eridosis

Las noticias falsas y los tratamientos milagro son ya inherentes a internet. Informaciones que nadie sabe de dónde salen y prometen todas las "curaciones".


El peligro es cuando este tipo de datos salen de una persona que crea confianza pero sin el adecuado conocimiento.

  • Es el caso de la "influencer" María Pombo, con un vídeo con casi 300.000 visualizaciones donde recomienda un antibiótico contra los granos, como si fuera un cosmético.
  • Al ser toallitas (impregnadas en eritromicina) pueden parecer un cosmético de limpieza pero se trata de un fármaco, con una prescripción específica.

infórmate solo con dermatólogos

Según explica la farmacéutica Marta Corbera este caso ejemplifica todo lo que estamos haciendo mal. “Empezado por el farmacéutico que le proporcionó el producto ya que no puede dispensarse sin receta médica”.

  • El otro grave error es dejarse llevar por consejos de todo tipo de gente de nuestro alrededor sin tener en cuenta que el acné es una enfermedad y los casos más severos deben ser vistos por un dermatólogo para que oriente individualmente.

Los casos más severos debe verlos un dermatólogo, el farmacéutico solo orienta

Un farmacéutico también puede ser un primer filtro de ayuda para no escoger productos al azar, con el riesgo que eso implica.

  • Si el problema es leve, puede dar unas pautas con tratamientos cosméticos, o si no, recomendará la visita al dermatólogo para que prescriba tratamiento farmacológico, que en ningún caso puede dar sin receta.

En cualquier caso, es importante hacer caso a los consejos del farmacéutico, pues el tratamiento ha de ser individualizado dependiendo del tipo de piel de la persona y el grado de acné”, recuerda Corbera.

las causas de que tengas ACNÉ

El acné es un problema muy común, que se da especialmente en pieles grasas. El motivo es una producción de grasa descontrolada.

Durante la adolescencia se puede dar por motivos hormonales. Aparece sobre todo en la frente, la cara y el mentón.

Relacionado con este artículo

Es algo más habitual es mujeres y sobre todo en la zona del cuello y la barbilla.

Cuatro factores intervienen en la formación del acné:

  • Aumento de la grasa, el sebo de la piel. Hay varios motivos: el estrés, tomar determinados medicamentos o las vitaminas B12 o B6 pueden influir.
  • Obstrucción del folículo pilosebáceo, ese agujero en la piel donde está el cabello y la grasa.

Sus causas van ligadas a la producción y acumulación de grasa

  • Poca renovación de la piel. Es lo que causa la obstrucción del folículo. Se acumulan células muertas y tapona la salida del sebo.
  • Aumento de la actividad bacteriana. Millones de bacterias viven en nuestra piel y nos son beneficiosas. Pero pueden aumentar al quedar el folículo obstruido y romper el delicado equilibrio de la piel

TRATAMIENTO PARA EL ACNÉ

En los casos más serios, se recomienda un tratamiento farmacológico. “No olvidemos que son medicamentos y se han de tomar siguiendo la posología y duración marcados por el especialista”, remarca la farmacéutica Corbera.

  • Es cierto que lo más común es prescribir antibióticos, que pueden ser por vía oral, en pastillas o toallitas, o vía tópica como cremas o pomadas.
  • Pero no los puede tomar cualquiera ni sirven para todos los tipos de acné, de ahí la alerta con el "remedio milagro" anunciado por las "influencers".

Algunos fármacos provocan sequedad y se recomienda acompañar con hidratantes

En este caso, el farmacéutico tratará de aclarar dudas sobre el producto asegurándose de su correcta utilización. Y también puede recomendar tratamientos cosméticos complementarios, para aliviar efectos secundarios.

Algunos de los fármacos más prescritos provocan sequedad de piel, en los labios, en las mucosas de la nariz, los ojos y la vagina. Por eso recomendamos acompañar el tratamiento con una hidratante”, explica Corbera.

QUÉ HACER con un acné LEVE

Un tratamiento farmacológico pasa a la sangre. Un tratamiento cosmético no llega, se queda en la piel. Esos son los que pueden darse sin prescripción médica.

El tratamiento se basará en frenar los cuatro factores que hemos visto que provocan el acné:

  • Regular la producción de grasa. Para eso se usan extractos vegetales como el romero, o moléculas azufradas y el activo más eficaz ahora es la azeloglicina. Se venden en crema o sérum.

Relacionado con este artículo

  • Para evitar la obstrucción del folículo:se utiliza ácido salicílico, que favorece que las células muertas se desprendan y no se acumulen. Además, se mezcla con la grasa y hace que ésta salga más fácilmente. También son útiles los alfahidroxiácidos y un derivado de la vitamina A, el retinaldehído.

Se puede controlar con serums que regulan la grasa y reducen las bacterias

  • Para moderar la proliferación bacteriana, lo más utilizado es el peróxido de benzoilo, que ya lleva tiempo. Es antibacteriano, aunque es irritante de la piel y hay que usarlo con moderación. “Yo aconsejo la niacinamida y el ácido azelaico, que no irritan tanto.”, explica la farmacéutica.
  • Para disminuir la inflamación está el alfabisabolol, gluconato de zinc.

HAY QUE SEGUIR UNA RUTINA COSMÉTICA

El tratamiento no basta. Todos estos activos hay que incorporarlos en una rutina cosmética, que te aconsejará el farmacéutico y consta de cuatro pasos:

  • Limpieza diaria de mañana y noche, para evitar la acumulación de grasa y la suciedad de la piel, porque con la suciedad no penetra el producto. Para secarse hay que hacerlo con pequeños toques. No hay que arrastrar la toalla, para que no empeorar las lesiones y las bacterias se puedan expandir en toda la cara.

Para secarte no arrastres la toalla por la cara, haz pequeños toques

  • La hidratación: “Tener piel grasa o acné no significa que la piel esté hidratada. Una cosa es la grasa y otra el agua”, recuerda Corbera. Es importante hidratar. Especialmente si estamos tomando medicamentos para el acné, ya que provocan sequedad. Tampoco vale cualquier crema. Ha de ser hidratación a base de emulsiones que no favorezcan la aparición de nuevos puntos negros. Son las de base acuosa y textura ligera y libre de aceite (“oil free” es la marca que los distingue).

Relacionado con este artículo

  • Un buen protector solar. Las pieles con acné tienen que protegerse con más razón porque algunos de los activos cosméticos que se van a utilizar irritan. Una piel irritada al sol puede hacer que aparezca una hiperpigmentación postinflamatoria. Se dan manchas que serán de la misma proporción que los granitos. El protector debe ser libre de grasa con factor de protección alto, “recomendaría un SPF 50 y renovándolo cada dos horas”, apunta la farmacéutica.
  • Exfoliación de la piel. Como queremos evitar que las células muertas se acumulen, exfoliamos. Se recomienda una vez a la semana. Nunca se hará con exfoliante físicos, los que vienen con partículas y que retiran la suciedad por abrasión. Podríamos abrir las lesiones. Los mejores son los químicos y más suaves aún los enzimáticos, especialmente recomendados para las pieles más sensibles.

Tags relacionados