Por Soledad López, periodista especializada en salud

medicamento contra cancer prostata

El cáncer de próstata es el tumor más diagnosticado entre los hombres pero, afortunadamente, las campañas de detección han dado sus frutos y la supervivencia cinco años después del diagnóstico es casi del 90%.

En el caso del cáncer de próstata avanzado, la supervivencia se ha triplicado en los últimos quince años gracias a los avances en el tratamiento.

Y aún puede mejorar más: un reciente ensayo clínico en el que ha participado el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona ha demostrado que un fármaco habitualmente utilizado en el tratamiento de algunos tipos de cáncer de mama, de ovario o de trompas de Falopio, mejora la tasa de supervivencia en el cáncer de próstata avanzado.

Cómo se ha hecho el estudio

El fármaco en cuestión se llama olaparib y se ha visto que es efectivo en los casos de cáncer próstata metastásico avanzado en los que hay mutaciones en los genes de reparación del ADN.

De hecho, en los tumores de próstata son múltiples los genes de reparación de ADN que pueden estar alterados, por lo que los investigadores dividieron a los pacientes participantes en el estudio en dos grupos:

  • El grupo A, con 245 pacientes, tenía alteraciones en los genes BRCA1, BRCA2 o ATM, que son las mutaciones más comunes y conocidas en este subtipo de tumores de próstata.
  • El grupo B, con 142 pacientes, presentaba alteraciones en otros doce genes que también inciden en este tumor.

Pacientes de ambos grupos fueron tratados con olaparib, un fármaco perteneciente a los llamados inhibidores de PARP, y el resto con enzalutamida o abiraterona –fármacos pertenecientes al grupo de los antiandrógenos, la terapia estándar para este tipo de tumor–.

Más supervivencia con olaparib

Los resultados del ensayo mostraron que la media de supervivencia aumentó sobre todo en en el grupo A tratado con olaparib:

  • En el grupo A, la tasa de supervivencia pasó de 14,7 meses en el tratamiento estándar a 19,1 meses con olaparib, lo que supone una reducción del riesgo de muerte del 31%.
  • En el grupo B la tasa de supervivencia con olaparib creció de 11,5 meses a 14,1 meses.

Más test genómicos

El Dr. Joaquín Mateo, que ha liderado la participación del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona en el estudio, no duda al afirmar que este fármaco supone un gran avance en el tratamiento del cáncer de próstata metastásico:

  • "Estos resultados parecen indicar que olaparib funciona en pacientes con mutaciones de genes reparadores de ADN pero que, incluso dentro de este grupo, hay diferencias según el gen concreto de cada paciente, y las mutaciones en BRCA1 y BRCA2 son las que se asocian a mayor beneficio", asegura.

La mutaciones genéticas BRCA1 y BRCA2 son las más comunes en el tumor de próstata y donde mejor funciona el fármaco

"Para aquellos genes cuyas mutaciones son poco prevalentes, serían necesarios más estudios", puntualiza el Dr. Joaquín Mateo.

  • "Este estudio supone un cambio en la manera en que tratamos a los pacientes con cáncer de próstata avanzado, ya que demuestra que ciertos perfiles genómicos se benefician del tratamiento con olaparib", subraya.

El Dr. Mateo sugiere que se deberían hacer test genómicos a los pacientes con cáncer de próstata avanzado: "este es el gran reto que tenemos por delante, la implementación de test genómicos en la práctica clínica, sobre todo porque, a diferencia del cáncer de mama o de ovario, estas mutaciones de BRCA1 o BRCA2 no son necesariamente hereditarias".

Un fármaco que podrá usarse en breve

Los resultados de este ensayo clínico, el llamado estudio PROfound promovido por Astra Zeneca y Merck, suponen el registro del primer fármaco basado en perfiles genómicos para el tratamiento del cáncer de próstata.

De hecho, y también como consecuencia de este ensayo clínico, las guías clínicas internacionales como la de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), las guías del National Comprehensive Cancer Network (NCCN) y de la Asociación de Urología Americana, entre otras, recomiendan la realización de tests genómicos en pacientes con cáncer de próstata avanzado para detectar qué pacientes se podrían beneficiar de este tratamiento.

El Dr. Joaquín Mateo asegura que "los resultados de este ensayo clínico son tan relevantes que la FDA ya ha autorizado el uso de olaparib para el tratamiento del cáncer de próstata metastásico avanzado y se espera que el dictamen de la Agencia Europea del Medicamento haga lo mismo a lo largo de las próximas semanas".

Tags relacionados