Dra. Sandra Planella
Dra. Sandra Planella

oftalmóloga de las áreas de Órbita y oculoplastia y Oncología ocular del Centro de Oftalmología Barraquer

Diana Llorens
Diana Llorens

Periodista

OJOS SALTONES (PUENTE DICIEMBRE)
iStock by Getty Images

Los ojos saltones son aquellos que aparentan estar desplazados hacia delante y sobresalirse de la órbita normal.

Existen ojos prominentes que pueden deberse a un rasgo familiar, “pero tener los ojos saltones también puede indicar la existencia de una enfermedad”, señala la Dra. Sandra Planella, oftalmóloga de las áreas de Órbita y oculoplastia y Oncología ocular del Centro de Oftalmología Barraquer.

Causas de los ojos saltones

La causa más más habitual es el hipertiroidismo, en particular la enfermedad de Graves. “Es una alteración endocrinológica caracterizada por el exceso de actividad de la glándula tiroides”, explica la doctora. Es mucho más común en mujeres, aunque también puede darse en hombres. Suele afectar a los dos ojos y habitualmente es un proceso asimétrico, es decir, hay un ojo que está un poco más salido que el otro.

Otras causas de los ojos saltones son:

  • Infecciones. En este caso es más frecuente que el abultamiento se dé en un solo ojo. La infección afecta al tejido blando de dentro de la órbita y puede crear abscesos y pus. Con frecuencia es debido a una sinusitis (la inflamación de los senos paranasales). “Las paredes de los senos se comunican con la órbita y a veces se produce una infección que se extiende hacia la órbita”, señala la especialista. En estos casos, el ojo estará rojo, saltón, con dolor, el párpado también estará inflamado y la persona normalmente tendrá fiebre.
  • Una hemorragia en el interior del ojo puede empujar el globo ocular hacia fuera.
  • Tumores orbitarios. A menudo se trata de tumores benignos, pero en cualquier caso es importante detectarlos a tiempo para evitar consecuencias graves.
  • Las personas con una miopía muy alta, de más de 6-8 dioptrías, pueden desarrollar desarrolla un abultamiento de la zona posterior del ojo.
  • El glaucoma congénito también puede hacer que los ojos se agranden.

¿Es un proceso largo?

Cuando la causa es una enfermedad aguda, como una infección, la inflamación ocurre en poco tiempo, incluso en unas pocas horas.

Sin embargo, en los pacientes con enfermedad de Graves es un proceso muy lento y a veces la persona no se da cuenta y son sus familiares o conocidos, que no los ven cada día, los que dan la señal de alerta.

  • En un ojo normal, no se ve parte blanca por encima del iris. En una persona con los ojos saltones, “el párpado superior queda demasiado abierto y el área blanca del ojo se hace más visible”, explica la doctora.

Cuáles son los signos de alerta

Si creemos tener los ojos saltones, deberíamos acudir al médico para que haga un diagnóstico. Es especialmente acudir de urgencia si además hay:

  • Dolor de cabeza
  • Enrojecimiento del ojo
  • Pérdida de visión
  • Visión doble
  • Fiebre

Solemos realizar un TAC o una resonancia magnética a los pacientes con ojos saltones para acotar el diagnóstico”, explica la Dra. Planella.

Sin embargo, en el caso de la enfermedad de Graves, muchos pacientes ya presentan los signos característicos de la enfermedad y aportan analíticas alteradas.

Cómo se trata

Lo primero es solucionar o controlar la causa que ha llevado a la protrusión de los ojos. “Tratando la patología de base vamos a mejorar la alteración ocular”, indica la doctora.

  • En todos los casos, mientras se soluciona el problema, “es necesaria la lubricación con lágrima artificial para así proteger la córnea”.

En el caso de la enfermedad de Graves, al tratarse de una enfermedad autoinmune crónica, no existe cura, pero la enfermedad se puede controlar o inactivar. Sin embargo, pueden quedar quedan secuelas.

  • Si el paciente acude a la consulta cuando lleva muy poco tiempo con los problemas oculares, tenemos tratamientos que pueden remitir la inflamación muy rápido, como los corticoides endovenosos”. Esto puede ayudar a controlar mejor la enfermedad y a que no haya secuelas en un futuro. Será necesario un tratamiento multidisciplinar con un endocrinólogo para comprobar y regular la función tiroidea.

Cuando la evolución de la enfermedad se ha dado a lo largo de mucho tiempo, puede que los músculos que mueven los ojos se engrosen y no vuelvan a su estado normal, con lo que ocuparán un mayor espacio en la órbita y los ojos seguirán saltones.

  • Esto se puede operar, cuando la enfermedad ya está controlada, tanto por mejorar la apariencia estética como para evitar poner en riesgo la visión cuando la protrusión es muy grande. “A veces de tanta presión y congestión que existe dentro de la órbita, el nervio óptico (que es el encargado de que veamos) se puede comprimir y causar la pérdida de visión”, altera la especialista de Barraquer.
  • En algunos casos, será necesario romper las paredes óseas para que todo el tejido pueda volver para atrás.
  • También puede ser necesario realizar una blaferoplastia (una cirugía estética de los párpados) para eliminar el exceso de líquido y grasa de los párpados y mejorar el cierre y la apariencia de la mirada.

Otras causas

Si la causa es un tumor, se deberá operar para extirparlo y, si es necesario, realizar radioterapia o quimioterapia.

Cuando el ojo saltón se debe a una infección y se coge a tiempo, se puede tratar con antibióticos intravenosos.

  • Puede ser necesaria la intervención de un otorrino o un especialista maxilofacial porque a veces las infecciones son causadas por estructuras que no son propiamente del ojo o de la órbita.