maragall.