Eva Mimbrero
Eva Mimbrero

Periodista especializada en salud

Trasplante de córnea: cuándo se hace y cómo ha avanzado esta cirugía
iStock by Getty Images

A veces, si la córnea se daña de forma grave, puede ser necesario trasplantar este órgano. ¿Pero qué es la córnea exactamente? ¿Y cómo ha avanzado la medicina para repararla?

  • La córnea es la parte transparente del ojo, la más externa, y actúa como una barrera natural que lo protege. Al mismo tiempo deja pasar la luz y, gracias a su curvatura, contribuye a que ésta se refleje de forma correcta en la retina y veamos bien.
  • De hecho, que la curvatura no sea la misma en todas las zonas de la córnea es el origen de un problema de visión muy común: el astigmatismo, que provoca que los afectados vean borroso o que las imágenes se distorsionen.

La córnea está compuesta por varias capas

Al ser transparente, puede parecer que la córnea está formada por una única capa. Pero, en realidad se compone de 6, siendo las más importantes el epitelio (la más externa), el estroma (situada en medio) y el endotelio (la última).

  • No hay que olvidar que la córnea es la parte más externa del ojo por lo que, ante un golpe, un arañazo, la entrada de un cuerpo extraño o incluso una incorrecta manipulación de las lentes de contacto puede dañarse.
  • No solo los traumatismos pueden provocar daños en ella: virus, bacterias y parásitos pueden hacer que se infecte (un trastorno conocido como queratitis). Además, ciertas enfermedades (como el queratocono o la distrofia de Fuchs) afectan especialmente a esta zona tan sensible del ojo.

Síntomas de que puede estar dañada

Lo habitual, cuando la córnea ha sufrido un daño, es notar dolor, picazón, aumento del lagrimeo, enrojecimiento y un aumento de la sensibilidad a la luz.

  • Si te ocurre, acude al oftalmólogo para valorar el tratamiento más indicado según la causa.

Cuándo hay que recurrir a un trasplante

Si la lesión o el daño de la córnea es leve, suele bastar con el uso de gotas oftálmicas y analgésicos para tratarlo. Pero en los casos más graves puede ser necesario, incluso, llevar a cabo un trasplante de córnea (conocido también como queratoplastia).

  • Se calcula que, en España, se realizan cada año alrededor de 5.000 trasplantes de córnea. Esto lo convierte en el trasplante más habitual en nuestro país.
  • Está indicado para restablecer la forma o la transparencia de la córnea, alteradas por enfermedades congénitas o degenerativas, infecciones o traumatismos, entre otras cosas, remarcan desde el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega (IOFV).

El trasplante puede ser total o parcial

Cuando este tipo de cirugía es necesaria no siempre hay que trasplantar toda la córnea.

  • El trasplante penetrante se indica cuando las tres capas principales de la córnea (el epitelio, el estroma y el endotelio) están dañadas. En la intervención se sustituye toda la córnea por una sana.
  • Cuando el daño no afecta a todas estas capas, se pueden sustituir solo las que se encuentran dañadas. Es lo que se conoce como trasplante lamelar, y en él las recuperación es más rápida y el riesgo de complicaciones (como el glaucoma, una infección o el rechazo del trasplante) es menor.

"Los trasplantes de córnea hoy en día son muy seguros; el avance de las técnicas quirúrgicas nos permite hablar incluso, de injertos en vez de trasplantes; término que tranquiliza, en cierta manera, al paciente", comenta el doctor Luis Fernández-Vega, cirujano del IOFV.

El lamelar, cada vez más usado

Precisamente el menor riesgo de rechazo del trasplante es uno de los principales motivos por los que, cuando la lesión lo permite, se recurre al lamelar en vez de proceder a cambiar toda la córnea.

  • En los trasplantes penetrantes, la tasa de rechazo es de entre un 25% y un 35%. En cambio, en los lamelares se sitúa entre el 1% y el 10%, según datos facilitados por el IOFV.

"Los pacientes deben saber que la queratoplastia es una técnica muy consolidada y segura", afirma el Dr. Lisa

  • Aunque, eso sí, el doctor Carlos Lisa, oftalmólogo del IOFV, matiza que, "en caso de presentarse un rechazo, es preferible hablar de ellos como episodios, ya que se pueden controlar en la gran mayoría de casos mediante colirios. Es poco frecuente que un rechazo conlleve al fracaso del injerto: la tasa de éxito de la queratoplastia es de más del 90%".

presente y futuro de los trasplantes de córnea

Para reducir aún más las posibles complicaciones asociadas a un implante penetrante, desde el IOFV han desarrollado una prótesis gracias a la cual se evita perforar toda la córnea.

  • "La prótesis separa la córnea donante de una lámina residual de córnea receptora, formando una cámara aislante entre ambas", explicar el doctor José. F. Alfonso, el creador del dispositivo.
  • Los resultados de las intervenciones en las que se ha usado este implante son satisfactorios. "Se han sacado adelante córneas que, de otra manera, hubieran tenido muy mal pronóstico", informan desde este instituto oftalmológico.

A esta novedosa técnica pueden unirse, en unos años, otras que actualmente se están investigando, como las córneas artificiales o el uso de células madre para regenerar los tejidos dañados de la córnea.