mujeres mas propensas ictus

El ictus es la primera causa de muerte en la mujer, por delante del cáncer. Y la primera causa de discapacidad en ambos sexos.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), 1 de cada 6 personas sufrirá un ictus a lo largo de su vida, y de ellos un 50% quedarán con serias secuelas o fallecerán.

1 de cada 6 personas sufrirá un ictus a lo largo de su vida

Además, los estudios también demuestran que tras haber sufrido un ictus, las consecuencias y las secuelas son más graves en las mujeres que en los hombres pero ¿por qué es así?

la relación entre ictus y mujer

"El ictus presenta algunas características particulares en las mujeres debido a las diferencias biológicas por la influencia hormonal durante la vida fértil y los cambios que se producen posteriormente en la menopausia", explica la Dra. María Alonso Leciñana, coordinadora del grupo de estudio de enfermedades cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

La influencia hormonal y los cambios en la menopausia son factores de riesgo en la mujer

  • Estas diferencias biológicas condicionan un perfil de riesgo y algunas carcaterísticas que son específicas de la mujer.
  • Existe un mayor impacto en la salud y en la calidad de vida de las mujeres tras el ictus. Una de las razones porque su esperanza de vida es más larga con lo que están afectadas por secuelas durante más tiempo.
  • Los síntomas y factores de riesgo son los mismos para hombres y mujeres. La única diferencia entre sexos se encuentra en las secuelas, que han demostrado ser mayores en el caso de las mujeres.

Las causas no están muy claras todavía

Según detalla y explica la doctora Leciñana en declaraciones a Saber Vivir, sobre esta relación:

  • Según estudios observacionales, las mujeres sufren ictus más graves que los hombres y que simplemente, por el hecho de ser mujer tienen más probabilidades de quedar en situaciones de dependencia. "Hemos observado que por el hecho de ser mujer ya refleja un peor pronóstico", asegura la doctora.

Relacionado con este artículo

  • El ictus en las mujeres ocurre en edades más tardías que en los hombres: la media de la edad de las mujeres que sufren un ictus es más alta y en personas más mayores el cuerpo está en peores condiciones físicas, probablemente con enfermedades secundarias, cosa que no favorece la recuperación.

Pese a todos esto, la Dra. Leciñana explica que no sabe sabe, aún, muy bien el porqué de todo esto pero se pueden desprender algunas hipótesis.

Una hipótesis es que los estrógenos podían tener un papel protector frente al ictus

  • Parece que los estrógenos (las hormonas sexuales femeninas) que la mujer posee durante la edad fértil tienen un cierto papel protector frente al ictus y frente al daño cerebral que produce. Esto podría explicar que en general a las mujeres esta patología les afecte más tarde que a los hombres.

el ictus todavía se conoce poco

Para conocer más sobre l ictus y sus consecuencias, la Asociación Freno al ictus, junto con el aval científico de la SEN y el apoyo de otras entidades como Pfizer, ha impulsado el Estudio 'Ictus y Mujer' para el que ha contado con la participación de 400 personas (pacientes de ictus y cuidadores) de diferentes comunidades autónomas, en 30 hospitales españoles.

  • Los resultados de este estudio fueron presentados, en Madrid, por la Dra. Alonso y por Julio Agredano, presidente de la Asociación Freno al Ictus, con motivo de la celebración del Día Mundial del Ictus.

Relacionado con este artículo

Las principales conclusiones muestran cómo, a pesar de estas cifras y de ser la primera causa de muerte en mujeres, sigue habiendo mucho desconocimiento sobre la enfermedad.

  • 2 de cada 3 pacientes encuestados reconocen tener malo o nulo conocimiento sobre el ictus
  • Hasta un 15% desconoce qué es esta enfermedad cerebrovascular.
  • Aunque el conocimiento mejora después de haber sufrido un episodio, sólo 1 de cada 3 encuestados reconoce tener un buen conocimiento sobre él y hasta uno de cada cuatro dice seguir teniendo escaso o nulo conocimiento.

cómo afecta el ictus a la calidad de vida

La calidad de la vida de las personas después de un ictus puede cambiar complemente.

  • Sólo el 25% de los pacientes se reincorporan a su actividad previa después de haber sufrido un ictus.
  • Las consecuencias son más graves en las mujeres: mayor limitación en las tareas de la vida cotidiana y peor calidad de vida. A pesar de ello, se reincorporan a su actividad previa en la misma proporción que los hombres.

Relacionado con este artículo

Tras el ictus, el modo en cómo se ve afectada la vida diaria cambia de una persona a otra dependiendo de varios factores pero principalmente los afectados padecen (en menor o mayor grado):

  • Pérdida de fuerza, de movilidad, de coordinación: En el estudio "ictus y mujer" las entrevistadas aseguraban que lo que les cuesta más es caminar como lo hacían antes, subir o bajar escaleras o realizar las tareas domésticas básica y el 11% siente que incluso tiene dificultades para vestirse.
  • Trastornos visuales y del lenguaje: se puede perder una parte del campo visual que, aunque no se recupera se intenta con rehabilitación acostumbrar al cerebro a esa limitación. Por otra parte, muchos afectados necesitan rehabilitación con un logopeda para recuperar la capacidad de hablar de forma comprensible.

La rehabilitación ayuda al cerebro a adaptarse a ciertas pérdidas de visión

  • Trastornos de sensibilidad: Una de las seculeas es la sensación de alguna zona del cuerpo "dormida" con hormigueo o falta de sensibilidad al tacto. También es habitual un episodio llamado epasticidad donde hay una contracción permanente de algunos músculos que provoca rigidez y dolor.
  • Incontinencia urinaria: En pacientes poco afectados suele ser algo pasajero y que se resuleve con rehabilitación. En caso de secuelas más profundas puede ser permanente.

Relacionado con este artículo

  • Disminución de la memoria, de la atención, alteraciones del ánimo: Son aspectos que pueden mejorar con ayuda y con el paso del tiempo pero a veces el tiempo de convalescencia o la larga rehabilitación pueden desembocar en casos de depresión, frente a los que hay que estar alerta durante el proceso de recuperación.

ACTUAR A La PRIMERa señal, SALVA VIDAS

Una de las claves para poder minimizar las secuelas del ictus es actuar ante la primera señal.

Los síntomas de ictus son bruscos y repentinos y las primeras horas desde el incio de los síntomas son vitales para reducir los posibles efectos en el cerebro así que hay que estar atentos a señales como:

Los hábitos de vida saludable son clave para prevenir el ictus tanto en hombres como en mujeres

  • Parálisis facial (de un solo lado), problemas de visión repentinos, pérdida de fuerza en un brazo, problemas en el lenguaje y fuerte dolor de cabeza. "Los pacientes dicen no haber sentido nunca un dolor de cabeza así", explica la Dra. Alonso.

Es importante saber que hasta el 90% de los casos son prevenibles. Por ello es importante mantener una alimentación sana y equilibrada, hacer ejercicio físico, evitar el sedentarismo, no fumar, no tomar drogas y moderar el consumo de alcohol.

Más información

Asociación Freno al ictus

Sociedad Española de Neurología (SEN)

Tags relacionados