Cardiología

Cómo seguir bien una dieta sin sal

Tengo arritmia y me han prohibido la sal. ¿Eso se refiere solo a la añadida o también tengo que elegir alimentos que no sean salados?

Teresa Romanillos cardiologa
Dra. Teresa Romanillos

Cardióloga y especialista en Medicina Interna

Ambas cosas: el sodio que ingerimos procede del propio alimento y de la sal común que añadimos en la cocina y en la mesa.

La realidad es que la mayoría de las personas consumen demasiada cantidad de sal, de 9 a 12 g por día, lo que contribuye a la hipertensión arterial y aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

  • En los adultos se recomienda consumir menos de 5 g al día (un poco menos de una cucharadita de té).

La principal fuente de sodio en nuestra alimentación es la sal, aunque también puede aportarlo el glutamato de sodio, un condimento muy utilizado en los alimentos procesados.

Por este motivo, es mejor cocinar en casa y potenciar el consumo de alimentos frescos, que suelen tener una concentración de sodio mucho más baja que los preelaborados o precocinados.

La forma mas fácil de reducir la sal es no añadirla, pero también debemos tener mucha precaución con los alimentos que contienen sal:

  • Embutidos
  • La mayoría de los quesos
  • Pescados ahumados
  • Aceitunas
  • Sopas de sobre
  • Cubitos concentrados
  • Patatas chips

Evita las conservas, si no indican que son bajas en sal, así como algunos condimentos (mostaza, kétchup), porque también contienen sal en cantidades valorables. Sigue la misma pauta con la bollería industrial (puede ser rica en glutamato sódico), el agua con gas y las bebidas gaseosas.

Finalmente, algunos medicamentos, como los comprimidos efervescentes, pueden contener sodio en su fórmula.