Dra. Montse Alegret

Doctora en neuropsicología

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Un nuevo autotest gratuito ayuda a detectar precozmente el alzhéimer
iStock by Getty Images

Cualquier nueva señal de despiste u olvido inusual puede ser un simple problema de estrés o un sutil aviso de que algo no va bien en nuestro cerebro.

Salir rápidamente de dudas con un primer análisis para saber a qué atenernos puede ser importante. La duda es saber si vale la pena ir a una consulta para que un profesional nos haga un análisis o basta con una prueba en casa.

En internet sí hay varias pruebas en línea. Una de las más usadas es problemasdememoria.com que promueve las Asociaciones de Familiares de Afectados por Alzhéimer (CEAFA).

Un autoexamen de memoria

La prueba de la CEAFA no la puedes hacer solo. Necesitas un familiar o conocido que haga de evaluador. Los resultados no son fiables si uno se los aplica a sí mismo.

Este autotest llega a un profesional que supervisa los resultados

Ha aparecido un nuevo test con el objetivo de que sea más íntimo. Es decir, puede hacérselo uno mismo en casa siguiendo las instrucciones.

Es la primera prueba de este tipo con reconocimiento de voz y pantalla táctil que puede realizar la persona en casa, sin tener que precisar la ayuda de un profesional.

El test denominado FACEmemory es una adaptación al castellano de un examen de memoria ya conocido, el Face-Name. En España lo ha adaptado Ace Alzheimer Center Barcelona, una entidad privada dedicada al diagnóstico e investigación de esta enfermedad.

El estudio con los primeros resultados de efectividad de esta prueba se ha presentado en un informe en la revista Alzheimer's research & therapy.

En qué consiste la prueba

Necesitas tener una hora libre, estar tranquilo y concentrado para escuchar las instrucciones y hacer el test, que es de unos 40 minutos.

  • La prueba la puedes hacer en un ordenador o una tableta.

Descartamos adaptarla al móvil porque una parte de los posibles usuarios, por edad, podían tener problemas para ver bien en un formato tan pequeño”, explica la neuropsicóloga Montse Alegret, investigadora principal del proyecto.

Una diferencia significativa es que las respuestas no las analizas tú:

  • Los resultados de las pruebas pasan automáticamente a una base de datos médica.
  • Un equipo de neuropsicología es quien los analiza. No son neurólogos, sino psicólogos especializados en evaluar las las capacidades cognitivas.

Determinamos si la atención y la memoria está alterada, teniendo en cuenta la edad y nivel de escolarización -aclara Alegret-. Somos los que decimos si está cognitivamente sano.

Un buen diagnóstico debe incluir un análisis del neuropsicólogo y otra del médico neurólogo. El neurólogo es quien después descarta después que el problema cognitivo no sea por otras enfermedades, como esclerosis múltiple, patología vascular (ictus, por ejemplo).

A quién va dirigida la prueba

Recomendaría la prueba a cualquier persona a partir de los 50 años, que es cuando aumentan las quejas de memoria”, explica la investigadora Alegret.

Desde los 50 años crecen las dudas y quejas sobre nuestra memoria

Es cierto que los riesgos de desarrollar alzhéimer es a partir de los 65 y conforme avanza la edad. Pero es una manera de salir de dudas de esas personas que ya se dicen “mi memoria no es la de antes”.

Es un proceso normal. A partir de los 30 años empieza a empeorar la memoria, igual que los deportistas tienen el mismo rendimiento físico a partir de cierta edad”, apunta.

En muchas ocasiones son problemas de ansiedad o problemas depresivos, que afectan a la atención y se confunden con problemas de memoria. Este tipo de test puede ayudar a aclararlo.

Qué pasa si da positivo

La fiabilidad de este tipo de test es buena. Tiene una sensibilidad de acierto del 80%.

Hay que señalar que este grado de acierto se consigue haciendo el test presencial. Por internet no lo hemos demostrado”, admite la psicóloga.

Al hacerlo por tu cuenta, puedes despistarte, atender a otra cosa, por ejemplo, mirando el móvil un momento, o tener una conexión de internet mala, y eso va a repercutir en el resultado, donde la velocidad de respuesta cuenta.

  • Ha de quedar claro que esto no es un diagnóstico, sino una prueba de cribaje”, remarca la especialista.

Los neuropsicólogos que revisan el test envían una carta con el resultado dejando claro que se han de tomar con mucha cautela para no crear un alarmismo innecesario.

Un control más de problemas cognitivos

Más allá de la exactitud en los resultados y los errores que pueden aparecer en una prueba que se hace por cuenta propia, este tipo de test suma una necesaria y buena herramienta en la lucha contra el alzhéimer.

El hecho de que todo el mundo pueda revisarse la memoria es un paso adelante, sobre todo en el momento actual, para poder detectar las primeras señales de la enfermedad y poder actuar en su progresión”, explica la investigadora Alegret

Está pensada para la enfermedad de Alzheimer, aunque también ya ha sido eficaz detectando otro tipo de problemas cognitivos.