Por Soledad López, periodista especializada en salud

radioterapia cancer no alcance todos

La radioterapia en el tratamiento del cáncer es muchas veces obligada y vital. Alrededor del 60% de los enfermos de cáncer en España necesitan este tipo de tratamiento.

Pero, a estas alturas del siglo XXI, no todos los españoles tienen la misma facilidad u oportunidad para acceder a ella. Depende de dónde vivas. Así de claro y dramático.

Y, aunque pudiera pensarse que la cubre el sistema nacional de salud, no siempre resulta totalmente gratis para aquel que la necesita.

La Asociación Española Contra el Cáncer (AEEC) y la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) han hecho público el informe "Acceso al tratamiento de Radioterapia en España" que muestra las desigualdades que se producen en este sentido dependiendo del territorio.

Radioterapia, un tratamiento vital

No estamos hablando de biopsias líquidas u otras pruebas o tratamientos que todavía están en fase de estudio o poco extendidos en el tratamiento del cáncer.

Estamos hablando de radioterapia.

  • Un tratamiento sobradamente conocido que lógicamente ha ido mejorando con los años (por ejemplo, cada vez son necesarias menos sesiones, lo que reduce mucho el tratamiento) y que es un pilar fundamental en el tratamiento del cáncer contribuyendo en un 40% de los casos a la curación de la enfermedad.

Para hacer un breve repaso, la oncología radioterápica básicamente consiste en administrar radiación ionizante con una doble finalidad: curar y/o paliar.

Con el fin de curar

  • Se utiliza como tratamiento único para curar la enfermedad y/o mantener la función del órgano. Es el caso de los tumores de cabeza y cuello o los tumores de próstata no operados.
  • También se usa con fines curativos como complemento a la quimioterapia y a la cirugía.
  • En los últimos años se ha desarrollado la radioterapia intraoperatoria que consiste en administrarla en el momento de la cirugía evitando así las sesiones posteriores. Cáncer de mama, sarcomas o ciertos tumores digestivos pueden beneficiarse de ella.

Con el fin de paliar

La radioterapia también es "una opción efectiva para aliviar síntomas como el dolor y el sangrado en tumores donde no se puede aspirar a la curación", asegura el Dr. Jorge Contreras de la AECC.

Por qué la radioterapia no llega a todos

El informe de la AECC saca a la luz todos aquellos factores que provocan un acceso desigual a este tratamiento tan esencial.

  • Las unidades de radioterapia en España son, obviamente, las que son y no en todas las provincias hay unidades de radioterapia.
  • Incluso en aquellas provincias que disponen de una, esta puede encontrarse a cientos de kilómetros del domicilio del paciente.
  • Eso implica inversión de tiempo y, sobre todo, de dinero: el paciente tiene que poner de su bolsillo para costear desplazamientos o alojamiento y poder así acceder a un tratamiento que es vida o muerte.

Ante esta situación, Ramón Reyes, presidente de la AECC, ha asegurado que "el cáncer no hace distinciones entre los pacientes y no podemos tolerar que las haya en las posibilidades de recibir tratamiento. La radioterapia es un ejemplo de cómo influye el lugar de residencia en el acceso a un tratamiento vital, algo que podría solucionarse con voluntad política".

Además, añade Reyes, "no hay que olvidar que con la crisis del coronavirus habrá más personas con dificultades económicas".

Retrato de la desigualdad

Según el informe de la AECC, hacer frente a todos los gastos que implica un tratamiento de radioterapia puede llegar a superar los 2.400 euros.

Esos costes asociados al tratamiento incluyen alojamiento, desplazamiento, comidas o fármacos para paliar los efectos secundarios entre otros.

Las Comunidades Autónomas que tienen una situación más crítica en cuanto al acceso a la radioterapia son:

  • Castilla y León y Aragón, porque tienen provincias que no disponen de servicios de radioterapia.
  • En términos de distancias y tiempos, las peores son Baleares, Canarias y Andalucía donde tres provincias (Granada, Jaén y Huelva) tienen municipios a más de 100 km de distancia. Por ejemplo, en el caso de Baleares o Canarias alrededor de un 18% tienen que cambiar de domicilio de forma temporal para tratarse.

Una historia que seguramente es real

Para hacer más clara la situación, la AECC pone el ejemplo de una paciente que recibe radioterapia por un cáncer de mama y que vive en un municipio de Albacete.

  • Esta paciente usa su vehículo privado y tiene que recorrer 190 km (ida y vuelta) cada vez que acude a una sesión.
  • Cuando haya finalizado las 15 sesiones, habrá recorrido 2.850 km y se habrá gastado 228 euros en combustible y 53 euros en el párking del hospital donde tiene que dejar el coche cada vez que va a tratarse.
  • Va siempre acompañada por un familiar y como tardan más de 2 horas por trayecto, habrán invertido 60 horas de su tiempo en desplazamientos.
  • Los gastos en comida o tentempiés derivados de esas sesiones lejos de casa se calculan en 360 euros.
  • En cuanto a los fármacos para paliar los efectos secundarios, probablemente se gastará unos 80 euros.
  • Si ha de contratar a una persona cuidadora de un familiar dependiente porque no puede atenderlo debido a su enfermedad, le supondrá un coste de 500 euros adicionales.
  • Por último, se calcula que tanto ella como el acompañante perderán ingresos porque no podrán estar al 100% por el trabajo. Una pérdida estimada en 1.260 euros.

Si lo sumamos todo, asciende a 2.481 euros. Una realidad de muchos pacientes que podría evitarse.

Cómo acabar con la desigualdad

Para acabar con esta situación de desigualdad, tanto la AECC como la SEOR, solicitan:

  • Que se haga lo posible porque el enfermo pueda recibir el tratamiento en el hospital más cercano a su domicilio. Esto podría ser una realidad si, como sugieren estas entidades, se contemplara la viabilidad de unidades satélite de radioterapia y con una buena coordinación entre las comunidades autónomas.
  • Que todas las ayudas que ya existen sean las misma en toda España, equiparando las más altas y las más bajas.
  • Incluir en la prestación farmacéutica del sistema nacional de salud los fármacos o productos sanitarios indicados para paliar las secuelas del cáncer y los tratamientos oncológicos: medicamentos para la diarrea, el estreñimiento, antiflatulentos, colutorios, cremas con corticoides o antibióticos.
  • Tener en cuenta la situación económica y social del paciente, no solo la situación clínica y la dificultad de movilidad, a la hora de conceder el Transporte Sanitario no Urgente para recibir tratamiento.

La AEEC pone a disposición de personas con cáncer que lo necesiten 37 pisos y residencias, así como ayudas económicas para hacer frente a los costes añadidos al tratamiento.

Tags relacionados