Con el asesoramiento del Dr. Alfredo García Layana, director del Departamento de Oftalmología de la CUN

Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

maculopatia miopica

Una visión deformada o en la que hay problemas para ver bien lo que queda en el centro. Son los principales síntomas de la maculopatía miópica, un trastorno que puede reducir muchísimo la visión de las personas que la padecen y que está estrechamente relacionada con tener miopías altas (de más de 6 dioptrías). Para evitar desarrollarla, hacer actividades al aire libre es fundamental.

Aunque tal vez este trastorno no es tan conocido como otros como la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), el glaucoma o incluso la retinopatía diabética, los expertos alertan de que, si no se hace nada para ponerle freno, en unos años la maculopatía miópica va a convertirse en un grave problema a nivel mundial.

La maculopatía miópica afecta a 1 de cada 10 personas con una miopía de más de 6 dioptrías

  • "Creemos que la maculopatía miópica va a acabar convirtiéndose en la principal causa de mala visión en el mundo occidental industrializado durante este siglo", afirma el doctor Alfredo García Layana, director del Departamento de Oftalmología de la Clínica Universidad de Navarra (CUN).

El hecho de que, para que aparezca este trastorno, debe haber una miopía alta previa tiene mucho que ver en estas predicciones. "La alta miopía está creciendo muchísimo en todos los países: en los asiáticos la incidencia es enorme, y en los europeos el aumento es muy alarmante", aclara el especialista.

  • Como ejemplo, el doctor aporta los datos de un estudio llevado a cabo con estudiantes de medicina en nuestro país: el 15% de todos ellos tenían alta miopía. Una condición que aumenta el riesgo de desarrollar problemas en la retina como la maculopatía miópica.

Qué es la maculopatía miópica

Para entender por qué se produce esta alteración hay que tener en cuenta las características propias de los ojos con miopía."El ojo miope es más grande de lo normal, con una forma más de balón de rugby que de pelota de fútbol" (como ocurre en el ojo normal), explica el oftalmólogo, que nos detalla las consecuencias que esto puede tener en la visión:

  • Por esa manera que tiene el ojo de crecer empiezan a aparecer zonas en las que la retina no llega a cubrir toda la pared del ojo, se forman como parches en él. Y también propicia ciertas anomalías vasculares.

En 2050 la miopía alta podría afectar a un 10% de la población mundial, frente al 2,8% de 2010

  • Todo esto acaba provocando una mala visión, sobre todo central. "Con mucha frecuencia la agudeza visual de los afectados es de menos del 10%, lo que legalmente se considera como ceguera", nos aclara.

La edad aumenta la incidencia de este trastorno pero, a diferencia de lo que ocurre en otros que también afectan a la mácula, como la DMAE, la maculopatía miópica puede darse en personas relativamente jóvenes, de entre 40 y 50 años."Incluso antes, aunque de manera excepcional", matiza el experto.

Cómo se puede evitar

Para no llegar a este punto es fundamental prevenir el desarrollo de la alta miopía, algo para lo que hay que actuar durante la infancia y adolescencia. "A partir de los 20-21 años el crecimiento de las dioptrías es mucho más limitado" nos aclara el oftalmólogo.

  • "En niños que están empezando a desarrollar miopía, hay que tratar que la progresión sea, dentro de lo posible, menos rápida e importante", insiste el especialista.

Para lograrlo, es básico que hagan actividades en el exterior."El tiempo que los niños están al aire libre en espacios abiertos los protege de que esa miopía crezca", afirma.

  • Aunque todavía no se sabe bien por qué ocurre esto ("tal vez sea debido a la luz solar, o simplemente a la relajación que provoca mirar a largas distancias", apunta el doctor García Layana) está demostrado que este tipo de actividades ayudan a que la miopía no crezca.
  • De hecho, "en algunos colegios en China, donde la miopía alta es ya un problema nacional, están haciendo clases al aire libre para que los niños pasen más tiempo en espacios abiertos", remarca el experto.

¿Pasar mucho tiempo mirando pantallas influye?

Parece ser que lo hace menos que el hecho de no pasar tiempo en espacios abiertos. El problema es que, "cuanto más tiempo dedicamos a actividades próximas (como leer o estar mucho tiempo con el ordenador o la tablet), menos dedicamos a actividades al aire libre", aclara el profesional de la CUN.

Lo que está claro es que nuestra forma de vida ha cambiado radicalmente en los últimos 50 años. "La mayor parte de la actividad diaria antes se hacía al aire libre, en el campo, y en cambio ahora pasamos mucho tiempo en interiores: en el colegio, leyendo, con ordenadores... Y esto tiene una influencia evidente", insiste el experto.

Tratamientos médicos para ponerle freno

Además del efecto protector de las actividades al aire libre, en caso de que la evolución de la miopía en el niño sea preocupante se puede valorar la utilización de:

  • Colirios con atropina en dosis muy bajas, una sustancia que ha demostrado que puede ayudar a frenar la progresión de la miopía.
  • Las lentes de contacto de ortoqueratología son otra opción de tratamiento. Se usan durante la noche y también contribuyen a retrasar el avance de este trastorno refractario en niños.

"A veces ambas técnicas se utilizan de forma combinada", nos cuenta el oftalmólogo.

¿Y cuándo ya se ha desarrollado la miopía alta?

"Lo único que se puede hacer es tratar sus complicaciones", advierte el especialista.

  • "La atrofia, lamentablemente, no se puede tratar. Y las anomalías vasculares que pueden aparecer en la mácula las abordamos de una manera semejante a como lo hacemos con la DMAE: con inyecciones en el ojo de ciertos fármacos", aclara.

El futuro: entender más la enfermedad

Para intentar abrir un nuevo camino respecto al tratamiento de la maculopatía miópica es fundamental conocer en profundidad por qué ocurre.

  • Los autores de un estudio publicado en Plos One, en el que ha participado el doctor García Layana, han comprobado que una variación genética que afecta al gen COL8A1 puede favorecer el desarrollo del trastorno.

"Conocer los genes que están involucrados en una mayor predisposición es un primer paso para entender los mecanismos por los que se produce esta enfermedad y, abre una vía para, a partir de ahí, abordar posibles soluciones terapéuticas para curarla", concluye el experto.

Tags relacionados