La tuberculosis se asocia a más riesgo de muerte porque acelera el envejecimiento de las células

Incluso después de haber tratado la enfermedad con éxito, la tuberculosis puede provocar un envejecimiento celular prematuro de hasta 14 años. Esto explicaría por qué las personas que superan la enfermedad tiene después más riesgo de infección recurrente y muerte.

Actualizado a
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

La tuberculosis se asocia a más riesgo de muerte porque acelera el envejecimiento de las células
iStock by Getty Images

La tuberculosis es un problema sanitario al que no se le presta la atención necesaria.

La tuberculosis es una vieja enfermedad que sigue presente entre nosotros. Está provocada por el bacilo de Koch (Mycobacterium tuberculosis), una bacteriaque suele afectar a los pulmones pero también puede invadir otros órganos.

A pesar de que es una enfermedad que se puede prevenir y curar, sigue siendo una de las primeras causas de muerte de origen infeccioso en el mundo. Solo en 2018, la bacteria de la tuberculosis infectó a 1700 millones de personas, aproximadamente el 23 % de la población mundial.

La tuberculosis es un problema sanitario al que no se le presta la atención necesaria. La comunidad médica ha denunciado la falta de control e inversión en esta enfermedad, principalmente a causa de la Covid.

Pero hay otro aspecto que afecta estrictamente a la infección y que supone un obstáculo para la supervivencia: incluso después de tratar con éxito la enfermedad, los pacientes tienen un mayor riesgo de infección recurrente y muerte.

Un nuevo estudio del Baylor College of Medicine publicado en Aging arroja luz sobre el asunto: las células que han sufrido tuberculosis pueden llegar a envejecer prematuramente entre 12 y 14 años.

"Es posible que este envejecimiento celular prematuro sea una de las razones por las que las personas que sobreviven a la tuberculosis tienen un alto riesgo de mortalidad", señala el Dr. Andrew DiNardo, profesor de enfermedades infecciosas en el Baylor College of Medicine y autor principal del artículo.

tuberculosis y envejecimiento prematuro

Para medir el envejecimiento prematuro que provoca la tuberculosis, los investigadores se fijaron en el reloj epigenético de las células.

El envejecimiento biológico de una persona puede medirse analizando los cambios químicos que ocurren naturalmente en el ADN a medida que pasan los años.

  • Estos "relojes epigenéticos" son predictores de la esperanza de vida y de la salud de una persona, incluso más que su edad cronológica.

Se sabe, por ejemplo, que el estrés envejece porque acelera nuestro reloj epigenético. Pues bien, infecciones como la tuberculosis también acelerarían este reloj, es decir, esos cambios químicos que se producen en el ADN a lo largo de la vida y que son los que provocan que nuestras arterias, cerebro, páncreas y resto de órganos envejezcan y aumenten el riesgo de muerte.

análisis de tejidos afectados

Los investigadores analizaron múltiples grupos de tejidos, de humanos y de animales, y descubrieron que la tuberculosis afectaba a la metilación del ADN.

Como decíamos, en el ADN se van produciendo cambios químicos a lo largo de la vida que regulan la expresión de los genes, y esos cambios se producen principalmente mediante procesos como la metilación del ADN.

Los investigadores comprobaron que, tanto en humanos como en cobayas afectados por tuberculosis, los cambios epigenéticos se relacionaban con una mayor senescencia provocada por el estrés oxidativo y se asociaron con envejecimiento celular prematuro.

Recordemos que la senescencia celular es el mecanismo que interrumpe la división de células dañadas y las elimina para que no se propaguen. Esto es útil en el cáncer, pero en el envejecimiento no lo es tanto. Las células dejan de dividirse, pero el sistema inmunitario no es tan eficaz para eliminarlas y no mueren.

  • Con los años, grandes cantidades de células envejecidas o senescentes se acumulan en los tejidos del cuerpo y liberan sustancias dañinas que producen inflamación, lo que aumenta el riesgo de enfermedades crónicas.

Predecir el riesgo de mortalidad

El Dr. Cristian Coarfa, profesor de biología molecular en el Baylor College of Medicine y coautor del estudio, sugiere que estudiar el "reloj epigenético podría convertirse en una prueba estándar en la atención de las enfermedades infecciosas para conocer el riesgo de comorbilidades crónicas".

"Ahora que conocemos el mecanismo, hay formas para ralentizar y disminuir el envejecimiento epigenético prematuro que está ocurriendo en estas células", concluye Coarfa.

Un hallazgo que arroja luz sobre los efectos de la tuberculosis y abre la puerta a desarrollar tratamientos para reducir el riesgo de mortalidad asociado incluso aunque se haya superado la enfermedad.