embarazo y cancer mama

En términos médicos, el cáncer de mama gestacional es aquel que aparece durante el embarazo o en el año posterior al parto. El tumor más habitual en estos casos es el triple negativo, que se da más en mujeres jóvenes pero también es el más agresivo.

Hasta ahora, solo suponía un 1% - 2% de la totalidad de los cánceres de mama, pero actualmente su incidencia está aumentando, debido principalmente al retraso en la edad del primer embarazo. De cada 100 mujeres con cáncer de mama, entre 5 y 8 entrarían dentro de la definición de cáncer de mama gestacional.

La mujer no tiene que renunciar a ser madre ni tampoco pierde oportunidades de curación

La cifras siguen siendo bajas y corresponderían a una enfermedad poco frecuente pero, tal y como nos explican los expertos consultados, el impacto emocional y clínico es tan grande que merece una atención especial.

  • "Hay enfermedades crueles, pero con la carga emocional de esta pocas: la paciente pelea por su salud pero también por su hijo, y cuando ves que todo está bien es un premio para la paciente, para la familia y para todo el equipo médico", afirma Dr. Juan De la Haba Rodríguez, oncólogo en el Hospital Reina Sofía de Córdoba y miembro del grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de mama.

¿tener el bebé o tratar el cáncer?

A pesar de lo duro de la situación, el panorama respecto a esta enfermedad ha cambiado mucho en los últimos 15 años.

  • Años atrás, nos cuenta el Dr. Juan De la Haba, "la mujer tenía que elegir entre interrumpir el embarazo para tratarse adecuadamente el cáncer o seguir con la gestación a riesgo de que, tras el parto, la enfermedad hubiera avanzado y se perdieran oportunidades de curación".

Hay evidencia de niños que recibieron quimioterapia intrauterina, que tienen ya 20 años y están sanos

"Ahora le podemos decir a la paciente que podemos tratarla prácticamente igual que a una mujer que no está embarazada, y que no va a afectar al feto. Hay evidencia científica de niños que recibieron quimioterapia intrauterina, ahora tienen ya 20 años y están completamente sanos", asegura el Dr. De la Haba.

Cómo se trata un cáncer de mama gestacional

El Dr. Ángel Guerrero, oncólogo del Instituto Valenciano de Oncología y miembro del grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de mama, nos explica que el tratamiento es similar al de cualquier otra mujer, aunque hay que tener en cuenta determinadas cuestiones:

Relacionado con este artículo

  • Se puede administrar quimioterapia siempre y cuando sea a partir del tercer mes de embarazo (en el primer trimestre sí puede haber repercusiones para el feto). La quimioterapia es segura en el segundo y, sobre todo, en el tercer trimestre de embarazo.
  • También se puede practicar cirugía, tanto como primera opción de tratamiento si son tumores pequeños, como después de la quimioterapia para reducir previamente el tumor antes de la intervención.
  • La única salvedad respecto a la cirugía en comparación con una mujer que no está embarazada, es que no puede darse radioterapia justo después de la intervención para acabar de eliminar las células cancerígenas.

Las opciones de tratamiento para una mujer embarazada con cáncer de mama son casi las mismas

  • Por eso, en lugar de optar por una cirugía conservadora del pecho (que normalmente se acompaña de radioterapia) se suele practicar una mastectomía. Sin embargo, la reconstrucción de la mama puede hacerse después el embarazo. Y en el caso de que se requiera radioterapia, puede realizarse también tras el parto.
  • También se puede practicar la técnica del ganglio centinela utilizando protecciones especiales.
  • Lo que sí está desaconsejado durante el embarazo son determinadas terapias hormonales dirigidas que se administran en tumores de tipo HER2. En estos casos se opta por otras opciones y se deja la hormonoterapia para después del parto.

Atenta a las señales que te envía el pecho

El Dr. Guerrero alerta que, aunque es perfectamente tratable, uno de los problemas que plantea el cáncer de mama gestacional es el diagnóstico tardío:"la mama es una zona que sufre cambios durante el embarazo, por ello la mujer no le presta tanta atención". En este sentido, el consejo a estar atenta a estas señales y consultarlo enseguida con el especialista:

Si notas cambios en la mama no lo achaques al embarazo y consúltalo con el médico

  • Enrojecimiento de la mama o aumento de la temperatura. Podría ser una mastitis, pero también un indicio de carcinoma.
  • Un bulto o nódulo sospechoso. Probablemente esté relacionado con cambios en la glándula mamaria, pero debe comentarse con el médico.

Relacionado con este artículo

Aunque una mujer embarazada no puede someterse a pruebas de diagnóstico radiológicas como el TAC, sí se pueden practicar resonancias magnéticas, ecografías mamarias o mamografías con protección para detectar un posible tumor.

un embarazo de alto riesgo

A pesar de que el tumor pueda tratarse sin peligro para el feto, estos embarazos se consideran de alto riesgo y es muy importante un control por parte de equipos multidisciplinares que incluyan obstetras y oncólogos.

  • Debe realizarse un seguimiento obstétrico muy estricto del feto con ecografías de forma regular para comprobar que se desarrolla adecuadamente.

Se realiza un control ecográfico muy estricto del feto

También se controla muy bien la administración de fármacos quimioterápicos, como las antraciclinas, que son cardiotóxicos.

  • Las dosis son muy ajustadas para no dañar al feto. Además, asegura el Dr. De la Haba "no hay una evidencia científica, pero se sospecha que la capacidad del feto para metabolizar el fármaco es mayor que la del adulto".

De todas maneras y para no correr riesgos, se realizan ecocardiogramas del feto durante la gestación para controlar que no haya ninguna afectación. Posteriormente, asegura el Dr. De la Haba, "se hace un seguimiento ecocardiográfico a los niños y los datos que se tienen hasta ahora revelan que no hay consecuencias en este sentido".

embarazo y cáncer de mama: ¿causa o consecuencia?

  • Tal y como nos explica el Dr. Javier De la Haba, en GEICAM están estudiando si la relación entre cáncer de mama es pura coincidencia, o realmente el embarazo actúa como detonante.
  • No hay resultados concluyentes, pero se sospecha que la gestación puede ser un estimulante para unos determinados subtipos de tumores mamarios cuando hay alteraciones genéticas previas.

Bibliografía

Tags relacionados